Enfermedad de Alzheimer: cómo facilitar las comidas

La enfermedad de Alzheimer y la alimentación pueden ser un desafío. Comprende las causas de los problemas de alimentación y toma medidas simples para garantizar una buena nutrición.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La enfermedad de Alzheimer y los desafíos de la alimentación generalmente van de la mano. A medida que avanza el Alzheimer, una mala nutrición puede empeorar la confusión y provocar debilidad física, así como aumentar el riesgo de infección y otros problemas de salud.

Si estás cuidando a un ser querido con Alzheimer, debes comprender qué causa los problemas alimentarios y cómo puedes fomentar una buena nutrición.

Considera las enfermedades de fondo

Si tu ser querido tiene problemas para alimentarse, comprueba si existen problemas de fondo, tales como:

  • Problemas en la boca. Asegúrate de que las dentaduras postizas se ajusten adecuadamente y de que las use. Comprueba si tiene llagas en la boca u otros problemas bucales o dentales.
  • Efectos de los medicamentos. Muchos medicamentos disminuyen el apetito, entre ellos algunos medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Alzheimer. Si crees que los medicamentos contribuyen a generar los problemas para alimentarse, consulta con el médico de tu ser querido sobre posibles sustituciones.
  • Enfermedades crónicas. La diabetes, las enfermedades cardíacas, los problemas digestivos y la depresión pueden disminuir el interés por alimentarse. Igual efecto puede causar el estreñimiento. El tratamiento de estas u otras enfermedades de fondo podría mejorar el apetito de tu ser querido. También, considera hablar con el médico de tu ser querido sobre la eliminación de las restricciones en la dieta.

Reconoce el deterioro de las capacidades y los sentidos

En los primeros estadios del Alzheimer, tu ser querido puede olvidarse de comer o perder las habilidades necesarias para preparar comidas adecuadas. Llámalo para recordarle que coma o ayúdalo con la preparación de las comidas. Si le preparas comidas con antelación, asegúrate de verificar con él cómo desenvolverlas y recalentarlas. También puedes usar un servicio de comidas a domicilio.

Además, el sentido del olfato y del gusto de tu ser querido puede comenzar a deteriorarse, lo que puede afectar su interés por la comida.

A medida que el Alzheimer progresa, tu ser querido puede olvidar las maneras en la mesa y comer del plato de otros o directamente de la fuente. Los cambios cerebrales pueden hacer que pierda el control de los impulsos y el sentido común y, por consiguiente, que coma cualquier cosa que vea, aunque no sea comestible. Durante los últimos estadios de la enfermedad, es frecuente que se presente dificultad para tragar.

Es normal que el paciente esté agitado y distraído

La agitación y otros signos y síntomas del Alzheimer pueden hacer que sea difícil permanecer sentado el tiempo que dura una comida. Las distracciones a la hora de comer pueden empeorar las cosas. Para reducir las distracciones, apaga el televisor, la radio y la campanilla del teléfono. Coloca el teléfono celular en vibración. También puedes retirar de la mesa cualquier elemento innecesario.

Si tu ser querido necesita caminar, prueba a cortar un sándwich en cuatro y darle un trozo mientras camina.

Procura que tu ser querido no consuma bebidas alcohólicas. Si bien el alcohol puede estimular el apetito, también puede producir confusión y agitación, además de contribuir a las caídas.

Usa ayudas visuales

Utiliza platos blancos para ayudar a tu ser querido a distinguir el alimento del plato. Asimismo, usa manteles individuales de un color que contraste para ayudar a distinguir el plato de la mesa. Sin embargo, usa colores puros. Los platos, tazones y manteles estampados podrían crear confusión.

Feb. 04, 2015 See more In-depth