Para mantenerte sano en la escuela: Consejos para niños

¿Sabes por qué los niños en edad escolar se enferman con tanta frecuencia? ¿Cuáles son las maneras de mantener a tu hijo sano? Infórmate sobre las respuestas a estas preguntas y a otras más.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Parece que tu hijo estuviera enfermo todo el tiempo? En los primeros años de escuela se pone a prueba el sistema inmunitario de tu hijo. Después de todo, los niños pequeños en grupos grandes tienden a contagiar con facilidad los organismos que causan las enfermedades.

A continuación te decimos por qué las enfermedades infecciosas son tan comunes — y qué puede hacer tu hijo para mantenerse sano en la escuela.

Cómo se contagian las infecciones

Muchas enfermedades infantiles son causadas por virus. Todo lo que se necesita para que empiece el contagio es que un solo niño venga a la escuela enfermo con el virus. Considera este escenario común — un niño resfriado que tose o estornuda en la clase. Los niños que están sentados cerca inhalan las pequeñas gotas respiratorias infectadas, y el resfriado se contagia.

Por qué es importante lavarte las manos

Lavarte las manos con frecuencia es una de las maneras más simples — y más efectivas — para prevenir el contagio con microbios. Sugiere lavar las manos durante el tiempo que se tarda en cantar el «Feliz cumpleaños» dos veces. Recuérdale a tu hijo que se lave las manos:

  • Antes de comer
  • Después de usar el baño
  • Después de limpiarse la nariz, de toser, o de estornudar

Consejos para la salud en la escuela

El sentido común puede ayudar mucho cuando se trata de estar sano en la escuela. Además de lavarse las manos con frecuencia, anima a tu hijo a:

  • Usar desinfectante para manos. Dale a tu hijo un desinfectante para manos con base de alcohol para que lo use cuando no pueda lavarse las manos.
  • Cúbrete la boca y la nariz cuando tosas o estornudes. Enséñale a tu hijo a toser o estornudar en un pañuelo desechable — y a arrojarlo a la basura. Si no es posible alcanzar un pañuelo desechable a tiempo, recuérdale a tu hijo que tosa o estornude usando el codo para taparse la cara.
  • No te toques los ojos, la nariz, ni la boca. Recuérdale a tu hijo que los microbios se contagian de esta manera.
  • No te acerques a nadie que tenga un resfrío. Cuando sea posible, ayuda o anima a tu hijo a evitar el contacto cercano con alguien que tenga un resfriado.

Por supuesto, también es importante que tu hijo tenga las vacunas actualizadas — incluyendo una vacuna anual contra la influenza. Para prevenir el contagio de enfermedades en casa, usa los mismos consejos para toda la familia.

Aug. 15, 2019 See more In-depth