El envejecimiento puede afectar la calidad del sueño. Quizás te despiertes con más frecuencia y tengas un patrón de sueño menos consistente del que tenías cuando eras más joven. Puedes tomar medidas para superar estos problemas.

By Philip T. Hagen, M.D.

A medida que envejeces, es posible que te despiertes durante la noche. Y tal vez te preguntes: "¿Esto es una parte natural del envejecimiento o es algo malo?".

Ten la seguridad de que dar vueltas y vueltas no es algo de lo que debas alarmarte. Uno de los cambios en el sueño más comunes y pronunciados que se producen con el envejecimiento es despertarse con más frecuencia. La causa más probable es algún tipo de malestar físico, como la necesidad de usar el baño o de reposicionar una articulación dolorida.

Afortunadamente, las personas mayores pueden volverse a dormir tan rápido como las más jóvenes. Además, la mayoría de los cambios en el sueño que dependen de la edad ocurren antes de los 60 años, incluido el tiempo que toma quedarse dormido, el cual no aumenta mucho más adelante en la vida.

Otros cambios que forman parte del envejecimiento normal incluyen dormir menos en general y pasar menos tiempo en el ciclo del movimiento ocular rápido (MOR), la fase de sueño del dormir. Estos cambios pueden variar bastante de una persona a otra y, en general, afectan más a los hombres que a las mujeres.

Envejecer no significa necesariamente estar condenado a dormir inquieto por el resto de tu vida. Aunque es posible que no puedas modificar los cambios producidos en tus ritmos y tendencias naturales del sueño, puedes probar muchas técnicas sencillas para limitar los factores disruptivos y mejorar tu calidad de sueño.

Prueba estos consejos:

  • Revisa tus medicamentos y suplementos con tu médico o farmacéutico y considera los cambios en su uso que podrían estar afectando la calidad del sueño.
  • Deja de tomar líquidos dos horas antes de acostarte para minimizar las visitas al baño.
  • Si el dolor te mantiene despierto en la noche, habla con tu médico para ver si tomar un medicamento para el dolor de venta libre antes de acostarte puede ser de ayuda. Aunque esto no te impida despertarte, es posible que te resulte más fácil volver a dormirte.
  • Mantén tu entorno de sueño lo más oscuro posible. Esto incluye limitar las luces de la televisión, la pantalla de la computadora y los dispositivos móviles. La luz interrumpe el ritmo natural del sueño de tu cuerpo.
  • Limita el consumo de cafeína, particularmente en las ocho horas previas a la hora de acostarte.
  • Evita el alcohol cerca de la hora de acostarte; el alcohol puede ayudarte a quedarte dormido, pero una vez que se metaboliza, te hace más propenso a despertarte en la noche.
  • Para mantener un ciclo de sueño de calidad, limita las siestas diurnas a solo 10 a 20 minutos. Si detectas que las siestas diurnas te dan menos sueño a la hora de acostarte, evita las siestas por completo.
  • Si tienes problemas para conciliar el sueño, trata de tomar de 1 a 2 miligramos de melatonina (busca las pastillas de liberación prolongada) aproximadamente dos horas antes de acostarte.

Es importante tratar de dormir de siete a ocho horas cada noche. Si experimentas una mala calidad de sueño a pesar de tomar estas medidas, o si estás cansado o con sueño la mayoría de los días, habla con tu médico.

  1. Evita las bebidas, incluido el alcohol, por lo menos dos horas antes de acostarte para minimizar las idas al baño.
  2. Toma una breve siesta a media tarde (de 10 a 20 minutos) cuando tu horario te lo permita y fíjate si te sientes más descansado.
  3. Alivia el dolor y las molestias que puedan interrumpir el sueño estirando durante unos minutos por la mañana y la noche.
June 20, 2019