Enfermedad de Alzheimer: comprende la deambulación y cómo abordarla

La demencia puede causar desorientación. Esto puede llevar a la deambulación. Averigua cómo frenar la deambulación de las personas con demencia y, si se pierden, asegurar un regreso a salvo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Deambular y perderse es común en las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer u otros trastornos que causan demencia. Esta conducta puede ocurrir en las primeras etapas de la demencia, incluso si la persona nunca había deambulado antes.

Comprende la deambulación

Si una persona con demencia regresa de sus paseos habituales a pie o en auto más tarde de lo habitual o se olvida de cómo llegar a lugares familiares, tal vez tenga deambulación errante.

Hay muchas razones por las que una persona que tiene demencia puede deambular, entre ellas:

  • Estrés o miedo. La persona con demencia puede deambular como reacción a la sensación de nerviosismo en una zona concurrida, como un restaurante.
  • Búsqueda. Puede perderse mientras busca algo o a alguien, como sus antiguos amigos.
  • Necesidades básicas. Quizá esté buscando un baño o comida o quiera salir al aire libre.
  • Sigue las rutinas del pasado. Tal vez intente ir a trabajar o hacer las compras.
  • Problemas viso-espaciales. Puede perderse incluso en lugares conocidos porque la demencia afecta las partes del cerebro importantes para la guía visual y la navegación.

Además, el riesgo de deambular puede ser mayor para los hombres que para las mujeres.

Evita la deambulación

Deambular no es necesariamente dañino si ocurre en un ambiente seguro y controlado. Sin embargo, deambular puede plantear problemas de seguridad, especialmente a temperaturas muy altas y bajas o si la persona con demencia termina en una zona apartada.

Para evitar la deambulación insegura, identifica las horas del día en las que podría producirse este comportamiento. Planifica actividades significativas para mantener a la persona con demencia mejor involucrada. Si la persona está buscando a su cónyuge o quiere "irse a casa", evita corregirla. En su lugar, considere formas de validar y explorar los sentimientos de la persona. Si la persona se siente abandonada o desorientada, dale la tranquilidad de que está a salvo.

Además, asegúrate de que las necesidades básicas de la persona se satisfagan regularmente y considera la posibilidad de evitar los lugares concurridos o con mucha gente.

Toma precauciones

Para mantener a tu ser querido a salvo:

  • Proporciona supervisión. La supervisión continua es ideal. Asegúrate de que alguien esté en casa con la persona en todo momento. Permanece con la persona cuando esté en un ambiente nuevo o cambiado. No dejes a la persona sola en el coche.
  • Instala alarmas y cerrojos. Varios dispositivos pueden alertarle de que la persona con demencia está en movimiento. Puedes colocar alfombras de alarma sensibles a la presión en la puerta o al lado de la cama de la persona, poner campanas de advertencia en las puertas, usar cubiertas a prueba de niños en los picaportes o instalar un sistema de alarma que suene cuando se abra una puerta. Si la persona tiende a abrir las puertas, instala cerraduras con cerrojo deslizante fuera de su línea de visión.
  • Puertas camufladas. Coloca cortinas desmontables sobre las puertas. Cubre las puertas con pintura o papel tapiz que coincida con las paredes circundantes. O coloca un cartel escénico en la puerta o un cartel que diga "Deténgase" o "No entre".
  • Mantén las llaves fuera de la vista. Si la persona con demencia ya no conduce, esconde las llaves del coche. Además, mantén fuera de la vista zapatos, abrigos, sombreros y otros artículos que puedan estar asociados con la salida de la casa.

Garantiza un regreso seguro a casa

Los deambuladores que se pierden pueden ser difíciles de encontrar porque a menudo reaccionan de manera impredecible. Por ejemplo, es posible que no pidan ayuda ni respondan a las llamadas de quienes los buscan. Una vez que se los encuentra, es posible que estas personas no recuerden su nombre ni su lugar de residencia.

Si estás cuidando a alguien que podría deambular, informa a la policía local, a tus vecinos y a otros contactos cercanos. Confecciona una lista de números de teléfono de emergencia en caso de que no se pueda encontrar a la persona con demencia. Ten disponible una foto o un vídeo reciente de la persona, su información médica y una lista de los lugares a los que podría ir, como sus hogares o lugares de trabajo anteriores.

Haz que la persona lleve una tarjeta de identificación o use un brazalete médico, y colócale etiquetas en la ropa. Además, considera inscribirla en el programa de retorno seguro de la Asociación de enfermedad de Alzheimer y MedicAlert. Por una cuota, los participantes reciben un brazalete de identificación, un collar o etiquetas para la ropa y acceso a asistencia las 24 horas en caso de emergencia. También puedes hacer que tu ser querido use un GPS u otro dispositivo de rastreo.

Si la persona con demencia deambula, búscala en el área más cercana por no más de 15 minutos y luego comunícate con las autoridades locales y el programa de retorno seguro, si estás inscrito. Cuanto antes busques ayuda, antes se podrá encontrar a la persona.

Aug. 07, 2020 See more In-depth