La demencia vascular es un término general que describe los problemas con el razonamiento, la planificación, el discernimiento, la memoria y otros procesos de razonamiento provocados por el daño cerebral a causa de un flujo sanguíneo insuficiente al cerebro.

Puedes tener demencia vascular después de que un accidente cerebrovascular bloquee una arteria del cerebro; sin embargo, dichos accidentes no siempre causan demencia vascular. El hecho de que un accidente cerebrovascular afecte tu pensamiento y tu razonamiento depende de la gravedad y de la ubicación de ese accidente. La demencia vascular también puede ser consecuencia de otros trastornos que dañen los vasos sanguíneos y que reduzcan la circulación, lo que impide que el cerebro tenga el oxígeno y los nutrientes vitales.

Los factores que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares —como la presión arterial alta, el colesterol alto y el tabaquismo— también elevan el riesgo de padecer demencia vascular. Controlar estos factores puede ayudarte a reducir las probabilidades de padecer demencia vascular.

May 02, 2014