Descripción general

La anemia por deficiencia de vitaminas es una falta de glóbulos rojos sanos que se produce cuando tienes cantidades inferiores a lo normal de determinadas vitaminas. Las vitaminas vinculadas con la anemia por deficiencia de vitaminas son el folato, la vitamina B-12 y la vitamina C.

La anemia por deficiencia de vitaminas puede producirse si no comes suficientes alimentos con folato, vitamina B-12 o vitamina C o si tu organismo tiene problemas para absorber o para procesar esas vitaminas.

No todas las anemias son a causa de una deficiencia de vitaminas. Otras causas son la deficiencia de hierro y ciertas enfermedades de la sangre. Por esa razón, es importante que tu médico te diagnostique la anemia y que la trate. Por lo general, la anemia por deficiencia de vitaminas se puede corregir con suplementos vitamínicos y con cambios en la dieta.

Síntomas

Los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de vitaminas son los siguientes:

  • Fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Piel pálida o amarillenta
  • Latidos del corazón irregulares
  • Pérdida de peso
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos y en los pies
  • Debilidad muscular
  • Cambios en la personalidad
  • Movimientos inestables
  • Confusión mental o falta de memoria

Por lo general, las deficiencias de vitaminas se desarrollan lentamente a lo largo de varios meses y años. Al principio, los síntomas de las deficiencias de vitaminas pueden ser sutiles, pero aumentan a medida que la deficiencia empeora.

Causas

La anemia por deficiencia de vitaminas se produce cuando el organismo no tiene suficiente cantidad de las vitaminas necesarias para producir un número adecuado de glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos transportan el oxígeno desde los pulmones hacia todo el cuerpo. Si tu dieta carece de ciertas vitaminas, puedes desarrollar anemia por deficiencia de vitaminas. O bien, esta puede producirse porque el organismo no puede absorber adecuadamente los nutrientes de los alimentos que comes.

Las causas de las anemias por deficiencia de vitaminas, también denominadas «anemias megaloblásticas», son las siguientes:

  • Anemia por deficiencia de folato.El folato, también denominado «vitamina B-9», es un nutriente que se encuentra principalmente en las frutas y en los vegetales de hoja verde. Una dieta que constantemente carece de estos alimentos puede provocar una deficiencia.

    La incapacidad para absorber el folato de los alimentos también puede ocasionar una deficiencia. La mayoría de los nutrientes que provienen de los alimentos se absorben en el intestino delgado. Las personas que padecen enfermedades del intestino delgado, como la celiaquía, a quienes se les ha extirpado quirúrgicamente una gran parte del intestino delgado o se les hizo un bybass pueden tener dificultad para absorber el folato o su forma sintética, el ácido fólico. El alcohol reduce la absorción de folato, por lo tanto beber alcohol en exceso puede causar una deficiencia. Determinados medicamentos de venta con receta, como los medicamentos anticonvulsivos, pueden obstaculizar la absorción de este nutriente.

    Las mujeres embarazadas y en período de lactancia tienen una mayor demanda de fosfato, al igual que las personas que están en tratamiento de hemodiálisis por una enfermedad renal. Si no se cubre esa mayor demanda, puede producirse una deficiencia.

  • Anemia por deficiencia de vitamina B-12. La deficiencia de vitamina B-12 puede darse como resultado de una dieta deficiente en vitamina B-12, la cual se encuentra principalmente en la carne, en los huevos y en la leche. La anemia por deficiencia de vitamina B-12 también puede producirse si el intestino delgado no puede absorber esa vitamina. Esto puede deberse a una cirugía en el estómago o en el intestino delgado (como en el caso de la cirugía de bypass gástrico), una proliferación anormal de bacterias en el intestino delgado o una enfermedad intestinal, como la enfermedad de Crohn o la celiaquía, que obstaculiza la absorción de la vitamina. La deficiencia de vitamina B-12 también puede ser a causa de una tenia ingerida al comer pescado contaminado porque esta drena los nutrientes del cuerpo. Sin embargo, casi siempre, la deficiencia de vitamina B-12 se debe a una falta de una sustancia llamada "factor intrínseco".

