Cómo romper el ciclo de la ocupación

Debido a la presión de estar ocupados, algunos de nosotros nos hemos olvidado cómo es estar sin hacer nada. No obstante, los períodos de inactividad son importantes para tu bienestar. En lugar de automáticamente hacer más cosas, reflexiona y analiza por qué estás tan ocupado. Luego acepta el valor de no hacer nada.

By Charlene M. Martin Lillie

Estás ocupado, ¿verdad? Y si no lo estás, ¿cuál es tu problema? En el mundo acelerado de hoy, estar ocupado se ha convertido en una insignia de honor. Cuando vuelves al trabajo el lunes por la mañana, a veces puede parecer una competencia ver quién hizo más cosas durante el fin de semana y hablar sobre el poco tiempo que tuviste para descansar. Si dices que no estuviste ocupado, podrían juzgarte como perezoso o incompetente.

Debido a esta presión de estar ocupados, algunos de nosotros nos hemos olvidado cómo es estar sin hacer nada. Sin embargo, los períodos de inactividad son de vital importancia para tu bienestar físico, psicológico y espiritual. Tomarse el tiempo necesario para descansar y relajarse, sin tener planes ni objetivos particulares, puede ayudar a reducir el estrés y a lograr una sensación de calma y de control. Cuando te permites hacer una pausa, renuevas tu cuerpo y recargas tu mente, lo que te da más energía.

Cuatro preguntas que debes hacerte para ayudar a romper el ciclo de la ocupación

En lugar de exigirte hacer más, formúlate estas cuatro preguntas que te ayudarán a reducir el ritmo.

1. Pregúntate por qué estás tan ocupado.

Probablemente existan muchos motivos. ¿Esto hace que te sientas importante? (Podrías pensar: «Nadie más que yo puede hacer esto») ¿Te da una sensación de orgullo asistir a las actividades de tus hijos? ¿Ayudas a los demás porque te sientes bien al ayudar y al sentirte necesario? Tal vez mantenerte ocupado te distraiga de tus pensamientos y de tus sentimientos, como recuerdos dolorosos o temor a lo desconocido. O quizás solo disfrutes de estar ocupado porque te llena de energía.

A veces tienes tu agenda bajo control, pero otras no. Sin embargo, los pensamientos y los comportamientos suelen ser automáticos. Al tomar más conciencia de por qué haces lo que haces, estarás capacitado para decidir si así es como realmente deseas pasar tu tiempo.

2. Pregúntate qué significa un período de inactividad para ti.

Un período de inactividad implica algo diferente para cada uno de nosotros. Para ti, podría ser tomar una siesta, pasar tiempo al aire libre, escuchar música o leerle a tu hijo. Piensa en aquello que te alimenta el alma, te da energía o te genera una sensación de calma, aunque sea solo por un tiempo. Tal vez el período de inactividad sea simplemente un momento que apartas solo para ti.

Otra forma de período de inactividad es poner en práctica la consciencia plena. Prestar atención a lo que te rodea, con todos tus sentidos. Si te encuentras al aire libre en un día de primavera, huele el aire fresco, siente la brisa que sopla, observa con detenimiento las flores y los árboles, presta atención al nuevo césped verde que brota de la tierra y escucha las aves que pían a lo lejos. Cuando te concentras de esta manera, esto permite que te enfoques en el momento presente y que desvíes tu atención de las preocupaciones o de tu lista de actividades cotidianas.

3. Pregúntate cómo hacer para decir que no.

Esto es más fácil para algunas personas que para otras. ¿Hay algo que preferirías no hacer esta semana que puedas quitar de la lista sin consecuencias importantes? Si es así, imagina cómo te sentirías al decir que no a esa tarea, y luego hazlo. Ten cuidado de no volver a comprometerte con otra cosa. En su lugar, haz algo para ti mismo.

4. Pregúntate qué es lo más importante para ti.

Enumera todas las tareas de la semana y divídelas en dos columnas. En una, enumera las tareas que debes hacer, como ir a trabajar, llevar a tus hijos a la escuela o pagar las facturas. En la otra columna, escribe las cosas que eliges hacer, como salir a cenar con amigos o ir a comprar ropa nueva.

Para cada tarea, escribe brevemente por qué la haces. Expande un poco más tu pensamiento: «Porque tengo que hacerlo» o «Porque me gusta comprar ropa». Busca un significado más profundo. Por ejemplo: «Voy a trabajar porque me gusta ayudar a las personas. Llevo a mi hijo a la práctica de básquetbol porque le encanta y lo hace feliz, lo que a su vez me hace feliz a mí. Compro ropa porque usar una prenda nueva me transmite un sentimiento de bienestar y de seguridad».

Si tienes problemas para encontrar el significado de algo que estás haciendo y puedes elegir no hacerlo, considera quitarlo de tu lista. Luego aprovecha ese tiempo para renovar tus reservas, de modo que tengas más resiliencia para los momentos en los que no puedas evitar estar demasiado ocupado.

