Una base sólida

Fideicomisario Michael Powell: 'Las instituciones atemporales dependen de valores atemporales'

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Michael Powell entiende lo que es ser un paciente con necesidades complejas. Mientras servía en el Ejército de los Estados Unidos en 1987, una misión de entrenamiento en el extranjero casi le quita la vida, lo que lo llevó a numerosas cirugías y a un año completo de recuperación. En la actualidad, forma parte de la Junta Directiva de Mayo Clinic para honrar al equipo de atención del Ejército que lo trató y le enseñó de primera mano la importancia de la atención coordinada.

Fue una lección que Michael nunca esperó aprender, pero que hoy aprecia de corazón.

"La oportunidad de ser parte de Mayo Clinic, una institución médica que está tan comprometida a proporcionar una atención excepcional que salva vidas, fue irresistible", dice Michael. "Mayo Clinic es un lugar donde los milagros pueden ocurrir. Servir en la junta me ha demostrado que esta es una de las mejores y más excelentes instituciones que he visto o de las que he formado parte".

Michael nació en Birmingham, Alabama, en marzo de 1963, en el punto más alto del movimiento de derechos civiles. Mientras su padre luchaba en Vietnam, Michael, de 5 meses de edad, y su madre, Alma Johnson Powell, se encontraban a cuatro cuadras de distancia de la Iglesia Bautista de la Calle 16, el lugar en el que una bomba colocada por miembros del Ku Klux Klan explotó y mató a cuatro personas e hirió a más de una docena.

"La intersección de las experiencias de mi madre durante el movimiento de derechos civiles y las de mi padre en Vietnam ciertamente ayudaron a transformarme en la persona que soy hoy en día", dice Michael. "Al igual que sucede con todos los niños, la mitad de la etapa formativa de la vida proviene de uno de los padres y la otra mitad del otro".

Los valores trascienden las diferencias

Michael aprendió pronto la importancia de los valores y la moral de su padre, el general retirado condecorado con cuatro estrellas del Ejército de los Estados Unidos y antiguo secretario de Estado Colin Powell. Ver a su padre ascender de cargo le demostró a Michael que los hombres negros pueden tener éxito sobre la base de sus méritos, como lo demuestra la desegregación del Ejército, que ocurrió mucho antes de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

La familia del general Powell, un estadounidense de primera generación cuyos padres emigraron de Jamaica, le inculcó el valor del trabajo arduo, a la vez que fijó altas expectativas y las cumplió.

"Nunca quisiste avergonzar a tu familia, a aquellos que han trabajado tan duro para que tuvieras estas oportunidades", dice Michael. "La frase 'Se necesita un pueblo' fue bien entendida en una gran familia inmigrante jamaiquina".

La madre de Michael provenía de una familia de educadores que creían apasionadamente que la educación era el camino para superar la segregación y la pobreza. En 1997, los Powell ayudaron a establecer America's Promise Alliance, una organización sin fines de lucro que enfatiza que todos los niños deben tener la capacidad de triunfar a través de adultos dedicados, lugares seguros, un comienzo saludable de la vida, educación efectiva y oportunidades para ayudar a otros.

Juntos, sus padres le enseñaron a Michael y a sus hermanos tres principios básicos: qué está bien, qué está mal y a asumir la responsabilidad de las propias acciones. En esos años de formación yacía una poderosa lección: los valores trascienden las diferencias.

Debido a que creció en una familia militar, Michael se mudó con frecuencia y se vio obligado a hacer nuevos amigos y asimilarse a comunidades muy diferentes. Más tarde eso se convertiría en una valiosa habilidad que utilizaría como presidente de la Federal Communications Commission (Comisión Federal de Comunicaciones). Michael dirigió dicha comisión de 2001 a 2005 cuando Internet explotó en una red de consumidores ampliamente utilizada mientras se producían una proliferación de teléfonos celulares y una creciente dependencia de los servicios inalámbricos en los Estados Unidos. En cada decisión había un compromiso personal hacia los valores y las virtudes, un pilar que resultó esencial cuando todo el país observaba su gestión.

Un legado profundo

Con más de 63,000 miembros del personal en Mayo Clinic, Michael considera que los valores de Mayo son el hilo conductor que une a los expertos y al personal inigualable de la clínica. El valor principal de la institución (poner las necesidades del paciente en primer lugar) impulsa cada decisión. Como miembro del Consejo Directivo de Mayo Clinic, es una de las tantas áreas de Mayo de las que Michael se enorgullece.

"Los valores aquí emanan hacia las vidas de los pacientes con mucha fuerza", dice Michael. "Es un honor poder ofrecer liderazgo y administración a una institución tan atemporal. Vivimos en un capítulo emocionante de la larga historia de medicina transformadora de Mayo Clinic. Nuestros valores le dan sentido a cada tarea que hacemos".

Los valores de Mayo son una expresión de la visión y el propósito de sus fundadores, la familia Mayo y las Hermanas de San Francisco. Este legado se defiende en el Programa de Profesionalismo y Valores, así como en el Values Council (Consejo de Valores) de Mayo Clinic, que autoriza al personal a ser abanderados de Mayo y promover los valores de Mayo Clinic entre todas las personas que encuentren. Desde los primeros momentos de la orientación de un nuevo miembro del personal hasta la educación, la capacitación y los seminarios disponibles para el personal a lo largo de sus carreras en Mayo, este programa asegura la protección y perpetuación de una cultura fuerte y basada en valores.

"Para que una institución pueda durar mucho tiempo en el futuro, los que la cuidan actualmente deben ser administradores comprometidos. Deben apreciar y tomar en serio que no solo son responsables de hacer un gran trabajo en el tiempo relativamente breve que están aquí", dice Michael. "También tienen la responsabilidad sagrada de preservar el largo legado que les precedió, asegurando que su institución, en toda su gloria, esté al servicio de las generaciones venideras".

Entender la importante función de la administración permite a Michael y a los demás administradores continuar posicionando a Mayo como el líder mundial en atención médica, y resolver los desafíos médicos más serios y complejos, un paciente a la vez. Para Michael, ese compromiso es lo que realmente distingue a Mayo y la razón por la que está orgulloso de ser un benefactor hoy en día. "Hay una razón por la que muchos de los benefactores de Mayo son pacientes agradecidos", dice Michael. "Una vez que lo ves, una vez que experimentas Mayo, te vas diciendo: 'Debo ser parte de esto; debo ayudarlos a seguir haciendo lo que hicieron por mí o por mi hija o hijo o amigo'. Hay muy pocas instituciones destacadas en el mundo que hacen este tipo de cosas que son irremediablemente buenas. Y eso es lo que hace Mayo, y son capaces de hacerlo por el compromiso con esos valores centrales".

La gente apoya los esfuerzos de Mayo Clinic por muchas razones, y los valores de nuestra organización son fundamentales para nuestra misión. Acompáñanos a transformar la medicina.

June 20, 2019