Enfermedad de Alzheimer: enfrentar desafíos diarios

El alzhéimer suele convertir las actividades cotidianas en desafíos. Ten en cuenta estos consejos simples para que las actividades diarias te resulten más sencillas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

A menudo, las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer necesitan ayuda para desenvolverse en actividades de la vida cotidiana, como bañarse, vestirse, comer e ir al baño. Si tu ser querido necesita este tipo de atención, aborda su pérdida de la privacidad e independencia con amabilidad y tacto.

El baño

Bañarse puede ser una experiencia confusa para una persona que padece la enfermedad de Alzheimer. Tener una rutina puede ser de ayuda. Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Haz que sea cómodo. Asegúrate de que el baño esté cálido y bien iluminado. Mantén las toallas a mano. Pon música suave si parece facilitar la relajación.
  • Mantén la privacidad. Si tu ser querido se siente cohibido por estar desnudo, colócale una toalla sobre los hombros o sobre el regazo. Usa una esponja o un paño para limpiar debajo de la toalla. Ayúdale lo que más puedas.
  • Ayúdale a tu ser querido a que sienta que tiene el control. Explícale cada paso del proceso de baño a medida que avanzas.
  • Alterna baños o duchas completos con baños con esponja. Un baño o una ducha completos dos o tres veces a la semana probablemente sea suficiente. Entre un baño o una ducha completos y otro, lávale la cara, las manos, los pies, las axilas y los genitales con una esponja. También podría resultar más sencillo lavarle el pelo en el lavabo, en lugar de hacerlo en la ducha o la tina.
  • Nunca dejes a una persona confundida o frágil sola durante el baño. Ten los elementos listos con anticipación.

Vestirse

El deterioro físico y mental de la enfermedad de Alzheimer puede hacer que vestirse sea una experiencia frustrante. A continuación, te ofrecemos unos consejos para ayudar a tu ser querido a mantener su aspecto:

  • Ofrece indicaciones. Dispone prendas de vestir en el orden en que deben colocarse; o bien, entrega las prendas una por una mientras das instrucciones simples para vestirse.
  • Limita las opciones. Guarda algunas prendas de vestir en otra habitación. Tener demasiadas opciones puede complicar la toma de decisiones.
  • Considera las cosas que le gustan a tu ser querido y las que no le gustan. No discutas si tu ser querido no desea usar una ropa en particular o escoge el mismo atuendo varias veces. En su lugar, considera comprar algunos pares del mismo atuendo.
  • Haz que sea fácil. Podrías reemplazar los cordones, los botones y las hebillas por cinta de ajuste de tela o tiradores de cremalleras de gran tamaño.

Alimentación

Una persona que tiene la enfermedad de Alzheimer podría no acordarse de cuándo comió por última vez ni de por qué es importante comer. Para facilitar los desafíos que puede suponer la alimentación:

  • Que coma en horarios habituales. No confíes en que tu ser querido te pedirá comida. Podría no responder al hambre o a la sed.
  • Utiliza platos blancos. Los platos blancos lisos pueden facilitarle a tu ser querido distinguir el alimento del plato. De manera similar, utiliza individuales de un color que genere contraste, para ayudarlo a distinguir el plato de la mesa. Sin embargo, usa colores puros. Los platos, tazones y manteles estampados podrían crear confusión.
  • Ofrece alimentos uno por vez. Si tu ser querido se siente abrumado por un plato de comida lleno, coloca en el plato solo un tipo de alimento por vez. También podrías ofrecer varias comidas pequeñas durante el día en lugar de tres comidas abundantes.
  • Corta los alimentos en trozos pequeños. Las comidas para picar son aún más sencillas, pero evita las comidas que sean difíciles de masticar y tragar, como los frutos secos, las palomitas de maíz y las zanahorias crudas.
  • Limita las distracciones. Apaga el televisor, la radio y la campanilla del teléfono. Coloca el teléfono celular en vibración. También puedes retirar de la mesa cualquier elemento innecesario.
  • Coman juntos. Haz que las comidas sean un evento social que se disfrute, para que tu ser querido espere con ganas la experiencia. De ser necesario, dale tentempiés para asegurarte de que tenga una buena nutrición.

Ir al baño

A medida que la enfermedad de Alzheimer avanza, a menudo aparecen problemas de incontinencia. Para ayudar a tu ser querido a mantener la dignidad a pesar de la pérdida de control:

  • Haz que el baño sea fácil de encontrar. Coloca un cartel en la puerta del baño que diga «baño» o coloca una imagen de un baño. Por la noche, usa luces de noche para ayudar a tu ser querido a encontrar el camino al baño.
  • Presta atención a las señales. Estar inquieto o tironearse de la ropa podrían ser señales de la necesidad de ir al baño. Ten en cuenta que tu ser querido podría utilizar una frase o palabras que quizá no tengan nada que ver con ir al baño.
  • No esperes a que tu ser querido lo pida. Considera llevar a tu ser querido al baño con regularidad, independientemente de que tenga que ir o no.
  • Haz que sea fácil quitarse la ropa. Reemplaza los cierres y los botones por sujetadores de tela. Escoge pantalones con cinturas elásticas.
  • Tómate los accidentes con calma. Elógialo cuando tenga éxito en el baño y tranquilízalo cuando se produzcan accidentes.

La paciencia es clave

Cuando ayudes a tu ser querido a cumplir con los desafíos diarios, ten paciencia y sé compasivo. Si un determinado enfoque deja de funcionar, no te desanimes. En su lugar, prueba con algo nuevo o recurre a grupos de apoyo para obtener ideas. A medida que la enfermedad de Alzheimer avanza, tu comprensión, flexibilidad y creatividad se volverán invaluables.

June 13, 2018 See more In-depth