Refrigerios saludables para niños: diez consejos saludables para niños

Los refrigerios saludables para los niños no tienen que ser insulsos. Considera estos 10 consejos para hacer refrigerios rápidos y nutritivos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La hora del refrigerio probablemente forme parte de la rutina diaria de tu hijo, pero eso no es necesariamente algo malo. Los refrigerios nutritivos pueden ayudar a controlar el hambre de tu hijo durante todo el día.

Los refrigerios saludables periódicos también aumentan la energía y pueden ayudar a que tu hijo incorpore más cantidad de nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. Aquí aprenderás a preparar refrigerios saludables y deliciosos para los niños.

1. Evita tener comida chatarra en tu hogar

Tu hijo no pedirá galletas dulces, barras de chocolate o papas fritas con tanta insistencia si no las ve. Guarda los postres para usarlos durante ocasiones especiales en vez de consumirlos como golosinas diarias. Sé un buen ejemplo y consume tentempiés saludables; es posible que tu hijo siga tu ejemplo.

2. Recarga la energía con proteínas

Las proteínas ayudarán a que tu hijo se sientas más satisfecho durante más tiempo. Llena tu refrigerador con huevos duros, fiambres y tiras o patas de pollo cocidas. Sirve un plato humeante de fideos ramen. Ofrécele frutos secos y mantequillas de frutos secos, a menos que sea alérgico a ellos.

3. Elige lo integral

Los alimentos con cereales integrales, como las galletas saladas con forma de lazo o las tortillas integrales, y los cereales integrales con alto contenido de fibra, brindan energía que dura más tiempo. Combina un pan de trigo integral con una rodaja de queso, fiambre o hummus para hacer un refrigerio sustancioso.

4. Amplía el menú

Ofrécele frutas y vegetales de diferentes colores, como aguacate, piña, arándanos rojos, pimientos rojos o amarillos, o mangos. Alienta a tu hijo a que seleccione algunos trozos de frutas o vegetales y los mezcle para crear un tentempié colorido. Sirve zanahorias baby u otros vegetales crocantes con aderezo ranchero sin grasa o hummus. Embebe bastones de galletas Graham o fruta fresca en yogur. Unta apios, manzanas o bananas con mantequilla de maní.

5. Reutiliza el desayuno

Sirve los alimentos del desayuno como refrigerios durante la tarde. Ofrece cereales deshidratados mezclados con frutas y frutos secos. O cocina avena en el horno microondas con leche con bajo contenido de grasa y mézclala con compota de manzana sin azúcar y canela.

6. Sírvele dulces

Satisface la ansiedad de tu hijo por algo dulce con budines con bajo contenido de grasa, yogur congelado o barritas de frutas congeladas. Sirve batidos preparados con leche, yogur natural y frutas frescas o congeladas.

7. Diviértete

Utiliza un cortador de galletas para hacer formas de queso con bajo contenido de grasa, pan o tortillas integrales. Prepara brochetas de fruta o enséñales a tus hijos a comer frutas en cubos con palitos chinos. Haz una torre de galletas integrales, caras divertidas con frutas en un plato o escribe palabras con palitos de pretzel.

8. Promueve la independencia

Guarda una selección de vegetales listos para comer en el refrigerador. Coloca frutas frescas en un recipiente sobre la encimera. Almacena cereales integrales con bajo contenido de azúcar y fruta enlatada o envasada en su propio jugo en una alacena de fácil acceso.

9. No te dejes engañar por los trucos de las etiquetas

Los alimentos que se etiquetan como «con bajo contenido de grasa» o como «sin grasa» pueden tener una gran cantidad de calorías y de sodio. Incluso las comidas que se promocionan como «sin colesterol» pueden tener un alto contenido de grasa, sodio y azúcar. Lee las etiquetas de información nutricional para enterarte de todos los detalles y para elegir refrigerios de manera inteligente.

10. Designa un área para comer

Permite comer únicamente en determinadas áreas, como la cocina, y evita servirle refrigerios si está frente a la computadora. Evitarás que tu hijo consuma incontables calorías por comer solo porque sí. Si quiere un refrigerio para el camino, ofrécele una banana, queso en tiras, barritas de yogur, barras de cereal, bastones de zanahoria u otros alimentos que hagan menos suciedad.

Programa los refrigerios de modo que no interfieran en las comidas saludables. Omite los refrigerios y el jugo dos horas antes de las comidas para que tu hijo coma una comida equilibrada y nutritiva con ganas.

Enseñar a tu hijo a elegir refrigerios saludables ahora ayudará a establecer las pautas para comer saludablemente toda la vida. Comienza hoy mismo.

June 13, 2018 See more In-depth