Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento para la parálisis de las cuerdas vocales depende de la causa, de la gravedad de los síntomas y del tiempo transcurrido desde la aparición de los síntomas. El tratamiento puede consistir en terapia de la voz, inyecciones para dar mayor volumen, cirugía o una combinación de tratamientos.

En algunos casos, puedes mejorar sin tratamiento quirúrgico. Por esta razón, es posible que los médicos esperen, al menos, un año desde el inicio de la parálisis de las cuerdas vocales para realizar una cirugía permanente.

Sin embargo, el tratamiento quirúrgico con las inyecciones para dar mayor volumen que contienen sustancias similares al colágeno suele administrarse durante los primeros 3 meses desde la pérdida de la voz.

Durante el período de espera de la cirugía, el médico puede sugerirte que hagas terapia de la voz para aprender a usar bien la voz mientras los nervios se curan.

Terapia de la voz

Las sesiones de terapia de la voz suponen ejercicios y otras actividades orientadas a fortalecer las cuerdas vocales, mejorar el control de la respiración durante el habla, prevenir una tensión anormal de los músculos que rodean las cuerdas vocales paralizadas y proteger las vías respiratorias al tragar. En ocasiones, la terapia de la voz puede ser el único tratamiento necesario si las cuerdas vocales están paralizadas en una zona que no requiere aumentar el volumen de las cuerdas ni su reposicionamiento.

Cirugía

Si los síntomas de la parálisis de las cuerdas vocales no desaparecen completamente en forma natural, pueden ofrecerse tratamientos quirúrgicos para mejorar la capacidad para hablar y para tragar.

Las opciones quirúrgicas son las siguientes:

  • Inyección para dar mayor volumen. Es probable que la parálisis del nervio que va a la cuerda vocal haga que el músculo de esta se vuelva delgado y débil. Para dar mayor volumen a una cuerda vocal paralizada, un médico que se especializa en trastornos de la laringe (laringólogo) puede inyectar una sustancia, como grasa corporal, colágeno u otra sustancia de relleno aprobada, en la cuerda vocal. Este volumen aumentado hace que la cuerda vocal afectada esté más próxima al centro de la laringe, de modo que la cuerda vocal opuesta que sí funciona y tiene movimiento pueda acercarse más a la cuerda paralizada al hablar, al tragar o al toser.
  • Implantes estructurales. En lugar de usar una inyección para dar mayor volumen, este procedimiento —conocido como «tiroplastia», «laringoplastia de medialización» o «cirugía de la estructura laríngea»— supone el uso de un implante en la laringe para reposicionar la cuerda vocal. Rara vez, las personas que se someten a esta cirugía necesitan una segunda intervención quirúrgica para reposicionar el implante.
  • Reposicionamiento de las cuerdas vocales. En este procedimiento, un cirujano abre y desplaza una pequeña ventana de tejido propio desde el exterior de la laringe hacia el interior, lo que empuja la cuerda vocal paralizada hacia el centro de la laringe. Esto permite que la cuerda vocal sana vibre mejor contra la paralizada.
  • Sustitución del nervio dañado (reinervación). En esta cirugía, se mueve un nervio sano de una región diferente del cuello para reemplazar la cuerda vocal dañada. La mejora de la voz puede tardar de seis a nueve meses. Algunos médicos combinan esta cirugía con una inyección para dar mayor volumen.
  • Traqueotomía. Si las dos cuerdas vocales están paralizadas y muy juntas, el flujo de aire disminuirá. En ese caso, tendrás mucha dificultad para respirar, por lo que deberás someterte a un procedimiento quirúrgico denominado «traqueotomía».

    En una traqueotomía, se hace una incisión en la parte frontal del cuello y se crea una abertura directamente en la tráquea. Se introduce un tubo respiratorio que permite que pase aire por las cuerdas vocales paralizadas.

Tratamientos emergentes

Conectar las cuerdas vocales a una fuente alternativa de estimulación eléctrica —quizás un nervio de otra parte del cuerpo o un dispositivo similar a un marcapasos cardíaco— puede restaurar la apertura y el cierre de las cuerdas vocales. Los investigadores continúan estudiando esta y otras opciones.

May 20, 2015