Niños, deportes y ejercicio: opciones para todas las edades

Los deportes infantiles promueven el buen estado físico, pero no todos los niños llegan a las ligas formales. Ayuda a tu hijo a encontrar las actividades y el lugar adecuados: la escuela, el centro de recreación o el patio de tu casa.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Quieres darle a tu hijo una ventaja para un estado físico que le durará toda la vida? Considera la práctica de deportes o cualquier otra actividad física apta para niños.

Con tu aliento y apoyo, es posible que tu hijo se interese en algunos deportes. Puedes despertar el interés de tu hijo si lo llevas a eventos deportivos locales o si le compartes tus propios intereses en los deportes y el ejercicio.

Considera actividades apropiadas para la edad

Es probable que tu hijo tenga preferencias naturales por algunos tipos de deportes o actividades. Empieza por estas actividades, teniendo en cuenta la edad, la madurez y las habilidades de tu hijo.

De 2 a 5 años

Los niños que comienzan a caminar y los niños de edad preescolar empiezan a dominar muchos de los movimientos básicos, pero son demasiado jóvenes para la mayoría de los deportes organizados. Los niños pequeños que participan en deportes organizados típicamente no obtienen ninguna ventaja a largo plazo en términos de rendimiento deportivo a futuro.

Para los niños de esta edad, la mejor opción es el juego libre no estructurado. Se puede incluir lo siguiente:

  • Correr
  • Saltar con los dos pies, en un pie y alternando los pies
  • Hacer volteretas
  • Arrojar y atrapar pelotas
  • Nadar
  • Andar en triciclo o bicicleta
  • Escalar los juegos del parque infantil

De 6 a 9 años

A medida que los niños se hacen mayores, mejoran su vista, su capacidad de atención, su coordinación motora y sus habilidades, como arrojar objetos a una distancia mayor. También mejora su capacidad para seguir instrucciones.

Estos son algunos deportes y actividades que pueden ser apropiados para esta edad:

  • Béisbol para niños (T-ball), softbol o béisbol.
  • Jugar al fútbol
  • Correr
  • Hacer gimnasia
  • Nadar
  • Jugar al tenis
  • Practicar artes marciales
  • Bailar
  • Saltar la soga
  • Hacer patinaje sobre ruedas o patinaje sobre hielo
  • Practicar senderismo
  • Hacer esquí

Desde los 7 u 8 años, también está permitido el entrenamiento de fuerza supervisado con mucha atención para aquellos niños que están muy motivados. Se debe centrar la atención en lograr una técnica y un movimiento adecuados.

De 10 a 12 años

A esta edad, ya ha madurado la vista de la mayoría de los niños, como así también su habilidad para entender y recordar estrategias deportivas. Por lo general, ya están listos para hacer deportes de habilidades complejas, como fútbol, baloncesto, hockey y vóleibol. Sin embargo, ten en cuenta que los estirones de crecimiento de la pubertad pueden afectar por un tiempo la coordinación y el equilibrio de los niños.

Sea cual sea el deporte que tu hijo practique, asegúrate de que cuente con los fundamentos adecuados de técnica y movimiento. Consultar a entrenadores y profesionales del deporte, como profesionales del golf y del tenis, puede resultar útil.

Deportes de contacto

Antes de permitir a tu hijo participar en un deporte de contacto, considera su edad, madurez y tamaño. ¿Son apropiados para el desarrollo de tu hijo el contacto físico, la agresividad y la competencia que son parte de estos deportes? ¿Tu hijo lo disfrutará?

Ya que los niños alcanzan la pubertad a distintas edades, pueden existir diferencias físicas muy grandes entre los niños del mismo sexo, en especial en los varones. Los niños que compiten contra otros que son físicamente más maduros pueden arriesgarse a sufrir heridas.

Comparación de las opciones

Cuando compares los deportes, considera lo siguiente:

  • ¿Cuánto disfrutará tu hijo de esa actividad?
  • ¿Ese deporte ayuda al desarrollo de habilidades acordes a la edad?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a explorar diferentes opciones y una variedad de actividades?

Evita la especialización temprana en un solo deporte. Al enfocarse en un solo deporte, tu hijo quizás no pueda poner a prueba otras habilidades o disfrutar de otros deportes que le agraden. Además, enfocarse en un solo deporte puede generar estrés y agotamiento.

