El cuidado de la demencia: lidiar con la tensión en tu matrimonio

Cuidar de los demás puede poner en tensión las relaciones. Conoce la repercusión que el cuidado puede tener en tu matrimonio y lo que puedes hacer al respecto.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tu padre o madre tiene la enfermedad de Alzheimer u otro trastorno que genere demencia, puede que tengas que asumir el papel de cuidador. Este nuevo y cambiante papel puede alterar tus responsabilidades y relaciones, incluso tu matrimonio.

Comprender cómo la tarea del cuidador puede repercutir en tu matrimonio, te ayudará a proteger y nutrir la relación con tu cónyuge.

Fuentes de conflicto potencial

Muchos factores pueden influir en la repercusión que tiene el cuidado de una persona con demencia en tu matrimonio:

  • La calidad de tu relación con tu padre o tu madre
  • La calidad de la relación de tu cónyuge con tu padre o tu madre
  • La pérdida de ingresos si trabajas menos que antes
  • Un aumento de los gastos del ámbito familiar o médico
  • La pérdida del tiempo que pasan juntos como pareja
  • Los cambios en los roles familiares y del hogar
  • Los conflictos entre la familia extendida sobre las decisiones de cuidado
  • Tu propio bienestar emocional y físico

Consejos para hacerle frente

El cuidado personal es importante para los cuidadores. Sigue una dieta saludable, haz ejercicio, asiste a tus citas médicas y mantén hábitos de sueño regulares. Prestar atención a tu matrimonio también es esencial.

Para proteger y fortalecer tu relación:

  • Comunícate claramente. Habla con tu cónyuge sobre tu experiencia como cuidador. Explícale cómo te sientes, cuáles son tus desafíos y cuáles son los aspectos positivos. Escucha las preocupaciones de tu cónyuge sobre cómo repercute tu función de cuidador en la familia.
  • Pide ayuda. Pídele ayuda a tu cónyuge, otros familiares o amigos cercanos. Sé específico sobre el tipo de ayuda que necesitas, por ejemplo, en las tareas de cuidado, las responsabilidades domésticas o la investigación sobre los recursos a los que puede recurrir el cuidador.
  • Planifica el tiempo juntos. Planifica el tiempo juntos. Recurre a otras opciones, incluidos amigos, familiares, servicios de relevo o servicios de cuidados en casa, para que tú y tu cónyuge tengan tiempo para estar solos y alejados de las responsabilidades de cuidado.
  • Relaciónate con la comunidad. Únete a un grupo de apoyo local para cuidadores familiares o conéctate con otros cuidadores en línea. Participa en un grupo de apoyo para la pareja.
  • Busca ayuda profesional. El asesoramiento familiar con un trabajador social clínico, un psicólogo u otro profesional de la salud mental puede ayudarte a comunicar tus sentimientos, a comprender las necesidades de cada uno y a resolver conflictos.

Planificación de la atención médica futura

La planificación del cuidado a largo plazo puede ser importante para satisfacer las necesidades tanto de la persona con demencia como de la familia. Es probable que las conversaciones con tu cónyuge incluyan no solo opciones de cuidados médicos sino también factores que pueden complicar la tensión del cuidado, entre ellos:

  • La repercusión emocional a largo plazo del cuidado
  • Un aumento en la cantidad de tiempo necesario para el cuidado a medida que la enfermedad avanza
  • Cambios en los roles familiares a medida que la enfermedad avanza
  • Los costos de la atención médica residencial o de enfermería

Planificar con anticipación puede aliviar algunos de los desafíos y ayudar a tu cónyuge y a ti a abordar estas decisiones juntos.

March 19, 2020 See more In-depth