Negación: Cuándo ayuda y cuándo lastima

La negación es un mecanismo de afrontación que te da el tiempo para adaptarte a situaciones de angustia — sin embargo, permanecer en la negación puede interferir con tu tratamiento o tu capacidad de enfrentar los desafíos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si estás en negación, tratas de protegerte a ti mismo al negarte a aceptar la verdad sobre algo que está sucediendo en tu vida.

En algunos casos, la negación inicial a corto plazo puede ser algo bueno, ya que te da tiempo para adaptarte a un tema doloroso o estresante. También puede ser un precursor para hacer algún tipo de cambio en tu vida.

Pero la negación tiene un lado oscuro. Estar en negación durante mucho tiempo puede evitar que trates con problemas que requieren una acción, como una crisis de salud o una situación financiera. Descubre cuándo es útil la negación — y cuándo puede ser un obstáculo.

Comprender la negación y su propósito

El rechazo a reconocer que algo está mal es una forma de afrontar los conflictos emocionales, el estrés, los pensamientos dolorosos, la información amenazante y la ansiedad. Puedes estar en negación sobre algo que te hace sentir vulnerable o que amenaza tu sentido de control, como una enfermedad, adicción, problemas financieros o conflictos en las relaciones. Puedes estar en negación sobre algo que te pasó o por algo más.

Cuando estás en negación, tú:

  • Te niegas a reconocer una situación o problema estresante
  • Evitas enfrentar los hechos de la situación
  • Minimizas las consecuencias de la situación

Cuándo puede ser útil la negación

El rechazo a enfrentar lo hechos puede ser dañino. Aunque, algunas veces, un periodo corto de negación puede ayudar. Estar en negación le da a tu mente la oportunidad de absorber de manera inconsciente la información impactante o preocupante a un ritmo que no te enviará a un precipicio psicológico.

Por ejemplo, después de un evento traumático, puede que necesites varios días o semanas para procesar lo que pasó y afrontar las dificultades por venir. Imagina qué podría pasar si encontraras un bulto en tu garganta. Puede que sientas una descarga de miedo y adrenalina mientras imaginas que es cáncer. Así que ignora el bulto, esperando que desaparezca solo. Pero si el bulto aún sigue ahí una semana después, consulta a tu médico.

Este tipo de negación es una respuesta útil para información estresante. Al principio negaste el problema preocupante. Sin embargo, mientras tu mente lo asimilaba, te aproximaste a éste de manera más racional e interveniste al buscar ayuda.

May 20, 2014 See more In-depth