Tarek Obaid

Inspirado para cambiar vidas

Escrito por personal de Mayo Clinic

A veces, algunas personas se sienten profundamente afectadas tanto por la manera en la que otros reaccionan a su herida como por la herida en sí. Esto se da principalmente cuando esa herida aparece en el rostro o en las manos de una persona.

Tarek Obaid, de Riyadh, Arabia Saudita, reconoció la angustia que conllevan las heridas extremas en el rostro, por lo que decidió ayudar. A los 35 años, se convirtió en el benefactor más joven de Mayo Clinic en alcanzar el nivel de Socio filantrópico, el mayor nivel de reconocimiento en Mayo, con una donación de 10 millones de dólares para contribuir con los trasplantes reconstructivos. El trasplante reconstructivo en Mayo Clinic incluye trasplantes de manos y, en el futuro, de rostro para pacientes que necesitan una reconstrucción compleja que los métodos convencionales no pueden abordar.

Para entender qué llevó a alguien tan joven a hacer una donación de esta magnitud, es necesario conocer las relaciones que han influenciado a Tarek.

"Mis padres han sido las personas más importantes en mi vida", explica. "Mi difunto padre me brindó su guía y su apoyo durante mi infancia, en la universidad y en el mundo de los negocios. Y mi madre. Ella es quien siempre ha estado cercana a mí, con quien puedo hablar".

"Durante mi infancia, mi familia siempre creyó que dar es importante. Y si encontrábamos la oportunidad de hacerlo, queríamos donar a un lugar en el que se pudiesen salvar vidas, o cambiar el significado de la vida para las personas".

Esos valores influyeron en los intereses arraigados de Tarek en los tratamientos médicos más actualizados, de los que se mantuvo al tanto leyendo informes científicos e informándose sobre las nuevas tecnologías médicas. Cuando sus padres se enfermaron, Tarek se involucró aún más.

"Mi padre murió de cáncer", cuenta. "Desafortunadamente, no podíamos ayudarlo. Así que ahora quiero estar al tanto de todo lo que sea nuevo en la medicina. Estoy determinado a hacer esto".

En 2009, Tarek hizo su primer viaje a Mayo Clinic, y su visita fue coordinada por un amigo de la infancia, Samir. De hecho, el doctor Samir Mardini es profesor de cirugía y cirujano en reconstrucción facial en Mayo Clinic.

"Samir y yo nos hicimos amigos cuando yo tenía menos de un año", dice Tarek. "El padre de Samir fue el médico que nos dio a mí y a mi hermano nuestras primeras vacunas cuando éramos niños".

Con el tiempo, los amigos crecieron y siguieron diferentes carreras. Tarek se mudó a Ginebra, Suiza, para ir a la escuela, y más tarde asistió a la Universidad de Georgetown. Luego de la universidad, trabajó en la banca de inversión y en bienes raíces hasta fundar su propia compañía, PetroSaudi, en 1995. El doctor Mardini también asistió a la Universidad de Georgetown. Se hizo cirujano y se unió al Departamento de Cirugía de Mayo Clinic en 2006.

Inspirado por la enfermedad de su padre y por su propia experiencia como paciente en Mayo Clinic, además de su respeto por el trabajo de su amigo Samir, las ideas de Tarek sobre la atención médica y su interés en nuevos descubrimientos y tratamientos tomaron forma.

"Las heridas traumáticas, por ejemplo, cambian la manera en la que las personas viven su vida", dice Tarek. "Si las personas tienen una discapacidad que todos ven cuando salen, al final quieren dejar de salir de sus hogares. Y eso es horrible. Quería hacer lo que estuviese a mi alcance para ayudar a estas personas desesperadas”.

Al saber que Mayo Clinic es el lugar que puede marcar la diferencia, decidió contribuir con el trasplante reconstructivo en Mayo Clinic en honor a sus padres, Essam y Dalal Obaid. Su donación establece el Essam and Dalal Obaid Center for Reconstructive Transplant Surgery (Centro Essam y Dalal Obaid para Cirugía de Trasplante Reconstructivo). Incluye una posición académica distinguida en honor a su abuelo Ahmad Obaid, así como también un fondo para un programa de donaciones y un fondo para operaciones, también en honor a la familia Obaid.

"Con deformidad facial severa, las personas pueden vivir, pero no 'sentirse vivas'", dice el doctor Mardini. "Esta donación cambia eso al ayudar a las personas a ganar o a recuperar su calidad de vida".

La madre de Tarek, Dalal, dice: "Estamos orgullosos de esta donación. Como madre, me desespera leer en los periódicos acerca de los hijos e hijas desfigurados a causa de trágicos accidentes y heridas. Pero ahora, al ver que mi hijo ha hecho esto... es una bendición y siento que extiendo esta bendición hacia otras madres".

"Hacemos esta donación en honor a los valores de la familia Obaid, en especial la esperanza", dice su hijo. "Mi familia cree que la esperanza es la emoción más poderosa. Es la esperanza la que provee la fortaleza para perseverar, y es la esperanza la que le da fuerza a la gente".

May 09, 2014