Preguntas sobre seguridad y bienestar

Considera las siguientes preguntas para determinar si un programa deportivo es seguro desde el punto de vista físico, si promueve el desarrollo de habilidades y si fomenta el juego limpio y el respeto entre los jugadores:

  • ¿El entrenador les pide a los jugadores que sigan las reglas y usen el equipo de seguridad adecuado?
  • ¿Los jugadores se toman su tiempo para hacer ejercicios de calentamiento y enfriamiento antes y después de cada práctica o evento?
  • ¿El entrenador presta atención a la hidratación, la humedad y la temperatura?
  • ¿Cuánto tiempo y esfuerzo se invierte en el desarrollo de habilidades?
  • ¿Cómo se manejan las diferencias en las habilidades?
  • ¿Los niños aprenden sobre las formas adecuadas de moverse y posicionarse?
  • ¿El entrenador está atento para prevenir y reconocer conmociones cerebrales?
  • ¿Cuánto tiempo juega cada niño y cómo se determina el tiempo de juego?
  • ¿Cómo se comunica el entrenador con los niños?
  • ¿Cuál es el enfoque de los entrenadores u otros padres ante la competencia, las victorias y las derrotas?

Objetivos para toda la vida

En general, mantente positivo y anima a otros. Haz hincapié en el esfuerzo, la mejora y la diversión por encima de las victorias o el rendimiento personal. Asiste a los eventos y las prácticas tanto como te sea posible y sé un buen ejemplo de espíritu deportivo.

Uno de los objetivos más importantes es encontrar actividades físicas y deportes que tu hijo disfrute y que lo animen a mantenerse activo y en forma toda la vida.

Aug. 10, 2019 See more In-depth

Ver también

  1. El paracetamol y los niños: Por qué la dosis es importante
  2. Bullying Scars
  3. Mareo producido por el movimiento del automóvil en niños
  4. Cuidado del yeso
  5. Predicción de la estatura definitiva de un niño
  6. Los niños y el divorcio
  7. Los niños y la identidad de género
  8. Consejos para comensales quisquillosos
  9. Medicamentos para el resfriado para niños
  10. Inmunidad colectiva y coronavirus
  11. COVID-19 (coronavirus) en bebés y niños
  12. Eliminación de analgésicos sin usar
  13. No guardes los analgésicos que sobren
  14. Tratamiento para la infección de oído: ¿Funcionan las terapias alternativas?
  15. Enterovirus D68: ¿cómo puedo proteger a mi hijo?
  16. Ideas de entrenamiento para toda la familia
  17. Vacuna antigripal inyectable para los niños
  18. Jugos de fruta para los niños
  19. Consejos de seguridad para Halloween
  20. Consejos para el lavado de manos
  21. Prevención de los piojos
  22. Refrigerios saludables para niños
  23. Para ayudar a que el niño supere la situación
  24. Los niños, la soledad, y COVID-19
  25. Cómo hablar con tus hijos sobre COVID19.
  26. Hipótesis de higiene
  27. Deficiencia de hierro en los niños
  28. Los niños y el ejercicio
  29. Prevención de la exposición al plomo
  30. Trastornos del aprendizaje: infórmate sobre los signos y cómo ayudar
  31. BMI and waist circumference calculator
  32. Mayo Clinic Minute: Por qué y cuándo deben vacunarse los niños
  33. Vacuna contra el sarampión: ¿Puedo contraer sarampión si ya me vacuné?
  34. Enfermedad mental en los niños: Infórmate sobre los signos
  35. Cómo presentar a un nuevo hermano
  36. Nutrición para niños: pautas para una dieta saludable
  37. Ser padre o madre y las necesidades especiales durante una pandemia
  38. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  39. Consejos para la seguridad al volver a la escuela durante COVID-19
  40. Limita el tiempo que pasa mirando programas de televisión
  41. Rivalidad entre hermanos
  42. Consejos para padres o madres solteros
  43. Familias ensambladas
  44. Conceptos básicos sobre los termómetros
  45. Termómetros: Comprender las opciones
  46. Building your child's resilience
  47. When to Take Your Child to the E.D.