Comer frutos secos como parte de una dieta saludable puede ser bueno para el corazón. Estos frutos pueden reducir los niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol malo). Comer frutos secos puede reducir el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos que pueden provocar un ataque cardíaco. Come un pequeño puñado de frutos secos todos los días. Los frutos secos son ricos en ácidos grasos omega-3. Las almendras, las nueces de macadamia, las avellanas y las nueces pacanas también son muy saludables para el corazón. Incluso los maníes, que técnicamente no son un fruto seco, sino una legumbre, pueden ser buenos para ti. Claro que elegir frutos secos cubiertos de azúcar o sal puede anular sus beneficios para la salud del corazón.

Nov. 14, 2019