Lentes de contacto: qué debes saber antes de comprar

¿Te preguntas cuál es el mejor tipo de lente de contacto para tu problema en la vista, estilo de vida o presupuesto? Compara las ventajas y las desventajas de los tipos específicos de lentes de contacto.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Las lentes de contacto nunca fueron tan versátiles. Comprende las ventajas y las desventajas de los tipos comunes de lentes de contacto, y las reglas básicas para evitar infecciones oculares.

Lentes de contacto blandas

Las lentes de contacto blandas son el tipo más conocido de lentes de contacto, tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo. Las lentes de contacto blandas se pueden utilizar para corregir varios problemas de la visión, entre ellos:

  • Visión corta (miopía)
  • Visión larga (hipermetropía)
  • Visión borrosa (astigmatismo)
  • Pérdida de la visión de cerca relacionada con la edad (presbicia)
  • Irregularidades corneales

Las lentes de contacto blandas son cómodas y más fáciles de adaptarse que las lentes duras. Vienen varios tipos de lentes de contacto blandas, como:

  • Lentes de uso diario. Las lentes de contacto blandas de uso diario suelen ser la opción menos costosa. Usas las lentes durante el día y te las quitas todas las noches para limpiarlas y desinfectarlas. El tiempo durante el cual podrás utilizar un par de lentes de uso diario varía según el fabricante.
  • Lentes de uso extendido. Puedes utilizar lentes de contacto blandas de uso extendido mientras duermes, pero debes quitártelas para limpiarlas y desinfectarlas al menos una vez por semana. Sin embargo, es importante tener cuidado si duermes con las lentes puestas, ya que aumenta el riesgo de infecciones oculares.
  • Lentes desechables. Por lo general, estas lentes son más costosas. Usas las lentes durante el día y te las quitas por la noche. No es necesario limpiarlas ni desinfectarlas. Las usas durante el período recomendado —ya sea en forma diaria, semanal o mensual— y las desechas. Podrías considerar las lentes desechables se utilizas lentes de contacto solo en ocasiones, si no toleras la solución desinfectante, o si le das mucha importancia a la comodidad.

Lentes de contacto duras

Las lentes rígidas de gas permeable, o lentes de contacto duras, ofrecen visión clara y nítida para la mayoría de los problemas de la visión. Las lentes de contacto duras podrían interesarte especialmente si has usado lentes de contacto blandas y no has quedado satisfecho con los resultados o si tienes sequedad en los ojos.

En general, las lentes de contacto duras permiten una mejor respiración del ojo que las lentes de contacto blandas, lo que reduce el riesgo de infecciones oculares. La mayoría de las lentes de contacto duras deben retirarse para su limpieza y desinfección por la noche, pero algunas pueden usarse durante una semana o incluso 30 días.

Acostumbrarse a las lentes de contacto duras podría llevar desde unos pocos días hasta algunas semanas. Sin embargo, si tu receta no cambia y cuidas de tus lentes de contacto duras, puedes usar el mismo par de lentes hasta dos o tres años.

Lentes de contacto especiales

En función de tus necesidades de visión, podrías considerar usar lentes de contacto especiales, como:

  • Lentes de contacto híbridas. Las lentes de contacto híbridas cuentan con un centro duro de gas permeable rodeado por un aro exterior suave. Las lentes de contacto híbridas pueden corregir la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la pérdida de la visión de cerca relacionada con la edad, así como también la curvatura irregular de la córnea (queratocono). Podrías considerar usar lentes de contacto híbridas si se te dificulta utilizar lentes duras tradicionales.
  • Lentes de contacto bifocales o multifocales. Estas lentes, que están disponibles en variedades blandas y duras, pueden corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo en combinación con la pérdida de la visión de cerca relacionada con la edad (presbicia).
  • Lentes de contacto con tinte. Algunas lentes de contacto son de color, ya sea por motivos estéticos o terapéuticos. El tinte puede mejorar el contraste o la percepción del color y, por ejemplo, ayudar a compensar el daltonismo. Evita las lentes de contacto de venta libre. Estas lentes pueden provocar lesiones e infecciones.

Usar lentes adaptadas

Antes de comprar lentes de contacto, consulta con tu oftalmólogo u otro especialista en el cuidado de los ojos para que te realicen un examen completo de los ojos y una adaptación de las lentes. Planifica exámenes de seguimiento según lo recomendado por el especialista en el cuidado de los ojos. Es probable que te recomienden un examen de seguimiento después de una semana, un mes y seis meses, y posteriormente, una vez al año.

Cómo evitar complicaciones

El uso de lentes de contacto puede causar diversos problemas, desde malestar hasta infecciones graves. Pasos para prevenir problemas con tus lentes de contacto:

  • Practica buenos hábitos de higiene. Ten las manos limpias cuando manipules tus lentes de contacto. Lávate las manos con agua y jabón, enjuágalas y sécalas con una toalla sin pelusa.
  • Quítate tus lentes de contacto antes de irte a dormir. Esto también se aplica a las lentes de contacto de uso prolongado. Si bien las lentes de contacto de uso prolongado están diseñadas para usarse durante la noche, el uso continuo aumenta el riesgo de sufrir infecciones oculares.
  • Reduce al mínimo el contacto con el agua y la saliva. Quítate tus lentes de contacto antes de nadar o meterte a un jacuzzi. No te pongas las lentes en la boca para humedecerlas.
  • Ten cuidado con las soluciones para lentes de contacto. Usa solo productos estériles preparados comercialmente y diseñados específicamente para el tipo de lente de contacto que usas. Desecha la solución del estuche de las lentes de contacto cada vez que las desinfectes y no agregues solución nueva a la solución que ya está en el estuche. Frota suavemente las lentes y enjuágalas según las indicaciones del médico. No uses soluciones para lentes de contacto vencidas.
  • Reemplaza las lentes de contacto y los estuches de acuerdo con las recomendaciones. Sigue las guías del fabricante para reemplazar tus lentes de contacto. Limpia con regularidad el estuche de tus lentes de contacto; enjuágalo con solución nueva y deja que se seque solo. Puedes poner el estuche boca abajo mientras se seca para que se escurra la solución que pueda haber quedado. Reemplaza tu estuche cada tres a seis meses.

Aunque el uso y el cuidado sean adecuados, los ojos secos pueden ser un problema para quienes usan lentes de contacto. Si te pican los ojos o se te ponen enrojecidos, quítate las lentes de contacto y ponte gotas lubricantes.

Si tu visión se vuelve borrosa o tienes dolor en los ojos, sensibilidad a la luz, secreción, inflamación u otros problemas, quítate las lentes de contacto y consulta con un especialista en el cuidado de los ojos para recibir tratamiento inmediato.

Nov. 20, 2018 See more In-depth