Intereses compartidos

Los Baumann apoyan la medicina regenerativa en Mayo Clinic por su gran potencial para mejorar la vida de las personas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Nancy y Duane Baumann creen que Mayo Clinic es más que un proveedor de atención médica tras haberse dedicado por generaciones a la atención centrada en el paciente.

Los alaridos hicieron que Berneice Baumann detuviera lo que estaba haciendo y corriera a la cocina. Encontró a su hijo de 1 año, Duane, sentado en el suelo llorando. Se había arrojado encima una cafetera eléctrica y el líquido hirviente lo quemó desde el cuello hacia abajo.

Un médico local hizo todo lo posible por tratar a Duane en 1941, pero a pesar de sus mejores esfuerzos, comenzó a formarse un tejido cicatricial, conocido como queloides. Berneice sabía que, con el tiempo, el tejido cicatricial le impediría a Duane girar el cuello. En una cita de seguimiento, el médico recomendó cortar los queloides como último recurso. Berneice quería una segunda opinión.

Ver 'fantasmas'

A sugerencia de su hermana, Berneice cargó el auto familiar y condujo toda la noche desde su granja de Illinois hasta Rochester, Minnesota. Al llegar, tomó a Duane y entró al Saint Marys Hospital (Hospital Saint Marys), ahora conocido como Mayo Clinic Hospital (Hospital de Mayo Clinic) - Rochester, Saint Marys Campus (Campus Saint Marys), donde las monjas le dieron la bienvenida y llevaron al joven Duane por el pasillo para que los médicos lo evaluaran.

"En ese momento, los médicos tenían bandas con luces en la cabeza, delantal blanco y entraron a la habitación en grupo. Como era un niño pequeño, pensaba que eran fantasmas que flotaban en la habitación", dice Duane.

Los médicos calmaron a Duane e inmediatamente comenzaron a trabajar para detener el crecimiento de los queloides y reducir el nuevo tejido desarrollado.

Una semana más tarde, con su hijo ya tratado, Berneice se acercó a la recepción para abonar la factura. Cautelosamente, hizo contacto visual con el miembro del personal y solicitó un plan de pago. El dinero escaseaba.

Pasaron unos segundos antes de que el miembro del personal regresara, factura en mano. Al mirar el papel, Berneice se sintió aliviada. "Le dijeron que debía $10", dice Duane.

Solo un chequeo

En 1967, Duane obtuvo su Ph.D. en la Universidad de Clark y se convirtió en profesor en la Universidad del Sur de Illinois en Carbondale, Illinois. Años después, se casó con su esposa, Nancy, y fundó una firma consultora de recursos hídricos. Tuvieron tres hijas: Bridget, Rebecca y Brittany. A lo largo de los años, Duane se mantuvo firme en que todos los miembros de su familia recibieran tratamiento médico en Mayo Clinic.

"Mi familia pasaba sus vacaciones en el área de Phoenix para disfrutar del clima invernal más cálido, jugar al tenis y participar en otras actividades al aire libre", dice Rebecca. "También nos hacíamos nuestros chequeos en Mayo Clinic en Scottsdale. Era una salida familiar anual para nosotros".

En 2004, los Baumann visitaron Arizona durante las vacaciones de primavera. Como estaban en el área, Nancy se tomó un tiempo para pasar por Mayo Clinic para su examen físico anual. Por lo general, ella iba un día y recibía una llamada de seguimiento al día siguiente para confirmar que todo estaba normal.

Esta vez fue diferente.

Una respuesta rápida

Nancy recibió una llamada en la que le pedían que volviera a la clínica para hacerse una segunda mamografía.

"No me pareció nada fuera de lo común", dice ella. Los Baumann habían planeado viajar de regreso a Illinois ese sábado, pero cuando Nancy fue a retirar los resultados del seguimiento, los planes predeterminados se tornaron irrelevantes.

"El médico me dijo que las pruebas habían revelado que tenía cáncer de mama", cuenta Nancy. "Les pregunté si debía regresar durante el verano para el tratamiento, pero me dijeron que debían tratarlo ahora".

La semana siguiente, la cirujana oncóloga Barbara A. Pockaj, M.D., profesora titular de la cátedra Michael M. Eisenberg, realizó la tumorectomía de Nancy, y las pruebas postoperatorias determinaron que Nancy estaba libre de cáncer.

"En cada paso del camino, desde el diagnóstico hasta el tratamiento, me demostraron compasión por mi situación y respeto al responder todas mis preguntas", dice Nancy. "Eso me dio fuerza y coraje para superarlo".

Familia y futuro

Estos días, Duane y Nancy disfrutan de breves caminatas por el desierto de Sonora que rodea su hogar, en Arizona. A Duane, fiel a su experiencia en la agricultura, le encanta pasar tiempo en su patio admirando y cuidando de sus cactus y plantas únicos.

Con una sede de Mayo Clinic cerca de su hogar, se toman el tiempo para detenerse y escuchar qué hay de nuevo en el mundo de la medicina. Hace poco, Duane asistió a un evento del Departamento de Desarrollo en el que Dr. Wyatt W. Decker, vicepresidente de Mayo Clinic y director general de Mayo Clinic en Arizona, hablaba sobre medicina regenerativa. Al haber tenido recientemente problemas en la válvula cardíaca que requerían cirugía, la misma cirugía a la que se había sometido la madre de Duane años antes, la presentación sobre la regeneración de la válvula cardíaca despertó el interés de Duane.

La inversión de Mayo Clinic en su investigación y sus pacientes inspiró a los Baumann a donar al Centro para Bioterapia Regenerativa. En honor a su generosidad, Mayo Clinic reconoce a la familia Baumann como Grandes Benefactores.

“La investigación de Mayo Clinic en medicina regenerativa va a cambiar el aspecto de la medicina”, afirma Duane, quien da crédito al Dr. Bruce K. Kimbel Jr., a la Dra. Patrick A. DeValeria y el Dr. Aleksandar Sekulic, por brindar una excelente atención médica a su familia.

Crecieron yendo a Mayo Clinic, por eso las hijas de los Baumann consideran que la clínica es más que un lugar de atención médica.

“Mayo Clinic es un lugar único; los médicos se interesan por conocer a los pacientes y establecen conversaciones”, cuenta Brittany. Con más de 60 años de interacción, la familia Baumann está vinculada a Mayo Clinic de una manera especial. “Mayo Clinic es un legado que se trasmite de generación en generación”, expresó Bridget. “Mayo Clinic es parte de nuestra familia”.

Ayúdanos a asistir a más pacientes a sanar desde el interior. Con sus potenciales poderes restauradores, la medicina regenerativa está transformando la atención médica al abordar las causas fundamentales de las enfermedades y ofrecer tratamientos preventivos y curativos específicos.