Reduce el riesgo de fibromas uterinos y controla los síntomas

Los alimentos que consumes y un estilo de vida saludable pueden reducir el riesgo de padecer fibromas uterinos y ayudar a controlar los síntomas.

Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos muy comunes que se desarrollan en el músculo del útero. Los síntomas que provocan (sangrado vaginal abundante, hinchazón abdominal, dolor o presión pélvica) pueden afectar la calidad de vida de la mujer.A veces, la única forma de tratar los fibromas es con medicamentos o con una cirugía. Sin embargo, algunas opciones de estilo de vida saludable pueden disminuir el riesgo de desarrollar fibromas y ayudar a controlar los síntomas.

Come frutas y verduras frescas

Comer saludable es siempre una buena idea. Las frutas y las verduras están llenas de fitoquímicos y nutrientes que ayudan al cuerpo a funcionar mejor y a mantenerte sano.Hay pruebas que demuestran que las mujeres que siguen una dieta baja en frutas y verduras tienen un mayor riesgo de desarrollar fibromas. Una dieta rica en bayas, cítricos, tomates y verduras crucíferas, como el brócoli y el repollo, puede reducir el riesgo de desarrollar fibromas.También hay pruebas que demuestran que las mujeres con déficit de vitamina D tienen más posibilidades de desarrollar fibromas uterinos. Habla con tu proveedor principal de atención médica para que te haga un análisis de sangre que determine tu nivel de vitamina D.

Come alimentos con alto contenido de hierro. Pero reduce las carnes rojas.

Los fibromas uterinos pueden provocar un sangrado menstrual abundante y esto puede reducir tus reservas de hierro. Las mujeres de 19 a 50 años necesitan aproximadamente 18 miligramos de hierro al día. Intenta conseguir tu ingesta de hierro comiendo alimentos ricos en hierro tales como:Carne magra, mariscos y carne de avesCereales para el desayuno y panes fortificados con hierroAlubias blancas, lentejas, espinaca, hortalizas de hoja verde, alubias rojas y guisantesFrutos secos y algunas frutas desecadas, como las pasasTen en cuenta que el consumo de grandes cantidades de carne roja (vacuna) y de jamón está relacionado con un mayor riesgo de padecer fibromas. Considera la posibilidad de reducir tu consumo de carne roja y opta por el pollo, el pavo y el pescado.

Reducir o evitar el alcohol

El consumo de cualquier tipo de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar fibromas uterinos. En un estudio, los investigadores descubrieron que las mujeres que beben una cerveza al día o más aumentan el riesgo de desarrollar fibromas uterinos en más de un 50 %.

Mantente hidratado

Una menorragia hace que el cuerpo pierda mucha agua. Esto puede hacer que te deshidrates, lo que puede causar dolor de cabeza, te puede hacer sentir cansado y otros síntomas desagradables. Mantenerse hidratada durante la menstruación (y fuera de ella) puede ayudar a reforzar los niveles de energía y mantener el buen funcionamiento del organismo.

La mejor manera de comprobar si estás hidratada es observar el color de tu orina. Una orina de color claro o pálido significa que estás hidratado. Si la orina es de un color más oscuro, es una señal de que necesitas aumentar la ingesta de líquidos.

Haz actividad física

Hacer actividad física beneficia al cuerpo y a la mente de muchas maneras. Las mujeres que hacen ejercicio de forma regular tienden a tener menos síntomas del síndrome premenstrual o síntomas menos graves, y una menor incidencia de fibromas uterinos. Además, la actividad física puede ayudar a reducir el dolor y a controlar los niveles de estrés.En general, es seguro hacer ejercicio con fibromas. Pero a veces pueden interferir con tu capacidad para hacer ejercicio, dependiendo de dónde estén localizados. Caminar, hacer trote ligero, andar en bicicleta, nadar y otras actividades cardiovasculares pueden ayudarte a mantener o alcanzar un peso saludable. El yoga o el pilates pueden ayudar a fortalecer y estirar el cuerpo.

Mantén un peso saludable

Las investigaciones demuestran que las mujeres con sobrepeso tienen un mayor riesgo de desarrollar fibromas uterinos. Algunos estudios indican que las mujeres obesas tienen entre dos y tres veces más riesgo de desarrollar fibromas.

Duerme lo suficiente

La fatiga es un efecto secundario común del sangrado menstrual intenso. El dolor y el cambio frecuente de toallitas o tampones menstruales pueden dificultar la conciliación o el mantenimiento del sueño. Hazle un favor a tu cuerpo y descansa o duerme si te sientes agotado. Si tienes problemas para dormir, te sientes mareado o estás constantemente cansado, habla con tu médico acerca de las posibles soluciones.

May 27, 2021 See more In-depth