Enfermedad de Alzheimer: considera las opciones de cuidado a largo plazo

Con el tiempo, la mayoría de las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer necesitan atención externa. Ten en cuenta las opciones, desde el servicio de relevo y los centros de cuidado diario para adultos hasta las residencias de apoyo y la atención en casas de reposo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si cuidas a un ser querido que tiene la enfermedad de Alzheimer o una demencia relacionada, es importante que comprendas las opciones del cuidado a largo plazo y que evalúes detenidamente los servicios y la calidad de la atención médica que ofrecen. Aquí te brindamos ayuda para comenzar.

Mantener a tu ser querido en casa

Los cuidados en casa de un familiar con la enfermedad de Alzheimer son a menudo muy costosos. Para hacer que esto sea posible y conservar tu propia salud y bienestar, podrías considerar varios recursos de cuidados en casa. Por ejemplo:

  • Servicios médicos en el hogar. Los servicios médicos en el hogar ayudan con el cuidado personal, como comer, bañarse, vestirse, asearse e ir al baño. Algunas agencias ayudan con la preparación de las comidas y las tareas domésticas.

    Generalmente, puedes acceder a cuidados básicos de enfermería, como ayuda con los medicamentos, el cuidado de las heridas y el equipo médico. Algunas agencias ofrecen servicios adicionales, como fisioterapia.

  • Servicios de atención de relevo y acompañamiento. La atención de acompañamiento es ideal para que puedas alejarte algunas horas y relajarte. También les da a las personas con alzhéimer la oportunidad de socializar. Pueden establecerse relaciones significativas entre las personas con demencia y sus acompañantes.

    Puedes llamar a familiares, amigos o vecinos para que se queden con tu ser querido cuando necesites un descanso. Si prefieres un acuerdo más formal, considera los servicios de relevo que brindan las organizaciones comunitarias.

  • Centros de día para adultos. Los centros de atención de día para adultos ofrecen socialización, servicios médicos limitados, ejercicios mentales y corporales, música, grupos de apoyo y otras actividades en un ambiente seguro y supervisado. Los participantes salen de sus casas y asisten diariamente o algunas horas a la semana. A veces se brinda transporte y comida. Algunos centros de día para adultos están diseñados específicamente para personas que tienen la enfermedad de Alzheimer.
  • Encargados de la atención geriátrica. Este tipo de encargado puede evaluar las necesidades de tu ser querido y coordinar los recursos. En algunos casos, los encargados de la atención geriátrica pueden hacerse cargo de casi todos los aspectos de la atención. Algunos organismos del gobierno local y algunas organizaciones benéficas ofrecen servicios de asesoramiento en la atención geriátrica gratuitos o según una escala móvil de honorarios.

Considerar las opciones de atención residencial

A medida que avanza la enfermedad, tu familiar necesitará más ayuda. Puedes considerar opciones residenciales alternativas. Por ejemplo:

  • Residencias de apoyo. Si tu ser querido necesita apoyo para el cuidado personal y las actividades diarias, como la preparación de la comida, pero no necesita atención médica capacitada, puede reunir los requisitos para una residencia de apoyo.

    Estas residencias también se conocen como «hospedaje y cuidado», «residencias para adultos mayores» o «centro de cuidados». Es posible que tu ser querido viva en un departamento o en una habitación propia, o que comparta el lugar con otros residentes.

  • Cuidado especializado para la demencia. Si tu familiar necesita más supervisión o ayuda que la disponible en las residencias de apoyo tradicionales, podría beneficiarse con las residencias de apoyo de «cuidados mentales».

    Aunque los servicios específicos varían, estos centros generalmente ofrecen capacitación para personal especializado y organizan el día en torno a actividades y eventos significativos, según las preferencias y las fortalezas de las personas. En general, se usan pistas visuales, como signos e imágenes, para ayudar a los residentes a mantener su independencia. Algunas medidas de seguridad mejoradas, como las salidas aseguradas, son comunes.

  • Casa de reposo. Si tu ser querido necesita atención médica especializada, una casa de reposo podría ser la mejor opción. Las casas de reposo ofrecen alojamiento y comida, así como supervisión y atención médica a toda hora.

    Algunas casas de reposo tienen comodidades especiales para personas con enfermedad de Alzheimer, es decir, el ambiente, las actividades y la filosofía de atención se articulan en torno a sus necesidades.

Elección del tipo de atención médica

Para localizar los recursos en tu región, consulta con la National Association of Area Agencies on Aging (Asociación Nacional de Agencias Locales sobre Envejecimiento). Cuando intentes determinar qué tipo de atención médica es más adecuada para tu ser querido, considera las siguientes preguntas:

  • ¿Tu ser querido necesita ayuda para preparar comidas o para atender otras necesidades personales?
  • ¿Tu ser querido necesita ayuda para tomar medicamentos o para controlar otros problemas médicos, como enfermedad cardíaca o diabetes?
  • ¿Tu ser querido necesita supervisión las 24 horas o cuidados especiales? Si la respuesta es afirmativa, ¿qué tipo de habilidades debe tener una persona encargada del cuidado para brindar ese cuidado?
  • ¿Prefieres un centro que se especialice en el cuidado de personas que padecen la enfermedad de Alzheimer?
  • ¿Cómo afrontarás el costo de la atención de tu ser querido?
  • ¿El centro atenderá a tu familiar como lo atenderías tú?

Algunos entornos no son aptos para las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer. A medida que cambian las necesidades de tu ser querido, también pueden cambiar las opciones de atención. Cualquier planificación de la atención que debas realizar implicará adaptar tus capacidades de persona encargada del cuidado a las necesidades de tu familiar.

Compartir la carga mejora la atención

Buscar ayuda puede aliviar las cargas físicas y emocionales de cuidar una persona, y cuanto antes consideres las opciones, mejor. Si esperas hasta que se produzca una crisis, podrías tomar una decisión apresurada. En cambio, tómate tiempo ahora para evaluar las necesidades actuales y las opciones futuras de tu ser querido.

June 13, 2018 See more In-depth