Enfermedad de Alzheimer: cómo afrontar conflictos familiares

La enfermedad de Alzheimer puede causar estrés en una familia. Resuelvan los conflictos familiares juntos para poder concentrarse en lo importante.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cuando a un ser querido se le diagnostica la enfermedad de Alzheimer, los efectos sobre la familia pueden ser abrumadores. El hecho de que alguien a quien amas tenga alzhéimer puede desencadenar una variedad de emociones, como ira, temor, frustración y tristeza. Los conflictos se tornan frecuentes cuando a los familiares de esa persona les cuesta sobrellevar los cambios.

Para reducir al mínimo los conflictos, traten el problema todos juntos.

Comparte la responsabilidad

A la hora de determinar qué atención recibirá tu ser querido, considera las preferencias, los recursos y las capacidades de cada miembro de la familia.

Algunos pueden brindar cuidado práctico diario, ya sea en sus propios hogares o en el hogar de tu ser querido. Otros pueden sentirse más cómodos con el servicio de relevo, los quehaceres domésticos o los mandados. Tú y tu familia también pueden buscar a una persona que maneje las cuestiones financieras o legales.

Organiza reuniones periódicas

Para estar al tanto de la atención de un ser querido, planifica reuniones familiares periódicas. Haz que participen todos los miembros del equipo de cuidado; entre ellos, los amigos de la familia y otras personas cercanas. También puedes compartir actualizaciones por correo electrónico o a través de las redes sociales con toda la familia.

Durante las reuniones familiares, analicen las responsabilidades de cuidado de cada uno y los desafíos; y hagan modificaciones según sea necesario. Debes estar predispuesto al consenso y a las posibilidades que no hayas contemplado personalmente.

Si las reuniones familiares tienden a convertirse en discusiones, considera la posibilidad de pedirle a un asesor, un trabajador social, un mediador u otro profesional que actúe como moderador.

Sé sincero

Para ayudar a suavizar toda tensión, habla de lo que sientes de una manera abierta y constructiva. Si te sientes estresado o abrumado, dilo —y, luego, trabajen juntos para pensar maneras más efectivas de compartir la carga de atender a tu ser querido. De nuevo, trabaja con un profesional si es necesario.

Ten cuidado de expresar lo que sientes sin culpar ni avergonzar a nadie más. Usa afirmaciones en primera persona, como «estoy teniendo problemas para coordinar mi propia agenda con todas las citas médicas de papá». Mantén la mente abierta mientras escuchas a los demás miembros de la familia compartir lo que piensan y sienten.

No critiques

Existen muchas maneras «correctas» de brindar atención médica. Respeta las capacidades, los estilos y los valores de cada persona encargada del cuidado. En especial, brinda apoyo a los miembros de la familia responsables del cuidado práctico diario.

Considera la terapia psicológica

Si te preocupa que el estrés relacionado con la enfermedad de Alzheimer destruya a tu familia, busca ayuda. Puedes unirte a un grupo de apoyo para personas encargadas del cuidado de pacientes con enfermedad de Alzheimer, buscar una terapia familiar o pedirle consejos a tu equipo de atención.

Recuerda que enfrentar los conflictos juntos puede ayudarlos a abordar cosas más importantes mientras cuidas a tu ser querido y disfrutan del tiempo juntos en la mayor medida posible.

June 13, 2018 See more In-depth