¿Quieres evitar que las palmas de las manos, las rodillas y los codos te queden anaranjados cuando uses productos de bronceado sin sol? Antes de aplicar un producto de bronceado sin sol, usa un paño para exfoliar, especialmente en áreas con piel gruesa como las rodillas y los codos. Esto ayudará a eliminar el exceso de células muertas de la piel. Aplica el bronceador en el cuerpo por secciones. Lávate las manos con jabón después de cada sección para evitar que se decoloren las palmas de las manos. Las rodillas, los codos y los tobillos tienden a absorber mayor cantidad de producto de bronceado sin sol. Para diluir el efecto de bronceado en estas zonas, frótalas suavemente con una toalla húmeda.

May 24, 2019