Alzheimer: enfrentar desafíos diarios

El Alzheimer suele convertir las actividades cotidianas en desafíos. Ten en cuenta estos consejos simples para que las actividades diarias te resulten más sencillas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

A menudo, las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer necesitan ayuda para desenvolverse en actividades de la vida cotidiana, como bañarse, vestirse, comer e ir al baño. Si tu ser querido necesita este tipo de atención, aborda su pérdida de la privacidad e independencia con amabilidad y tacto.

El baño

Bañarse puede ser una experiencia confusa para una persona que padece la enfermedad de Alzheimer. Tener una rutina puede ser de ayuda. Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Haz que sea cómodo. Asegúrate de que el baño esté cálido y bien iluminado. Mantén las toallas a mano. Pon música suave si parece facilitar la relajación.
  • Mantén la privacidad. Si tu ser querido se siente cohibido por estar desnudo, colócale una toalla sobre los hombros o sobre el regazo. Usa una esponja o un paño para limpiar debajo de la toalla. Ayúdale lo que más puedas.
  • Ayúdale a tu ser querido a que sienta que tiene el control. Explícale cada paso del proceso de baño a medida que avanzas.
  • Alterna baños o duchas completos con baños con esponja. Un baño o una ducha completos dos o tres veces a la semana probablemente sea suficiente. Entre un baño o una ducha completos y otro, lávale la cara, las manos, los pies, las axilas y los genitales con una esponja. También podría resultar más sencillo lavarle el pelo en el lavabo, en lugar de hacerlo en la ducha o la tina.
  • Nunca dejes a una persona confundida o frágil sola durante el baño. Ten los elementos listos con anticipación.

Vestirse

El deterioro físico y mental de la enfermedad de Alzheimer puede hacer que vestirse sea una experiencia frustrante. A continuación, te ofrecemos unos consejos para ayudar a tu ser querido a mantener su aspecto:

  • Ofrece indicaciones. Dispone prendas de vestir en el orden en que deben colocarse; o bien, entrega las prendas una por una mientras das instrucciones simples para vestirse.
  • Limita las opciones. Guarda algunas prendas de vestir en otra habitación. Tener demasiadas opciones puede complicar la toma de decisiones.
  • Considera las cosas que le gustan a tu ser querido y las que no le gustan. No discutas si tu ser querido no desea usar una ropa en particular o escoge el mismo atuendo varias veces. En su lugar, considera comprar algunos pares del mismo atuendo.
  • Haz que sea fácil. Podrías reemplazar los cordones, los botones y las hebillas por cinta de ajuste de tela o tiradores de cremalleras de gran tamaño.
Feb. 28, 2015 See more In-depth