Para empezar

Cuando llegues a tu destino, comienza a hacer ejercicio lo antes posible. Si no es posible, programa una hora para tu próxima sesión de ejercicio, y trátala como si fuera una cita importante.

Sé creativo y crea una oportunidad para tus actividades físicas siempre que puedas. Por ejemplo:

  • Visita parques y senderos locales. Pregunta al personal del hotel cuáles son las rutas seguras para caminar o correr.
  • Usa los pasillos. Paséate por los corredores del hotel — o, si fuera posible, camina al lugar de tus reuniones. Evita el ascensor o las escaleras mecánicas, y sube por las escaleras.
  • ¡Al agua! Nada en la alberca del hotel.
  • Salta la cuerda. Usa una cuerda para saltar en el gimnasio del hotel o en la zona de estacionamiento.
  • Salta en tijera. Prueba a hacer unos cuantos en tu habitación.
  • Prueba los ejercicios aeróbicos. Mira un video o DVD de ejercicios.
  • Usa la banda de resistencia.Estas bandas elásticas ofrecen resistencia, como las pesas, cuando tiras de ellas. Puedes usarlas para entrenar y fortalecer prácticamente todos los grupos musculares.
  • Aprovecha el peso de tu propio cuerpo. Prueba a hacer lagartijas, abdominales y sentadillas.

Escucha a tu cuerpo

Si el cambio de horario o los cambios en tu horario te dejan agotado, haz ejercicio más leve o por un tiempo más corto. Está bien tomárselo con calma de vez en cuando.

Pero recuerda, que el ejercicio regular puede ayudarte a reducir el estrés y la sensación de agotamiento, que puede ser exactamente lo que necesitas para llevar los negocios a buen puerto.

May 04, 2016 See more In-depth