Para mejorar tu salud, practica el agradecimiento

Se ha demostrado que una práctica diaria de agradecimiento aumenta de manera significativa la felicidad, además de la salud física. Practicar el agradecimiento mejora el sueño, estimula la inmunidad y disminuye el riesgo de enfermarte.

By Amit Sood, M.D.

¿Alguna vez deseaste que existiera una píldora mágica que pudieses tomar para incrementar los niveles de energía, mejorar el estado de ánimo, ayudarte a dormir mejor, aumentar tu amabilidad e incluso ayudarte a ganar más dinero? Lamentablemente, dicha píldora no existe, pero sí existe una forma de obtener estos beneficios sin necesidad de consultar al médico.

¿Cuál es el secreto? La práctica de gratitud diaria. De hecho, dar las gracias todos los días por lo que tienes ha demostrado que aumenta significativamente la felicidad y la salud física. Además de ayudarte a dormir más, poner en práctica la gratitud puede reforzar tu inmunidad y disminuir el riesgo de enfermedades.

A continuación te damos algunos consejos para ayudarte a comenzar:

  • Lleva un diario de gratitud. Escribe en un diario de gratitud todos los días. Escribe notas rápidas. Puede ser algo tan simple como algo gracioso que haya hecho uno de tus hijos o un gesto amable de un extraño en una tienda de comestibles. Cualquier acción o pensamiento positivo cuenta, no importa lo pequeño que sea.
  • Utiliza indicaciones de gratitud. Para todos los hábitos nuevos se necesitan recordatorios, y las indicaciones son excelentes para mantener el rumbo. Ten fotos de cosas o personas que te hagan feliz a la vista. Coloca notas positivas o citas de inspiración en el refrigerador o cerca de la computadora para reforzar los sentimientos de gratitud.
  • Haz un frasco de gratitud. Coloca un frasco vacío, papeles de borrador y un bolígrafo en un lugar accesible del hogar. Pídeles a los miembros de la familia que todos los días tomen un papel, escriban una cosa por la que estén agradecidos y lo coloquen en el frasco. Aliéntalos a ser graciosos. Durante la cena o un momento de ocio, tomen algunas notas del frasco y disfruten de leer los pensamientos de los demás.

El objetivo es pasar de pensar acerca de la gratitud ocasionalmente a que se vuelva algo natural. Con el tiempo, tendrás un umbral de gratitud más bajo y te sentirás agradecido por cosas pequeñas —y aprenderás a ponerle un poco de gratitud a tus días—.

Adaptado de The Mayo Clinic Handbook for Happiness (Manual de Mayo Clinic para la Felicidad), por Amit Sood, M.D. Conoce más acerca del libro y el programa de vida resiliente del Dr. Sood.

Experimentos

  1. Piensa en una cosa o persona con la cual estés agradecido cuando despiertas por las mañanas y antes de ir a dormir por las noches.
  2. Aprovecha la meditación como una oportunidad para poner en práctica tu gratitud. Tómate unos minutos todos los días para cerrar los ojos, inhalar y exhalar lentamente y enfocar tu mente en pensamientos positivos.
  3. ¿Estás con falta de inspiración en el trabajo? Busca algo por lo cual estés agradecido acerca de tu trabajo todos los días. Puede ser algo tan simple como agradecer el almuerzo con un colega amigo.
June 13, 2018 See more In-depth