Experimentos

  1. Tómate cinco minutos y solo respira. La respiración profunda a través del abdomen disminuye la ansiedad y aumenta el estado de alerta.
  2. Duerme una siesta. Duerme de 20 a 30 minutos. Si no es posible hacerlo, acuéstate entre 15 y 30 minutos más temprano.
  3. Tómate un descanso de 15 minutos para estar al aire libre y disfrutar de la belleza de la naturaleza.
Jan. 05, 2017 See more In-depth

Ver también

  1. Tres formas de acercarte al logro de tus objetivos
  2. Cómo mantener hábitos saludables
  3. Cinco cosas que debes hacer y que no debes hacer para mantenerte motivado
  4. Cinco maneras de evitar el humo de segunda mano
  5. Siete signos y síntomas que no se deben ignorar
  6. Para controlar la energía
  7. Mordeduras de animales: ¿Necesitas una vacuna contra el tétanos?
  8. ¿Estás haciendo el máximo esfuerzo posible para mantenerte saludable?
  9. Eructos, gases intestinales, dolores por gases y distensión abdominal
  10. Consejos sobre la salud ósea
  11. ¿Se puede trasmitir COVID-19 (coronavirus) a través de la comida, el agua, las superficies, y las mascotas?
  12. Estrategias para la prevención del cáncer
  13. Teléfonos celulares y cáncer
  14. Análisis para detección del cáncer de colon
  15. Consejos para la seguridad para COVID-19 al salir de casa
  16. Coronavirus: ¿Qué es, y cómo puedo protegerme?
  17. Consejos para viajar durante la epidemia del coronavirus
  18. Cirugía plástica
  19. Inmunidad colectiva y coronavirus
  20. Efectos a largo plazo de COVID-19
  21. COVID-19: ¿Cuánta protección ofrecen las mascarillas?
  22. COVID-19 (coronavirus): Cuarentena, autoaislamiento, y distanciamiento físico
  23. ¿Los adultos necesitan vacunas?
  24. No guardes los analgésicos que sobren
  25. Ejercicio: consulta con el médico
  26. Encuentra significado en las cosas pequeñas
  27. Flu Shot Prevents Heart Attack
  28. Entrenamiento funcional
  29. Superar obstáculos hacia tus metas
  30. Hábitos saludables durante las fiestas: cómo volver a la normalidad
  31. Secado de manos
  32. Consejos para el lavado de manos
  33. Hábitos saludables que aumentan la felicidad
  34. Un corazón saludable de por vida: Evitar enfermedades del corazón
  35. Prevención de los ataques cardíacos: ¿debo evitar el humo de cigarrillo que inhalo de otros fumadores?
  36. Home Health Hazards
  37. Grasa parda
  38. Cómo te estimula el apoyo social
  39. Cómo tomarte el pulso
  40. Cómo visitar al médico con seguridad durante la pandemia de COVID-19
  41. Cómo tomarte la temperatura
  42. ¿Cuán bien te lavas las manos?
  43. Injury Season for Snow Blowers
  44. Invertir en uno mismo
  45. ¿Es recomendable o no usar jabón antibacteriano?
  46. Mantén la atención en la visión a largo plazo
  47. Alternativas a la liposucción
  48. Lost in Space
  49. Cómo avanzar hacia tus objetivos
  50. Pautas para mamografías: ¿qué son?
  51. Cambia tu forma de pensar para dedicarle tiempo a tu salud
  52. El minuto de Mayo Clinic: Te estás lavando mal las manos
  53. El minuto de Mayo Clinic: Las superficies comunes, ¿están muy sucias?
  54. Vacuna contra el sarampión: ¿Puedo contraer sarampión si ya me vacuné?
  55. Árbol genealógico médico
  56. Infographic: Organ Donation Donate Life
  57. Infographic: Paired Donation Chain
  58. Infographic: Pancreas Kidney Transplant
  59. Registros personales de salud
  60. Personaliza tu viaje hacia el bienestar
  61. Cumple con los objetivos de alimentación saludable en las reuniones sociales
  62. Postura: alinea el cuerpo para tener una buena salud
  63. Control de la postura: ¿te paras erguido?
  64. Resoluciones de Año Nuevo
  65. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  66. Humo de segunda mano
  67. Crear una visión de bienestar
  68. Riesgos de estar sentado: ¿es perjudicial estar sentado mucho tiempo?
  69. Consejos para una buena postura.
  70. Ejercicios para la espalda
  71. Técnicas correctas para levantar objetos
  72. Mantente sano durante la pandemia de COVID-19 (coronavirus)
  73. Deja de hacer varias cosas a la vez y concéntrate
  74. Visitas al médico por telemedicina en línea
  75. Humo de tercera mano: ¿cuáles son los peligros?
  76. ¿Quieres una buena salud? Construir una base sólida
  77. Los beneficios de agradecer
  78. Video: Seguridad al viajar para recibir atención médica durante la pandemia de COVID-19
  79. Travel Safety
  80. Triclosán
  81. Uso de enunciaciones condicionales
  82. Vacunas para adultos
  83. Combate el contagio con el coronavirus en casa
  84. ¿Qué son las superbacterias?
  85. ¿Qué son las superbacterias y cómo puedo protegerme de las infecciones?
  86. Los purificadores de aire y el humo