Sigue estos siete consejos para aumentar tu energía y vivir una vida más feliz, sana y productiva.

By Mandy J. Strong

¿Te despiertas sintiéndote aletargado la mayoría de las mañanas? ¿Las bebidas con cafeína se han vuelto necesarias para darte fuerza durante el día? Si esto te suena conocido, es hora de abandonar las estrategias para soluciones a corto plazo en las que confías, y crear un plan para controlar la energía. Comenzar puede parecerte una decisión enorme, pero pronto te gozarás de energía para continuar, una vez que experimentes los beneficios de una vida más feliz, sana y productiva.

¿Qué es el control de la energía? Piensa en tu energía como un recurso limitado, como dinero en una cuenta. Comienzas tu día con una cierta cantidad para usar, que varía de persona a persona dependiendo de factores como edad, sueño, niveles de estrés, salud, y estilo de vida. A través de tu día ocurren múltiples transacciones (actividades) y tú retiras y depositas energía en tu cuenta.

Mientras que no siempre puedes tener control sobre las actividades que agotan tu energía, puedes tomar medidas para depositar más en tu cuenta. Aprende cómo aumentar tu energía con estos siete principios para controlar la energía. Te vas a sentir mejor con cada paso que des hacia esta importante inversión en tu cuidado.

  1. Come alimentos nutritivos. Todos sabemos que la comida sana es la clave del bienestar, pero es común considerar los alimentos saludables primariamente como una manera de perder peso. Pero, de acuerdo a las Guías Dietéticas para Estadounidenses del 2015, una dieta balanceada con muchas frutas y vegetales, proteína magra, productos lácteos bajos en grasa y granos integrales es lo que necesitas para una energía óptima.

    Después de todo, realmente eres lo que comes en cierta medida. Consume una variedad de comida de todos los grupos de alimentos para que los diferentes nutrientes te den energía durante todo el día. Elige frutas y verduras frescas o congeladas, especialmente verduras de color verde oscuro y densas en nutrientes y brócoli, así como verduras anaranjadas como zanahorias y batatas. Hay muchos tipos de pescado y legumbres que puedes elegir como opciones saludables de proteína, e intenta comer a diario 3 onzas de cereales, pan, arroz o pasta de harina integral.

  2. Duerme de siete a ocho horas cada noche.Dormir más parece ser una costumbre que mucha gente necesita mejorar. Ya sabemos que necesitamos por lo menos siete horas de sueño cada noche, así que... ¿qué nos impide dormirlas? Piensa en cómo puedes mejorar lo que causa las mayores interrupciones de tu sueño, y piensa en esto: la carencia de sueño puede prolongar enfermedades graves, y también afectar negativamente tu humor, motivación, y niveles de energía. Dar prioridad al sueño es una de las mejores cosas que puedes hacer para prepararte para un día exitoso y lleno de energía.
  3. Acompáñate con buena gente.Pasa cuanto tiempo te sea posible con gente a quien disfrutas. Conectarte con otros que son positivos y tienen intereses similares a los tuyos te dará entusiasmo y energía. Por otro lado, la gente con la cual no simpatizas o que tiene opiniones negativas, se queja con frecuencia, o toma malas decisiones van a vaciar tu cuenta de energía. Sé selectivo en cuanto a la compañía que frecuentas.
  4. Evita la sobredosis de noticias.Las noticias son una manera importante de conectarte a lo que está pasando en el mundo. Pueden ser educativas, entretenidas, y a veces edificantes. Pero desgraciadamente las noticias de modo muy frecuente nos bombardean con historias de sufrimiento, que pueden retorcer nuestra visión del mundo y causar que te enfoques en tus peores miedos, en lugar de reconocer las buenas cosas que te roean. No puedes evitar por completo estas historias, pero trata de minimizar tu exposición a ellas cuando puedas, especialmente durante momentos difíciles.
  5. Haz ejercicio regularmente. Si te sientes aletargado durante el día, o te falta el aliento al hacer tareas cotidianas como la compra o quehaceres de la casa, hacer los 150 minutos de actividad semanal recomendados por las Guías para Actividad Física para los Estadounidenses puede agregar energía a tu cuenta, y no quitarla de allí. ¿Cómo? Porque el ejercicio alivia el estrés y la tensión, fortalece los músculos y estimula la resistencia, lo que ayuda a que tu cuerpo funcione con más eficiencia para otras tareas o actividades físicas.
  6. Haz algo significativo cada día. ¿Qué cosa te apasiona? ¿Tienes algún talento especial que te gustaría practicar con más frecuencia, o compartir con otros? Cada día, haz algo que disfrutes, aunque sea tan simple como cocinar una comida saludable, o escuchar tu canción favorita. Poner tu esfuerzo en las cosas que te importan más te ayudará a usar y reservar tu energía en maneras que te darán gran satisfacción.
  7. Dedica buenos pensamientos a otros. Otra manera de conservar energía es tener compasión. Un ejemplo de practicar esta manera de pensar se conoce como "atención bondadosa". Por ejemplo, trata de mirar a un desconocido a los ojos y de sonreír mientras piensas "Te deseo todo lo mejor". Este acto positivo puede evitar que juzgues a esta persona. Juzgar a otros puede hacer que nos juzguemos nosotros mismos, y este tipo de diálogo interno negativo puede ser agotador.

Experimentos

  1. Vigila tu energía. Toma la "temperatura de tu energía varias veces a través del día, dándole un número del 1 al 10, cuando el 10 es el nivel de energía más alto. Presta atención a los detalles en tu día para poder identificar la gente y los eventos que más te afectan.
  2. Haz cambios en incrementos. Cuando identifiques alguna de la gente o los eventos que sabotean tu energía, considera qué es la próxima medida a tomar. Más que intentar cambiar todo de una vez, elige un área que es importante para ti y que es realista para lograr dentro de los objetivos que te marcaste. Por ejemplo, si la desorganización en tu casa es una gran fuente de estrés diario, elige un armario, un closet o un cajón para ordenar cada semana en lugar de abrumarte haciéndolo todo de una vez. Cuando estés listo, procede a un nuevo objetivo.
  3. Plan y adjudica prioridades. Toma nota de los momentos durante el día en que tus niveles de energía tienden a estar más altos. Decide cómo aprovechar esos momentos dando prioridad a las tareas de importancia cuando estás con la mente fresca y te sientes productivo.
Jan. 31, 2017 See more In-depth