Cuidado de una persona con enfermedad de Alzheimer: cómo pedir ayuda

El cuidado para una persona con enfermedad de Alzheimer no es una tarea para una sola persona, y es posible que tus amigos y familiares estén más dispuestos a ayudar de lo que piensas. A continuación, te indicamos cómo puedes pedir ayuda.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El cuidado de una persona con enfermedad de Alzheimer es una tarea difícil, en especial, para una sola persona. Nadie está preparado para cuidar a otra persona las 24 horas del día, 7 días a la semana. Si estás cuidando a un ser querido que tiene la enfermedad de Alzheimer, debes comprender el estrés que estás afrontando y saber cómo pedir ayuda.

Qué sucede

Al principio, quizás puedas satisfacer las necesidades de tu ser querido por ti mismo. Esto podría durar meses o incluso años, según la rapidez con la que la enfermedad avanza y tu propia salud mental y física. Con el tiempo, sin embargo, tu ser querido necesitará más ayuda con las tareas diarias, como comer, bañarse e ir al baño.

Y, al igual que aumentan las exigencias físicas de cuidado, también puede hacerlo la carga emocional. Lidiar con comportamientos relacionados con la demencia puede afectar las capacidades de afrontar una situación difícil incluso del cuidador más paciente y comprensivo.

El estrés continuo provocado por las tareas de cuidado también puede debilitar tu sistema inmunitario. Es posible que comas y duermas poco, y que tengas dificultad para dedicar tiempo para ti mismo. Las tareas de cuidado también podrían aumentar el riesgo de sufrir depresión. Antes de que te des cuenta, estás tan ocupado cuidando a tu ser querido que te alejas de tus familiares y amigos (en un momento en que más los necesitas).

Cómo compartir la carga

El alzhéimer es una enfermedad progresiva con síntomas que empeoran con el paso del tiempo. Soportar la carga sin ayuda puede disminuir la calidad de la atención que brindas. Si eres el cuidador principal de tu ser querido, habla con tu familia acerca de compartir parte de la responsabilidad.

Para prevenir el agotamiento del cuidador, también es fundamental que busques apoyo. Aquí te brindamos ayuda para comenzar:

  • Sé realista. Cuidar a una persona enferma es exigente. No puedes hacer todo solo. Pedir ayuda no te vuelve incompetente ni egoísta.
  • Analiza la situación. Pide ayuda. Evita atenuar tu pedido diciendo frases como: «Solo es una posibilidad».
  • Sugiere tareas específicas. Mantén una lista de tareas con las que necesites ayuda para tener sugerencias listas si alguien se ofrece a hacerlas. Quizá un vecino podría hacer tareas de jardinería o las compras. Un familiar podría ordenar las facturas o completar los documentos del seguro. Un amigo podría acompañar a tu ser querido en su caminata diaria y darte tiempo valioso para ir de compras, asistir a citas médicas y hacer otras tareas.
  • Ten en cuenta las capacidades y los intereses. Si un ser querido disfruta cocinar, pídele ayuda con la preparación de la comida. Un amigo que disfruta conducir puede proporcionar transporte para las citas médicas. Un amigo que disfruta los libros puede leerle en voz alta a tu ser querido.

Quizá te preocupe que nadie esté dispuesto a ayudarte, pero no lo sabrás hasta que no preguntes. Aunque algunas personas puedan decir que no, es probable que la mayoría de tus amigos y familiares quieran ayudar, pero simplemente no sepan cómo hacerlo.

Cuándo se debe buscar ayuda externa

Si no obtienes ayuda suficiente de tus familiares y amigos, aprovecha los recursos de la comunidad. Puedes inscribir a tu ser querido en un programa diurno para adultos, el cual le permitirá tener interacciones sociales y a ti te dará un respiro de las tareas de cuidado. También puedes pensar en trabajar con una agencia que proporcione ayuda en el hogar o con las tareas diarias. Los servicios de terapia y los grupos de apoyo también te pueden ayudar a enfrentar tus tareas de cuidado.

Piensa en el proceso de cuidado como una maratón, no como una carrera corta. Ordena tus recursos y encuentra toda la ayuda disponible para que puedas conservar tus fuerzas durante el recorrido. A la larga, estarás ayudando a tu ser querido y a ti mismo.

Nov. 20, 2018 See more In-depth