Tres maneras de acercarte más al logro de tus objetivos

Cambia tu forma de pensar acerca de las metas con este enfoque comprobado para establecer metas de una manera que aumente tus posibilidades de alcanzarlas.

By Stacy M. Peterson

Piensa en tus metas. ¿Reflejan tus valores y la visión que tienes de tu futuro? ¿Estás entusiasmado con ellos, o están en tu lista de cosas por hacer para complacer a alguien más? Cuando las metas son significativas y relevantes para ti, pueden proporcionarte orientación, significado y un marcador de progreso. Obtén más información acerca de un enfoque de establecimiento de metas que aumente tus posibilidades de alcanzar tus objetivos.

Haz que tus objetivos sean SMART

SMART es un enfoque comprobado para lograr las metas; para ello, se las convierte en algo:

  • Específico. Cierra los ojos y visualízate haciendo algo. Por ejemplo, "Puedo visualizarme comiendo un vegetal como un bocadillo de la tarde cada día para contribuir a mis esfuerzos de pérdida de peso, pero no puedo verme simplemente pisando una balanza y perdiendo peso".
  • Medible. Incluye componentes que puedas rastrear, como la duración o la frecuencia de tus caminatas. Las metas medibles pueden servir como un gran indicador de progreso.
  • Alcanzable. Esta es la regla de Ricitos de Oro: encontrar algo que sea "simplemente adecuado". Tu meta debe sentirse como un estiramiento cómodo; ni demasiado, ni muy poco. Desafíate a ti mismo más allá de tu zona de comodidad, pero no a tal grado que te sientas abrumado y ansioso por solo pensar en tu meta.
  • Relevante. Creo que este es el componente más importante. Haz que tu meta sea significativa e importante para ti, no para tu familiar, médico o empleador. Por mucho que quieras lograr algo porque alguien más quiere que lo hagas, el cambio más duradero llega cuando identificas razones profundamente personales para hacerlo. Conectar tus metas con tus valores y visión te obligará a hacer cambios.
  • De duración limitada. Establece un plazo realista. Tener un punto final te permitirá hacer una pausa y reflexionar sobre los éxitos y los aprendizajes clave y cambiar de curso si es necesario. A menudo la gente pasa a la siguiente meta sin reconocer y reflexionar sobre su progreso.

Aumenta tus posibilidades de éxito; para ello, trabaja a través de estos tres pasos para establecer metas.

1. Dedica algo de tiempo para entender las razones detrás de tu meta. No sigas adelante hasta que puedas responder a estas preguntas:

  • ¿De qué manera esta meta se alinea con mis valores personales?
  • ¿Cómo me acerca esta meta a mi visión para el futuro?
  • ¿Qué es lo que me entusiasma de la meta?

2. Una vez que hayas identificado tu meta, divídela en tareas diarias o semanales más pequeñas.

  • Para ayudar a determinar si esta meta tiene el tamaño adecuado para ti, califica tu confianza en tu capacidad para alcanzarla, en una escala de 0 a 10, donde 0 es la menor confianza y 10 es la mayor confianza. Si tu nivel de confianza está por debajo de un 7, eso es una señal para desglosar tu meta en tareas más pequeñas.
  • Comienza a hacer un seguimiento para que tengas una instantánea de tu progreso para mirar hacia atrás.

3. Comparte tu meta con otra persona.

  • Permítete ser vulnerable y comparte tus aspiraciones con otra persona. Esto puede suscitar relaciones más fuertes, aliento y responsabilidad.
  • Encuentra un modelo a seguir que practique la meta que tú aspiras a alcanzar.

Si no tienes mucha experiencia en el establecimiento de metas o no has alcanzado las metas que te habías propuesto en el pasado, no tengas miedo de volver a intentarlo usando estos consejos. Escoge una actividad que sea probable que sigas adelante. Y considera la posibilidad de obtener ayuda. Un entrenador de bienestar o un entrenador de vida pueden proporcionar apoyo adicional.

June 20, 2019 See more In-depth