Enfermedad de Alzheimer: Facilitar la transición el día de la mudanza

Llevar a una persona que padece Alzheimer a vivir a un hogar o un centro de atención nuevo es una tarea abrumadora. A continuación, se presenta una guía para ayudarte a planearlo con anticipación, con información que va desde la búsqueda de opciones hasta cómo ponerle un toque familiar.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Mudarse de un hogar a otro nunca es fácil. Para una persona que padece la enfermedad de Alzheimer, cambiar de rutina y mudarse a un ambiente desconocido puede ser especialmente estresante.

Si estás ayudando a un ser querido que padece Alzheimer a mudarse un nuevo hogar o a un centro de atención, trata de hacer la transición lo más cómoda que puedas.

Planifica con anticipación

Si es posible, habla con tu ser querido a acerca de las preferencias que tenga sobre los arreglos en la vivienda mientras pueda realizar elecciones razonables. Puede que más tarde se haga difícil adivinar lo que tu ser querido querría.

Si tu ser querido va a vivir en un centro de atención, realiza visitas frecuentes en diferentes momentos del día antes de llevarlo ahí. Habla con el personal del centro acerca de los antecedentes de tu ser querido y todas las necesidades especiales que tiene. Bríndales detalles sobre los antecedentes médicos y mentales de tu ser querido, y dales una lista detallada de los medicamento que ingiere.

Considera la posibilidad de llevar a tu ser querido en una de estas visitas. Si tu ser querido está interesado en ir, puede resultar bueno llevarlo. Si sientes que una de esas visitas serviría solamente para crearle estrés y ansiedad, no lo lleves.

Agrega un toque familiar

Antes de la mudanza, asegúrate que la habitación o el espacio nuevo de tu ser querido se vean y se sientan lo más familiar posible. Decora la habitación con un acolchado atesore, una repisa con objetos especiales, su silla preferida o algún otro objeto que sea significativo. Las pertenencias personales pueden provocar sentimientos de conexión y pertenencia, como así también mejorar la sensación de seguridad de tu ser querido.

Llena el espacio con fotos de seres queridos y amigos, libros de recuerdos o álbumes de fotos. Los recuerdos del pasado pueden ayudar que una persona que tiene Alzheimer traiga esos recuerdos alentadores de nuevo al presente. Utiliza etiquetas en las fotos para que los miembros del personal u otras personas puedan identificar a las personas que forman parte de la vida de tu ser querido y fomenten las conversaciones sobre el pasado.

A medida que preparas el lugar nuevo para tu ser querido, ten cuidado de no dañar las reliquias y los objetos que no tienen un valor monetario pero que sí tienen un valor sentimental irreemplazable. Considera la posibilidad de colocar objetos que se puedan reemplazar fácilmente, si fuera necesario, tales como joyas de fantasía o copias de fotos antiguas.

July 28, 2015 See more In-depth