Atención de personas mayores: manejar la resistencia

La atención de personas mayores puede ser desafiante, sobre todo si un ser querido no quiere recibir ayuda. Comprende el motivo por el que tu ser querido se resiste a recibir ayuda y cómo puedes alentar la cooperación.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Uno de los desafíos más difíciles que pueden presentarse cuando estás a cargo de la atención de personas mayores es la resistencia al cuidado. ¿Cómo ayudar a un ser querido que no quiere recibir ayuda? Aprende por qué podrían resistirse a recibir ayuda y cuáles son las estrategias para fomentar la cooperación.

¿Qué causa la resistencia a la atención?

Si tu ser querido necesita atención, probablemente esté lidiando con la pérdida física o mental, la pérdida de su cónyuge o de la independencia. Aceptar ayuda puede significar renunciar a la privacidad y ajustarse a las nuevas rutinas. Como consecuencia, tu ser querido puede sentirse asustado y vulnerable, enojado por necesitar ayuda o culpable por la idea de convertirse en una carga para la familia y los amigos.

En algunos casos, tu ser querido puede ser terco, tener problemas de salud mental o simplemente puede pensar que aceptar ayuda es un signo de debilidad. También puede estar preocupado por los costos de ciertos tipos de atención. La pérdida de memoria también puede dificultar que su ser querido entienda por qué necesita ayuda.

¿Cuál es la mejor manera de hablarle a un ser querido acerca de la necesidad de atención?

En algunos casos, el médico comenzará una conversación con tu ser querido sobre su necesidad de recibir atención. Si empiezas la conversación y sospechas que tu ser querido se resistirá a recibir atención, ya sea por parte de la familia, otros contactos cercanos o un servicio, considera los siguientes consejos:

  • Determina qué ayuda es necesaria. Haz una evaluación honesta del tipo de ayuda que tu ser querido necesita y qué servicios podrían tener mejores resultados.
  • Elige un momento del día en el que tú y tu ser querido estén relajados. Esto facilitará que se escuchen mutuamente y que hablen con franqueza.
  • Pregúntale sobre sus preferencias a tu ser querido. ¿Tu ser querido tiene alguna preferencia sobre qué familiar o qué tipo de servicio le brindará atención? Si bien es posible que no puedas cumplir todos los deseos de tu ser querido, es importante tenerlos en cuenta. Si tu ser querido tiene problemas para entenderte, simplifica tus explicaciones y las decisiones que esperas que él tome.
  • Consigue la ayuda de familiares. La familia y los amigos podrían ayudarte a persuadir a tu ser querido para que acepte ayuda.
  • No te des por vencido. Si tu ser querido no quiere hablar sobre el tema la primera vez que lo mencionas, intenta de nuevo más tarde.

¿Cuáles son las estrategias más eficaces para manejar la resistencia al cuidado?

Para fomentar la cooperación, puedes hacer lo siguiente:

  • Sugiere un período de prueba. No le pidas a tu ser querido que tome de inmediato una decisión final sobre el tipo de atención que recibe. Un período de prueba le dará a un ser querido indeciso la oportunidad de tantear el terreno y experimentar los beneficios de la asistencia.
  • Describe el cuidado de forma positiva. Haz referencia al servicio de relevo como una actividad que tu ser querido disfrute. Habla sobre el proveedor de cuidados en casa como si fuera un amigo. También puedes llamar «club» al centro de cuidados de ancianos o referirte a tu ser querido como un voluntario o ayudante en el centro.
  • Explícale tus necesidades. Considera pedirle a tu ser querido que acepte el cuidado para facilitarte un poco la vida. Recuérdale a tu ser querido que algunas veces ambos deberán comprometerse en determinados asuntos.
  • Habla sobre el costo. Tu ser querido puede resistirse a recibir cuidado por temor a lo que pueda costar. Si la atención de tu ser querido está cubierta por Medicaid u otro tipo de financiamiento, comparte esa información para aliviar sus preocupaciones.
  • Piensa bien antes de actuar. Haz todo lo posible para comprender el punto de vista de tu ser querido y concéntrate en el panorama general. Evita discutir con tu ser querido por problemas de poca importancia relacionados con su cuidado.

Ten en cuenta que estas estrategias pueden no ser adecuadas si tu ser querido tiene demencia.

¿Qué más se puede hacer?

Si tu ser querido se sigue resistiendo a los cuidados y se está poniendo en peligro, busca la ayuda de un profesional. Es probable que tu ser querido esté más dispuesto a escuchar las recomendaciones de un médico, un abogado o un administrador de cuidado sobre la importancia de recibir cuidados.

La resistencia a los cuidados es un desafío al que muchos cuidadores se enfrentan. Al mantener a tu ser querido involucrado en las decisiones sobre su cuidado y explicarle los beneficios de la asistencia, podrías ayudarlo a sentirse más cómodo con respecto a aceptar ayuda.

Nov. 20, 2018 See more In-depth