El bronceado sin sol es una alternativa práctica para tomar sol. Averigua cómo funcionan los productos para el bronceado sin sol, los posibles riesgos y cómo obtener los mejores resultados.

Escrito por personal de Mayo Clinic

¿Quieres lucir un atractivo bronceado sin exponer tu piel a los rayos dañinos del sol? Considera usar productos de bronceado sin sol. Comprende cómo funcionan estos productos y cuán importante es usarlos bien y con cuidado.

Los productos de bronceado sin sol, también llamados «autobronceantes», pueden darle a la piel un aspecto bronceado sin exponerla a los rayos ultravioletas (UV) nocivos. Por lo general, estos productos se venden como lociones, cremas y aerosoles que se aplican en la piel. También existe un producto de bronceado profesional en aerosol.

El ingrediente activo de la mayoría de los productos de bronceado sin sol es el aditivo de color, la dihidroxiacetona. Cuando se aplica, la dihidroxiacetona reacciona con células muertas en la superficie de la piel para oscurecerla de forma temporal y simular un bronceado. A menudo, el color desaparece después de un par de días.

La mayoría de los productos de bronceado sin sol no contienen protector solar. Si un producto lo tiene, solamente será efectivo durante un par de horas. El color que da el producto de bronceado sin sol no protegerá la piel de los rayos UV. Si estás al aire libre, el protector solar sigue siendo indispensable.

Las pastillas para broncearse sin sol, que suelen contener el aditivo de color cantaxantina, no son seguras. Cuando se toma en grandes cantidades, la cantaxantina puede hacer que tu piel se vuelva anaranjada o marrón y causar urticaria, daño hepático y visión alterada.

Por lo general, se considera que los productos tópicos para el bronceado sin sol son alternativas seguras al bronceado, mientras se usen según las instrucciones.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado la dihidroxiacetona para la aplicación externa en la piel. Sin embargo, la FDA declara que la dihidroxiacetona no debe inhalarse ni aplicarse en zonas cubiertas por las membranas mucosas, entre ellas, los labios, la nariz o las partes alrededor de los ojos, porque los riesgos de hacerlo son desconocidos.

Si estás usando un producto de bronceado sin sol en el hogar, sigue las instrucciones de la etiqueta con precaución y no coloques el producto en los ojos, la nariz o la boca. Si vas a una cabina de bronceado sin sol (bronceado en aerosol), pregunta cómo se protegerán los ojos, labios y oídos, y cómo te protegerán de la inhalación del aerosol de bronceado. Las opciones para protegerte mientras te aplicas aerosol de bronceado sin sol o vas a un sitio donde te lo aplican son gafas, tapones nasales o filtro nasal y bálsamo labial.

  • Primero, exfolia. Antes de aplicar un producto de bronceado sin sol, exfolia tu piel con un paño de mano. Esto ayuda a quitar el exceso de células cutáneas muertas. Tómate más tiempo para exfoliar las partes con piel gruesa, como las rodillas, los codos y los tobillos. Seca la piel.
  • Aplica por partes. Masajea el producto en la piel con movimientos circulares. Aplica el bronceador en el cuerpo por secciones, como los brazos, las piernas y el torso. Lávate las manos con agua y jabón después de cada sección para evitar que se manchen las palmas de las manos. Extiende el producto ligeramente desde los tobillos hasta el pie y desde las muñecas hasta las manos.
  • Limpia las zonas de las articulaciones. Las rodillas, los codos y los tobillos suelen absorber más cantidad de productos de bronceado sin sol. Para atenuar el efecto bronceado en estas zonas, frótalas suavemente con una toalla húmeda.
  • Tómate tiempo para que seque. Espera al menos 10 minutos antes de vestirte. Ponte ropa holgada e intenta evitar la sudoración.
May 12, 2016