    El factor intrínseco es una proteína secretada por el estómago que se une a la vitamina B-12 en el estómago y la acompaña hasta el intestino delgado para ser absorbida por el torrente sanguíneo. Sin el factor intrínseco, la vitamina B-12 no se puede absorber, por lo que abandona el cuerpo como desecho. La falta de factor intrínseco puede deberse a una reacción autoinmunitaria en la que el sistema inmunitario ataca por error a las células del estómago que lo producen. La anemia por deficiencia de vitamina B-12 causada por una falta de factor intrínseco se denomina "anemia perniciosa".

  • Anemia por deficiencia de vitamina C. La deficiencia de vitamina C se puede desarrollar si no obtienes suficiente vitamina C de los alimentos que comes. La deficiencia de vitamina C también es posible si algún factor afecta tu capacidad de absorber esa vitamina de los alimentos. Por ejemplo, fumar afecta la capacidad que tiene el cuerpo de absorber vitamina C.

Factores de riesgo

Muchos factores pueden afectar las reservas de vitaminas en el cuerpo.

Por lo general, el riesgo de deficiencia de vitaminas aumenta si sucede lo siguiente:

  • Tu dieta contiene poca o ninguna fuente de alimentos de vitaminas naturales, como carne, lácteos, frutas y vegetales. Las personas vegetarianas que no consumen productos lácteos y las personas veganas que no consumen alimentos que provienen de animales pueden incluirse en esta categoría. Cocinar siempre en exceso los alimentos también puede ocasionar deficiencia de vitaminas.
  • Estás embarazada, pero no tomas un suplemento multivitamínico. Los suplementos de ácido fólico son especialmente importantes durante el embarazo.
  • Tienes problemas intestinales u otras enfermedades que obstaculizan la absorción de vitaminas. La proliferación anormal de bacterias en el estómago o la cirugía de intestino o de estómago puede obstaculizar la absorción de la vitamina B-12.
  • Abusas del alcohol. El alcohol obstaculiza la absorción de folato y de vitamina C, así como de otras vitaminas.
  • Tomas determinados medicamentos de venta con receta que pueden bloquear la absorción de vitaminas. Los medicamentos anticonvulsivos pueden bloquear la absorción de folato. Los antiácidos y algunos medicamentos usados para tratar la diabetes de tipo 2 pueden obstaculizar la absorción de vitamina B-12.

Algunos factores de riesgo son propios de las deficiencias específicas de vitaminas.

Los factores de riesgo de la anemia por deficiencia de folato son los siguientes:

  • Someterse a hemodiálisis para la insuficiencia renal. Consulta a tu médico si necesitas ácido fólico suplementario para prevenir una deficiencia.
  • Tratamiento oncológico. Algunos medicamentos usados para tratar el cáncer pueden interferir con el metabolismo del folato.

Los factores de riesgo de la anemia por deficiencia de vitamina B-12 son los siguientes:

  • Falta de factor intrínseco. La mayoría de las personas con anemia por deficiencia de vitamina B-12 carecen de factores intrínsecos: proteína secretada por el estómago que es necesaria para la absorción de vitamina B-12. La falta de factor intrínseco puede deberse a una reacción autoinmunitaria o puede ser hereditaria.
  • Un trastorno autoinmunitario. Es posible que las personas con trastornos autoinmunitarios relacionados con el sistema endócrino, como la diabetes o la enfermedad tiroidea, tengan un mayor riesgo de desarrollar un tipo específico de anemia por deficiencia de vitamina B-12 llamada "anemia perniciosa".

Los factores de riesgo de la anemia por deficiencia de vitamina C son los siguientes:

  • Tabaquismo. El tabaquismo puede provocar una deficiencia de vitamina C porque disminuye la absorción de esa vitamina.
  • Enfermedad crónica. Determinadas enfermedades crónicas, como el cáncer o la enfermedad renal crónica, aumentan el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de vitamina C al afectar la absorción de esa vitamina.

