Descripción general

La alergia al trigo es una reacción alérgica a los alimentos que contienen trigo. Las reacciones alérgicas pueden ser consecuencia del consumo de trigo, pero también, en algunos casos, de la inhalación de harina de trigo.

El tratamiento principal para la alergia al trigo es evitar el trigo, pero eso no siempre es tan fácil como parece. El trigo se encuentra en muchos alimentos, incluidos algunos que no sospecharías, como la salsa de soja, el helado y las salchichas. Es posible que se necesiten medicamentos para controlar las reacciones alérgicas si comes trigo por accidente.

En ocasiones, la alergia al trigo se confunde con la celiaquía, pero estas enfermedades son diferentes. La alergia al trigo ocurre cuando el cuerpo produce anticuerpos para las proteínas que se encuentran en el trigo. En cambio en la celiaquía, una proteína específica en el trigo, el gluten, causa una reacción anormal en el sistema inmunitario de otro tipo.

Síntomas

Es probable que un niño o adulto con alergia al trigo manifieste signos y síntomas en minutos luego de comer algo que contiene trigo. Entre los síntomas de la alergia al trigo se incluyen los siguientes:

  • Hinchazón, picazón o irritación de la boca o la garganta
  • Urticaria, sarpullido que provoca picazón, hinchazón en la piel
  • Congestión nasal
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Calambres, náuseas o vómitos
  • Diarrea
  • Anafilaxia

Anafilaxia

En algunas personas, la alergia al trigo puede ocasionar una reacción potencialmente fatal denominada anafilaxia. Además de otros signos y síntomas de la alergia al trigo, la anafilaxia puede provocar:

  • hinchazón u opresión en la garganta;
  • dolor u opresión en el pecho;
  • dificultad para respirar severa;
  • problemas para tragar;
  • color azul pálido en la piel;
  • mareos o desmayos.

Cuándo debes consultar con un médico

Si crees que alguien presenta signos de anafilaxia, llama al 911 o al número de emergencia local. La anafilaxia es una emergencia médica que requiere atención inmediata.

Si crees que tú o tu hijo presentan alergia al trigo o a otro alimento, consulta con el médico.

Causas

Si tienes alergia al trigo, la exposición a las proteínas de trigo provoca una reacción alérgica en tu sistema inmunitario. Puedes tener una alergia a cualquiera de las cuatro clases de proteína de trigo: albúmina, globulina, gliadina y gluten.

Fuentes de proteínas de trigo

Algunas fuentes de proteínas de trigo son obvias, como el pan, pero todas las proteínas de trigo, y el gluten en particular, pueden encontrarse en muchos alimentos preparados e, incluso, en algunos cosméticos, productos de baño y plastilina. Los alimentos que pueden contener proteínas de trigo son los siguientes:

  • Panes y pan rallado
  • Pasteles y muffins
  • Galletas dulces
  • Cereales para el desayuno
  • Pasta
  • Cuscús
  • Farina (crema de trigo)
  • Sémola
  • Espelta
  • Galletas saladas
  • Proteína vegetal hidrolizada
  • Salsa de soja
  • Productos cárnicos, como las salchichas o los fiambres
  • Productos lácteos, como el helado
  • Saborizantes naturales
  • Almidón gelatinizado
  • Almidón modificado en alimentos
  • Goma vegetal

Si tienes alergia al trigo, es posible que también seas alérgico a la cebada, a la avena y al centeno. Si no eres alérgico a otros granos además del trigo, una dieta libre de trigo es menos restrictiva que una dieta libre de gluten.

Anafilaxia inducida por el ejercicio dependiente del trigo

Algunas personas con alergia al trigo manifiestan síntomas solo si hacen ejercicio algunas horas después de haber ingerido trigo. Los cambios inducidos por el ejercicio en el organismo desencadenan una reacción alérgica o empeoran una respuesta del sistema inmunitario a una proteína del trigo. En general, este trastorno provoca anafilaxia que pone en peligro la vida.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de manifestar alergia al trigo:

  • Antecedentes familiares. Tienes mayor riesgo de tener alergia al trigo o a otros alimentos si tus padres tienen alergias alimentarias o de otro tipo, como la rinitis alérgica (fiebre del heno).
  • La edad. La alergia al trigo es más frecuente entre los bebés y los niños pequeños que tienen sistemas inmunitarios y digestivos inmaduros. La mayoría de los niños supera la alergia al trigo al llegar a los 16 años de edad, pero los adultos pueden manifestarla a menudo como una sensibilidad cruzada al polen del césped.