Los cimientos de sus padres

Una pareja de Arizona sigue el consejo de sus padres para dar forma a la vida de los demás.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

"El capital proporciona las herramientas necesarias para desarrollar la próxima generación de cuidadores. Hay que tener una inversión de capital para tener un entorno propicio para la capacitación", dice Tom. "No podría haber sido un gran veterinario sin tener un gran edificio veterinario para trabajar".

Mucho antes de que se conocieran, Susan y Tom Gus escucharon (y fueron formados) por los consejos de sus padres.

Para Susan, era la importancia de la educación. Para Tom, era el valor del trabajo. Las lecciones desempeñaron un papel clave para ambos, mientras que sus madres lidiaban con enfermedades crónicas.

Un Sueño Lácteo

Susan creció en la zona rural de Wisconsin en una granja lechera y asistió a una escuela de un aula.

Entendiendo el valor de la educación, el padre de Susan insistió en que ella fuera a la universidad para recibir la educación que ni él ni la madre de Susan tenían.

"En aquel entonces no había muchas opciones, así que me preguntó si quería ser enfermera, secretaria o maestra", dice ella. Después de un año de clases en la escuela secundaria para prepararse para una carrera de enfermería, Susan decidió que la enfermería no era para ella.

La familia de Susan se mudó a Arizona con la esperanza de que un clima más seco ayudaría a aliviar los síntomas de artritis de su madre. Mientras estaba allí, descubrió que le gustaba trabajar con niños, se matriculó en la universidad y se convirtió en maestra de escuela primaria. "Éramos pobres cuando éramos niños, pero yo tenía todo lo que necesitaba", dice Susan. "De hecho, no supe hasta que solicité la universidad que estábamos en el nivel de pobreza".

Una vida sencilla

Tom fue criado en una granja a unas 25 millas al este de Los Ángeles.

"Era un poco peculiar tener este tipo de tierra tan cerca de Los Ángeles. Teníamos caballos, cabras, pollos, patos y cosas así", dice Tom. "Pero me consideraba un chico de la gran ciudad".

Criado principalmente por su padre debido a la esclerosis múltiple de su madre, Tom disfrutó del vínculo con su padre.

La llamada del tío Sam

Tom siempre supo que quería ser veterinario. Por eso, pensó que el tiempo estaba de su lado. Después de la secundaria, él y un amigo viajaron por todo el país antes de comenzar el colegio universitario y finalmente la universidad. Pero Tom también tenía una fecha de nacimiento que era alta en la orden de reclutamiento, y el Ejército la seleccionó.

"El Ejército fue un evento que me cambió la vida. Pasé la mayor parte de mi tiempo en Vietnam", dice. "Antes de estar en el servicio, iba a la escuela, pero realmente no estaba estableciendo ningún récord.

"Después de estar en el servicio y experimentar la vida y la crudeza de todo esto, salí con una nueva búsqueda y una nueva sinceridad en mis esfuerzos por ir a la escuela y obtener logros".

Cuando Tom regresó, sobresalió y fue aceptado en la escuela veterinaria, y obtuvo un doctorado en medicina veterinaria. Utilizó sus beneficios de GI y sus ahorros del trabajo para graduarse casi sin deudas. Se mudó a Arizona en 1980 para trabajar como veterinario, y en 1986, siguiendo la sabiduría de su padre para asumir riesgos, adquirió la práctica veterinaria.

Una pareja de Arizona

Susan y Tom se conocieron, se casaron y adoptaron a tres niños. Ya jubilados, la pareja decidió que quería retribuir a las organizaciones que creían que podían hacer el mayor bien.

Honrados por Mayo Clinic como Benefactores principales, la fe de los Gus en Mayo los llevó a apoyar prioridades tales como Mayo Clinic School of Medicine (Escuela de Medicina de Mayo Clinic) y la expansión del capital.

Los Gus señalan las voces orientadoras de sus padres como lecciones que ahora transmiten a sus hijos.

La filantropía alimenta la misión de Mayo Clinic. Los benefactores visionarios son los catalizadores esenciales detrás de nuestra innovadora atención de pacientes, nuestra investigación médica de vanguardia y nuestros programas educativos de clase mundial.

Estamos resolviendo los desafíos médicos más serios y complejos del mundo, un paciente por vez. Apoye los esfuerzos de Mayo Clinic hoy mismo.

Desarrollo en Arizona

Para satisfacer la creciente demanda para tratar a pacientes con afecciones de salud graves y complejas en el creciente suroeste, Mayo Clinic se embarca en una gran expansión que casi duplicará el tamaño de su campus de Phoenix en los próximos cinco años.

Lo más destacado de la expansión incluye 94 camas adicionales para pacientes internados; una nueva torre de seis pisos para pacientes; una adición de tres pisos al edificio existente de cuatro pisos de Mayo Clinic; y un nuevo edificio de tres pisos para albergar los departamentos de emergencia y laboratorios ampliados, además de dos nuevas estructuras de estacionamiento. Este gran proyecto de expansión hará avanzar al campus de Arizona al invertir en personas, espacio e innovación, a la vez que colocará a Mayo Clinic en el lugar del principal centro médico del suroeste del país.