Enfermedad de Alzheimer: cómo facilitar las comidas

¿Estás cuidando a un ser querido con alzhéimer? Comprende qué causa los problemas alimentarios y cómo puedes fomentar una buena nutrición.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La enfermedad de Alzheimer y los desafíos de la alimentación generalmente van de la mano. A medida que avanza la enfermedad de Alzheimer, una mala nutrición puede empeorar la confusión y provocar debilidad física, así como aumentar el riesgo de infección y otros problemas de salud.

Si estás cuidando a un ser querido con enfermedad de Alzheimer, debes comprender qué causa los problemas alimentarios y cómo puedes alentar una buena nutrición.

Considera las enfermedades de fondo

Si tu ser querido tiene problemas para alimentarse, comprueba si existen problemas de fondo, tales como:

  • Problemas en la boca. Asegúrate de que las dentaduras postizas se ajusten adecuadamente y de que las use. Comprueba si tiene llagas en la boca u otros problemas bucales o dentales.
  • Efectos de los medicamentos. Muchos medicamentos disminuyen el apetito, entre ellos algunos medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Alzheimer. Si crees que los medicamentos contribuyen a generar los problemas para alimentarse, consulta con el médico de tu ser querido sobre posibles sustituciones.
  • Enfermedades crónicas. La diabetes, las enfermedades cardíacas, los problemas digestivos y la depresión pueden disminuir el interés por alimentarse. Igual efecto puede causar el estreñimiento. El tratamiento de estas u otras enfermedades de fondo podría mejorar el apetito de tu ser querido.

Reconoce el deterioro de las capacidades y los sentidos

En los primeros estadios de la enfermedad de Alzheimer, tu ser querido puede olvidarse de comer o puede perder las habilidades necesarias para preparar las comidas adecuadas. Llámalo para recordarle que coma u ofrécele ayuda con la preparación de las comidas. Si compras alimentos para tu ser querido, elige los que sean fáciles de preparar o que no requieran cocción.

Si le preparas comidas con antelación, explícale cómo desenvolverlas y recalentarlas. O considera la posibilidad de usar un servicio de comidas a domicilio.

También es posible que tu ser querido presente lo siguiente:

  • Deterioro del sentido del olfato y del gusto, lo que puede afectar su interés por la comida
  • Dificultad para tragar en las etapas finales de la enfermedad

Es normal que el paciente esté agitado y distraído

La agitación y otros signos y síntomas del alzhéimer pueden hacer que sea difícil permanecer sentado el tiempo que dura una comida. Las distracciones a la hora de comer pueden empeorar las cosas. Para reducir las distracciones, haz lo siguiente:

  • Sirve la comida en un ambiente tranquilo, lejos del televisor
  • Coloca el teléfono celular en vibración
  • Retira cualquier elemento innecesario de la mesa

Procura que tu ser querido no consuma bebidas alcohólicas. Si bien el alcohol puede estimular el apetito, también puede causar confusión y agitación, además de contribuir a las caídas.

Mantén las rutinas familiares

Para un ser querido con enfermedad de Alzheimer, el cambio puede ser difícil. Mantener las rutinas familiares puede hacer que las comidas transcurran más fácilmente. Intenta lo siguiente:

  • Aprovecha el horario de las comidas como una oportunidad de interacción social. Un timbre de voz alegre y cálido puede generar el ambiente propicio.
  • Respeta las preferencias de alimentos basadas en motivos personales, culturales y religiosos, como las tortillas en lugar del pan o no comer carne de cerdo.
  • Si tu ser querido siempre ha comido a un horario específico, continúa sirviéndole las comidas en ese horario.
  • En lo posible, trata de que el lugar y la manera de servir las comidas sean familiares y predecibles.

Usa ayudas visuales

Utiliza platos blancos para ayudar a tu ser querido a distinguir el alimento del plato. Asimismo, usa manteles individuales de un color que contraste para ayudar a distinguir el plato de la mesa. Sin embargo, debes usar colores puros; los platos, tazones y manteles estampados pueden ser confusos.

Uso de utensilios fáciles de manipular

A veces, los tazones son más fáciles de usar que los platos. Asimismo, puede que sea más sencillo sujetar una cuchara que un tenedor. Prueba beber líquidos con pajillas flexibles o en vasos con tapa.

Ofrece alimentos uno por vez

Si tu ser querido se siente abrumado por un plato de comida lleno, coloca en el plato un tipo de alimento por vez. También podrías ofrecer varias comidas pequeñas durante el día en lugar de tres comidas abundantes.

Corta los alimentos en trozos pequeños. Las comidas para picar son aún más sencillas, pero evita las comidas que sean difíciles de masticar y tragar, como los frutos secos, las palomitas de maíz y las zanahorias crudas.

Tómate el tiempo que necesites

No tengas prisa a la hora de la comida. Recuérdale a tu ser querido que mastique bien y trague con cuidado; dale el tiempo que necesite.

Anima a tu ser querido a que copie lo que haces, como sostener un tenedor o tomar de un vaso, o bien tómale la mano y ayúdalo a agarrar un utensilio y a llevar la comida a la boca.

Disimula la nutrición adicional

Intenta ofrecer alimentos saludables, como frutas y vegetales, cereales integrales, lácteos con bajo contenido de grasa y proteínas magras. Si te resulta difícil que tu ser querido coma lo suficiente, prepara sus comidas preferidas.

Las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer también pueden tener problemas para mantenerse hidratadas. Ofrece tazas pequeñas de agua o de otros líquidos durante todo el día, y alimentos con alto contenido de agua, como frutas, sopas, licuados y batidos.

Consulta con el médico si observas que adelgaza de manera repentina.

Garantizar la buena nutrición en la enfermedad de Alzheimer puede ser un desafío, pero vale la pena el esfuerzo. La buena nutrición puede ayudar a que tu ser querido enfrente mejor, tanto física como emocionalmente, los desafíos de la enfermedad de Alzheimer.

Nov. 20, 2018 See more In-depth