Complicaciones

La deficiencia de vitaminas aumenta el riesgo de que tengas muchos problemas de salud, como los siguientes:

  • Complicaciones en el embarazo. Las mujeres embarazadas que tienen insuficiencia de folato son más propensas a experimentar complicaciones, como un nacimiento prematuro. Un feto en desarrollo que no obtiene la cantidad suficiente de folato de la madre puede tener defectos congénitos en el cerebro y en la médula espinal. Si estás pensando en quedar embarazada, pregúntale a tu médico si deberías considerar tomar suplementos de ácido fólico, de manera que tus reservas de folato sean suficientes para fortalecer a tu bebé.
  • Trastornos del sistema nervioso. Si bien la vitamina B-12 es importante para la producción de glóbulos rojos, también lo es para tener un sistema nervioso saludable. La deficiencia de vitamina B-12 sin tratar puede provocar problemas neurológicos, como hormigueo persistente en las manos y en los pies o problemas de equilibrio. Puede provocar confusión mental y falta de memoria, dado que la vitamina B-12 es necesaria para que el cerebro funcione bien. Si no recibes el tratamiento para la deficiencia de vitamina B-12, las complicaciones neurológicas pueden tornarse permanentes. La deficiencia de vitamina B-12 puede ocasionar estos y otros problemas de salud antes de provocar anemia.
  • Escorbuto. La deficiencia de vitamina C puede provocar escorbuto. Los signos y síntomas de esta enfermedad poco frecuente son el sangrado debajo de la piel y alrededor de las encías.

Prevención

Elige una dieta saludable

Puedes prevenir algunas formas de anemias por deficiencia de vitaminas eligiendo una dieta saludable que incluya una variedad de alimentos.

Los alimentos ricos en folato son los siguientes:

  • Vegetales de hoja verde oscuro
  • Frutos secos
  • Productos de grano enriquecido, como el pan, los cereales, la pasta y el arroz
  • Frutas y jugos de fruta

Los alimentos ricos en vitamina B-12 son los siguientes:

  • Huevos
  • Alimentos fortificados, como los cereales para el desayuno
  • Leche, queso y yogur
  • Carnes rojas y blancas, así como mariscos

Los alimentos ricos en vitamina C son los siguientes:

  • Brócoli
  • Frutas y jugos cítricos
  • Fresas
  • Pimientos dulces
  • Tomates

La mayoría de los adultos necesitan estas cantidades diarias de las siguientes vitaminas en sus dietas:

  • Vitamina B-12: 2,4 mcg (microgramos)
  • Folato o ácido fólico: 400 mcg
  • Vitamina C: de 75 a 90 miligramos

Las mujeres embrazadas y en periodo de lactancia pueden necesitar más cantidades de cada vitamina.

Considera tomar un suplemento multivitamínico

Si te preocupa si obtienes o no la cantidad suficiente de vitaminas de los alimentos que comes, pregúntale a tu médico si tomar un suplemento multivitamínico sería adecuado para ti. La mayoría de las personas obtienen suficientes vitaminas de los alimentos que comen. Sin embargo, si tu dieta es restringida, es posible que necesites tomar un suplemento multivitamínico.

No fumes

Fumar interfiere con la absorción de nutrientes, como la vitamina C, por lo que puede elevar el riesgo de tener una deficiencia de vitaminas. Si fumas, deja de hacerlo. Si no fumas, no comiences a hacerlo. Si intentaste dejar de fumar por tu cuenta y no tuviste éxito, habla con tu médico sobre estrategias que te ayuden a dejarlo.

Bebe alcohol con moderación o no bebas.

El alcohol puede contribuir a causar la anemia por deficiencia de vitaminas. Si eliges tomar alcohol, hazlo con moderación. En adultos saludables, por lo general, se considera que beber con moderación es lo siguiente:

  • Dos copas por día para hombres menores de 65 años
  • Una copa por día para hombres mayores de 65 años
  • Una copa por día para mujeres de cualquier edad

Una copa tiene 12 onzas (355 mililitros) de cerveza, 5 onzas (148 mililitros) de vino o 1,5 onzas (44 mililitros) de licores destilados con un 40 por ciento de graduación alcohólica.