Mantenerse saludable en la escuela: consejos para niños

¿Sabes por qué los niños en edad escolar se enferman con tanta frecuencia? ¿Cuáles son las mejores formas de mantener a tu hijo sano? Obtén las respuestas a estas y otras preguntas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Tu hijo parece estar enfermo todo el tiempo? El sistema inmunitario de tu hijo se pone a prueba durante los primeros años de escuela. Después de todo, los organismos que provocan enfermedades suelen propagarse fácilmente en grandes grupos de niños pequeños.

A continuación, te explicamos por qué las enfermedades infecciosas son tan frecuentes y qué puedes hacer para que tu hijo no se enferme en la escuela.

Cómo se propagan las infecciones

Muchas enfermedades infantiles se producen a causa de virus. Con que solo un niño lleve un virus a la escuela se desencadena el contagio. Piensa en esta situación común: un niño resfriado tose o estornuda en el aula. Los niños que están a su alrededor inhalan las gotitas de la respiración infectadas y se contagia el resfriado.

Por qué es importante lavarse las manos

Lavarse las manos es una de las medidas más simples y eficaces para prevenir la propagación de gérmenes. Sugiérele que se lave las manos durante el tiempo que lleva cantar el «Feliz cumpleaños» dos veces. Recuérdale a tu hijo que se lave las manos:

  • Antes de comer
  • Después de ir al baño
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar

Otro consejo sobre salud en la escuela

El sentido común puede contribuir, en gran medida, a mantener la salud en la escuela. Además de fomentar el lavado de manos frecuente, anima a tu hijo a hacer lo siguiente:

  • Usar un desinfectante para manos. Dale a tu hijo un desinfectante para manos a base de alcohol a fin de que lo utilice cuando no se pueda lavar las manos.
  • Cubrirse la boca y la nariz cuando tosa o estornude. Enséñale a tu hijo a que tosa o estornude en un pañuelo desechable y a que luego lo tire. Si no puede conseguir un pañuelo a tiempo, recuérdale que tosa o estornude sobre la parte interna del brazo.
  • Mantener las manos alejadas de los ojos, la nariz y la boca. Recuérdale a tu hijo que los gérmenes se transmiten de este modo.
  • Mantenerse alejado de los resfriados. Cuando sea posible, ayuda o alienta a tu hijo a evitar el contacto cercano con personas resfriadas.

Por supuesto, también es importante que tu hijo tenga todas las vacunas al día, incluso la vacuna contra la influenza anual. Para evitar la propagación de enfermedades en el hogar, haz que toda la familia siga los mismos consejos.

June 13, 2018 See more In-depth