Enfermedad de Alzheimer: facilitar la transición el día de la mudanza

Ayudar a un ser querido que tiene enfermedad de Alzheimer a mudarse a una casa nueva o a un centro de cuidado es una tarea abrumadora. Aquí te ofrecemos ayuda para planificar con anticipación, desde cómo analizar las opciones hasta cómo agregar toques familiares.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Mudarse de una casa a otra nunca es fácil. Para una persona con enfermedad de Alzheimer, cambiar la rutina y mudarse a un ambiente desconocido puede ser especialmente estresante.

Si estás ayudando a un ser querido que tiene el Alzhéimer a mudarse a una casa nueva o a un centro de cuidado, haz que la transición sea lo más cómoda posible.

Planifica con anticipación

Si es posible, habla con tu ser querido sobre sus preferencias en cuanto a sus condiciones de vida mientras pueda tomar decisiones razonables. Podría ser más difícil intentar adivinar más adelante qué es lo que este habría querido.

Si tu ser querido va a mudarse a un centro de atención, hazle visitas frecuentes en distintos momentos del día antes de que se marche. Habla con el personal sobre los antecedentes y las necesidades especiales de tu ser querido. Informa sus antecedentes médicos y de salud mental, e incluye una lista detallada de los medicamentos que toma.

Piensa si llevarás a tu ser querido a estas reuniones. Si está interesado, podría tener sentido que lo lleves. Si piensas que la visita solo le generará estrés y ansiedad, no lo lleves.

Incluye toques familiares

Antes de la mudanza, procura que la nueva habitación o espacio de tu ser querido parezca tan familiar como sea posible. Decora el lugar con un edredón preciado, un estante con objetos especiales, una silla favorita u otras pertenencias significativas. Las pertenencias familiares pueden desencadenar sentimientos de conexión y posesión, además de aumentar la sensación de seguridad de tu ser querido.

Llena el espacio con fotos de seres queridos y amigos, libros de recuerdos o álbumes de fotos. Evocar el pasado puede ayudar a una persona con alzhéimer a traer recuerdos reconfortantes al presente. Etiqueta las fotos para ayudar a los miembros del personal u otros a identificar a las personas que fueron parte de la vida de tu ser querido y a incentivar conversaciones sobre el pasado.

Al preparar el espacio de tu ser querido, ten cuidado con las reliquias de la familia y los objetos valiosos o irremplazables. Considera llevar objetos que puedan reemplazarse fácilmente si es necesario, como joyas de fantasía o copias de fotos antiguas.

El gran día

El día de la mudanza, sigue la rutina diaria de tu ser querido en la mayor medida posible. Si es posible, haz la mudanza durante el momento del día que le quede mejor a tu ser querido, ya sea por la mañana o por la tarde.

Durante la mudanza, esfuérzate por mantener una actitud positiva. Intenta no discutir con tu ser querido sobre el motivo por el que necesita mudarse. Tu actitud puede ayudarle a tu ser querido a sentirse seguro y protegido en el nuevo entorno.

Una vez que tu ser querido esté instalado, confía en el personal para que te ayude con el próximo paso importante: tu partida. En lugar de hacer de tu partida un gran acontecimiento, el personal puede hacer que tu ser querido participe en una actividad significativa mientras tú te vas.

Mantente en contacto

Dejar a tu ser querido en el nuevo hogar o centro podría ser difícil para ti, tanto el día de la mudanza como en las semanas y en los meses siguientes. Los sentimientos de aflicción, pérdida, alivio y culpa son comunes. Asegúrate de tener a alguien que te apoye el día de la mudanza. Un trabajador social podría ayudarte.

Es posible que tu ser querido tarde un par de meses en acostumbrarse a sus nuevas condiciones de vida. Visita seguido a tu ser querido durante este tiempo, y alienta a los amigos y a la familia a que hagan lo mismo. El cuidado y la atención adicionales pueden ayudar a hacer que la nueva residencia de tu ser querido sea un hogar.

June 13, 2018 See more In-depth