Descripción general

La fibrilación ventricular es un problema del ritmo cardíaco que ocurre cuando el corazón late con impulsos eléctricos rápidos y erráticos. Esto hace que las cavidades de bombeo del corazón (los ventrículos) se agiten con pulsaciones ineficaces, en lugar de bombear sangre. A veces desencadenada por un ataque cardíaco, la fibrilación ventricular hace que la presión arterial caiga rápidamente, lo que interrumpe el suministro de sangre a los órganos vitales.

La fibrilación ventricular, una emergencia que requiere atención médica inmediata, hace que la persona se desplome en segundos. Es la causa más frecuente de muerte súbita por ataque cardíaco. El tratamiento de emergencia comprende la reanimación cardiopulmonar y choques al corazón con un dispositivo llamado «desfibrilador externo automático».

Para quienes corren riesgo de sufrir fibrilación ventricular, los tratamientos para prevenir la muerte súbita por ataque cardíaco comprenden medicamentos y dispositivos implantables que pueden restaurar el ritmo cardíaco normal.

Síntomas

La pérdida del conocimiento es el signo más frecuente de fibrilación ventricular.

Signos y síntomas iniciales

Un trastorno en el que las cavidades inferiores del corazón laten demasiado rápido (taquicardia ventricular) puede ocasionar fibrilación ventricular. Los signos y síntomas de taquicardia ventricular comprenden los siguientes:

  • Dolor en el pecho
  • Latidos del corazón rápidos (taquicardia)
  • Mareos
  • Náuseas
  • Falta de aire
  • Pérdida del conocimiento

Cuándo consultar al médico

Si tú u otra persona tienen los signos y síntomas mencionados, busca ayuda médica de urgencia inmediatamente. Toma estas medidas:

  • Llama al 911 o al número local de emergencias.
  • Si la persona está inconsciente, verifica si tiene pulso.
  • Si no tiene pulso, comienza a hacer reanimación cardiopulmonar para ayudar a mantener el flujo sanguíneo a los órganos hasta que se pueda aplicar un choque eléctrico (desfibrilación). Presiona rápido y con fuerza el pecho de la persona, a un ritmo de alrededor de 100 compresiones por minuto. No es necesario controlar las vías respiratorias de la persona ni darle respiración boca a boca a menos que estés entrenado en reanimación cardiopulmonar.

Los desfibriladores externos automáticos portátiles, que emiten un choque eléctrico que puede restablecer los latidos del corazón, se encuentran en cada vez más lugares, como en aviones, coches de la policía y centros comerciales. También pueden comprarse para tener en casa.

Los desfibriladores portátiles vienen con instrucciones para su uso. Están programados para enviar un choque solo cuando es necesario.

Causas

Para entender la fibrilación ventricular, piensa en el latido normal del corazón.

¿Qué es un latido normal del corazón?

Cuando el corazón late, los impulsos eléctricos que hacen que se contraiga siguen un camino particular a través del corazón. La interrupción de estos impulsos puede causar un latido irregular (arritmia).

El corazón se divide en cuatro cavidades. Las cavidades en cada mitad del corazón forman dos bombas adyacentes con una cavidad superior (aurícula) y una inferior (ventrículo).

Durante el latido, las aurículas, más pequeñas y menos musculosas, se contraen y llenan los ventrículos relajados de sangre. Esta contracción comienza después de que el nódulo sinusal (un pequeño grupo de células en la aurícula derecha) envía un impulso eléctrico que hace que las aurículas derecha e izquierda se contraigan.

El impulso entonces se dirige al centro del corazón, al nódulo auriculoventricular, que se encuentra en el camino entre las aurículas y los ventrículos. Luego, el impulso sale del nódulo auriculoventricular y viaja a través de los ventrículos, lo que hace que estos se contraigan y bombeen sangre a todo el cuerpo.

¿Qué provoca la fibrilación ventricular?

No siempre se conoce la causa de la fibrilación ventricular. La causa más frecuente es un problema en los impulsos eléctricos que viajan a través del corazón después de un primer ataque cardíaco o problemas causados por una cicatriz en el tejido muscular del corazón por un ataque cardíaco anterior.

Algunos casos de fibrilación ventricular comienzan con un latido rápido del corazón llamado «taquicardia ventricular». Este latido rápido pero uniforme del corazón se origina por impulsos eléctricos anormales que comienzan en los ventrículos.

La mayoría de los casos de taquicardia ventricular ocurren en personas con un problema relacionado con el corazón, como cicatrices o lesiones por un ataque cardíaco. A veces la taquicardia ventricular puede durar menos de 30 segundos (no sostenida) y puede no provocar síntomas. Pero la taquicardia ventricular puede ser un signo de problemas de corazón más graves.

Si la taquicardia ventricular dura más de 30 segundos, suele provocar palpitaciones, mareos o desmayo. La taquicardia ventricular no tratada usualmente lleva a la fibrilación ventricular.

La mayoría de los casos de fibrilación ventricular están relacionados con algún tipo de enfermedad cardíaca.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer fibrilación ventricular comprenden:

  • Un episodio previo de fibrilación ventricular
  • Un ataque cardíaco anterior
  • Un defecto cardíaco de nacimiento (enfermedad cardíaca congénita)
  • Enfermedad del músculo cardíaco (miocardiopatía)
  • Lesiones que provocan daño al músculo cardíaco, como la electrocución
  • Consumo de drogas ilegales, como cocaína o metanfetamina
  • Anomalías considerables en los electrolitos, como el potasio o el magnesio

Complicaciones

La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita por ataque cardíaco. Los latidos del corazón rápidos y erráticos que provoca la afección ocasionan que el corazón deje abruptamente de bombear sangre al cuerpo. Cuanto más tiempo pasa el cuerpo sin irrigación sanguínea, mayor es el riesgo de lesiones en el cerebro y otros órganos. Puede producirse la muerte en cuestión de minutos.

La afección debe tratarse de inmediato con desfibrilación, que envía un choque eléctrico al corazón y restablece el ritmo cardíaco normal. La tasa de complicaciones a largo plazo y de muerte está directamente relacionada con la rapidez con la cual se recibe la desfibrilación.

Prevención

Si tienes un familiar de primer grado (uno de tus padres, hermanos o hijos) con una enfermedad cardíaca hereditaria (enfermedad cardíaca congénita), consulta con tu médico sobre los análisis para la detección genética. La identificación precoz de un problema de corazón hereditario puede guiar el cuidado preventivo y disminuir el riesgo de complicaciones.