Cuidar a una persona enferma: consejos para cuidadores a larga distancia

El cuidado a larga distancia plantea desafíos únicos. Descubre lo que puedes hacer para ayudar a tus seres queridos que viven lejos y cómo sacar el máximo provecho de las visitas personales.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si vives a una hora de distancia o más de un ser querido que necesita atención, es posible que te preguntes qué puedes hacer para ayudar. Comienza comprendiendo las opciones del cuidado a larga distancia, desde coordinar servicios hasta darle un descanso al cuidador principal.

¿Qué es el cuidado a larga distancia?

El cuidado a larga distancia puede llevarse a cabo de diferentes formas. A la distancia, puedes:

  • Brindar apoyo emocional a un cuidador principal
  • Coordinar servicios para un ser querido, como por ejemplo: organizar la ayuda doméstica o los cuidados en casa, y hacer un seguimiento para asegurarte de que no haya problemas
  • Administrar las facturas o el historial médico de un ser querido
  • Hacerte un tiempo para las consultas médicas

También podrías organizarte para quedarte con tu ser querido cuando su cuidador principal se tome un descanso o se vaya de vacaciones.

¿Cómo puedo mantenerme al día del cuidado de mi ser querido a la distancia?

Puedes adoptar muchas medidas para convertirte en un cuidador a larga distancia eficaz. Por ejemplo:

  • Programa una reunión familiar. Reúne a los familiares y amigos involucrados en el cuidado de tu ser querido en persona, por teléfono o chat de video. Conversa acerca de tus objetivos, transmite sentimientos y divide tareas. Designa a una persona para que resuma las decisiones tomadas y distribuya notas después de la reunión. Asegúrate de incluir al ser querido que necesita cuidado en el proceso de toma de decisiones.
  • Organízate. Recopila notas sobre la enfermedad de tu ser querido y cualquier problema legal o económico. Incluye números telefónicos para comunicarse, información del seguro, números de cuenta y otros detalles importantes.
  • Investiga sobre la enfermedad de tu ser querido y el tratamiento. Esto te ayudará a comprender por lo que está atravesando tu ser querido, la enfermedad, lo qué puedes hacer para prevenir crisis y cómo asistirlo con el manejo de la enfermedad. También podría ser más fácil hablar con los médicos de tu ser querido.
  • Mantente en contacto con los proveedores de tu ser querido. Programa junto con tu ser querido y los otros cuidadores llamadas por conferencia con médicos u otros proveedor de atención médica para mantenerte al día de los cambios en la salud de tu ser querido. Asegúrate de que tu ser querido firme una autorización que permita que el médico hable sobre problemas médicos contigo, y conserva una copia de seguridad en sus expedientes.

    También puedes registrarte en línea en el expediente médico de tu ser querido para ver los resultados de análisis, los medicamentos y los resúmenes después de la visita, entre otros. Los miembros del personal del consultorio médico pueden informarte si ofrecen expedientes médicos electrónicas y cómo solicitar permiso.

    Ten en cuenta que tu ser querido tomará las decisiones finales sobre su cuidado de la salud, a menos que haya otorgado un poder notarial médico. Este es un tipo de directiva anticipada, instrucciones legales por escrito sobre las preferencias para recibir atención médica. Quien tiene un poder notarial médico (representante del cuidado de la salud) toma decisiones sobre el cuidado de la salud cuando un paciente no puede hacerlo.

  • Pide ayuda a los amigos de tu ser querido. Mantente en contacto con los amigos y vecinos de tu ser querido. Pregúntale a tu ser querido quién prefiere que vaya a visitarlo regularmente y pídeles a esas personas que vayan a ver a tu ser querido con frecuencia. Ellos podrían ayudarte a comprender lo que sucede con tu ser querido a diario.
  • Busca ayuda profesional. Contrata a alguien que ayude en las comidas, el cuidado personal y otras necesidades en caso de que fuera necesario. Un administrador de cuidado geriátrico o un trabajador social también podría ser útil en la organización del cuidado de tu ser querido. Comunícate con la agencia regional para la vejez para que te ayude a encontrar recursos locales.
  • Planifica las emergencias. Reserva tiempo y dinero en caso de que necesites hacer visitas inesperadas para ayudar a tu ser querido. Considera consultar sobre tomarse licencia sin goce de sueldo conforme a la Ley de Licencia Familiar y Médica.
  • Mantente en contacto. Intenta enviarle a tu ser querido películas digitales de ti. Envía tarjetas. Reserva un momento del día o de la semana para hacer llamadas telefónicas o charlas de video con tu ser querido.
  • ¿Cómo puedo aprovechar al máximo las visitas a mi ser querido?

    La planificación cuidadosa puede ayudarte a usar el tiempo con tu ser querido de forma eficaz. Por ejemplo:

    • Descubre lo que necesita tu ser querido. Antes de visitarlo, habla con tu ser querido sobre las tareas en las que podrías ayudarlo durante tu viaje. ¿Tu ser querido necesita ir de compras o reparar algo en la casa?
    • Programa citas médicas. Pregúntale a tu ser querido si puedes acompañarlo a una cita médica durante tu visita. Esto te dará la oportunidad de hablar sobre la salud de tu ser querido, los medicamentos que toma y otras preguntas que podrías tener. Toma notas sobre las recomendaciones del médico. Pídele al médico que sugiera recursos útiles en la comunidad. Considera también hacer consultas con el abogado y con el asesor financiero de tu ser querido.
    • Busca señales de problemas. Durante tu visita, comprueba de qué manera tu ser querido está haciendo las tareas cotidianas. ¿Tu ser querido puede conducir de forma segura, consumir comidas regulares, mantenerse al día con su aseo personal y pagar sus facturas? ¿Tu ser querido está tomando medicamentos según se le indica en la receta? Pregúntale a los amigos y vecinos de tu ser querido si han observado cambios en su comportamiento, problemas de salud o cuestiones de seguridad.
    • Reserva tiempo de calidad. Pregúntale a tu ser querido sobre las actividades simples que más disfruta y realícenlas juntos. Puedes ver una película, jugar a las cartas o llevar a tu ser querido a visitar amigos o familiares, descubre lo que tu ser querido desee hacer y háganlo.

    Me siento culpable de no poder estar lo suficientemente disponible para mi ser querido. ¿Qué puedo hacer?

    Muchos cuidadores a larga distancia se sienten culpables por no poder hacer lo suficiente o pasar el tiempo correspondiente con un familiar que necesita atención. Si te sientes culpable, recuerda que estás haciendo todo lo posible. Podría ser útil que te unieras a un grupo de apoyo para cuidadores. Podrías beneficiarte de los consejos de otras personas y darte cuenta de que no estás solo.

    June 13, 2018 See more In-depth