Tengo fibromas uterinos y períodos menstruales abundantes. Algún día quiero formar una familia. ¿Puedo quedar embarazada y tener un embarazo normal?

Si bien los fibromas uterinos pueden aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo, la mayoría de las mujeres que tienen fibromas tienen embarazos sanos. La manera en que los fibromas afectan la fertilidad y el embarazo dependen en gran parte de su ubicación.

Tres tipos principales de fibromas

Los fibromas uterinos son muy comunes. Se estima que el 80 por ciento de las mujeres afroamericanas y el 70 por ciento de las mujeres blancas tendrán fibromas uterinos antes de cumplir 50 años.

De ellas, aproximadamente el 25 por ciento de todas las mujeres con fibromas tienen síntomas que requieren tratamiento. Los fibromas pueden ser tan pequeños como una arveja o guisante o tan grandes como un pomelo o toronja, y las mujeres pueden tener varios fibromas de distinto tamaño.

Los fibromas uterinos normalmente se clasifican en tres categorías, según dónde se encuentren.

  • Los fibromas subserosos crecen por fuera del útero.
  • Los fibromas intramurales crecen dentro la pared del útero.
  • Los fibromas submucosos crecen dentro de la cavidad uterina.

¿De qué manera los fibromas afectan la fertilidad?

La mayoría de los fibromas no causan infertilidad. Según la American Society for Reproductive Medicine (Asociación Estadounidense de Medicina Reproductiva), aproximadamente entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres infértiles tienen fibromas.

Los tipos de fibromas más propensos a afectar la fertilidad se encuentran dentro de la cavidad del útero (submucosos) o los que son muy grandes y crecen dentro de la pared del útero (intramurales).

Los fibromas uterinos pueden reducir la fertilidad de varias formas distintas. Por ejemplo:

  • Pueden bloquear las trompas de Falopio.
  • Pueden provocar cambios en la forma del cuello del útero, lo cual puede reducir la cantidad de esperma que ingresa al útero.
  • Pueden provocar cambios en la forma del útero e interferir con el movimiento del esperma o del embrión.
  • Pueden afectar el tamaño del recubrimiento de la cavidad uterina.
  • Pueden afectar el flujo sanguíneo a la cavidad uterina y reducir la capacidad del embrión de adherirse (implantarse) a la pared uterina o de desarrollarse.

En general, los fibromas que provocan cambios en la forma del útero tienen un mayor impacto en la fertilidad y el embarazo.

Si tienes fibromas y estás teniendo dificultades para concebir, tanto tú como tu pareja deben hacerse una evaluación exhaustiva antes de tratarte los fibromas. Un especialista en fertilidad puede ayudar a evaluar si los fibromas, u otra cosa, están afectando tu capacidad de quedarte embarazada.

¿De qué manera los fibromas afectan el embarazo?

La mayoría de los fibromas uterinos no crecen mientras estás embarazada. Si un fibroma crece, será normalmente en las primeras 12 semanas del embarazo. Además, la mayoría de los fibromas no causan síntomas durante el embarazo. Si lo hacen, los signos y síntomas suelen ser dolor, presión en la pelvis y sangrado vaginal.

Si bien las mujeres que tienen fibromas son más propensas a tener complicaciones durante el embarazo, esto no significa que tendrás problemas. Estas son algunas de las complicaciones más comunes que se observan en mujeres embarazadas que tienen fibromas:

  • Parto por cesárea. El riesgo de necesitar una cesárea es mayor para las mujeres con fibromas.
  • Bebé en posición pelviana. Los fibromas pueden hacer que el bebé se ponga en posición pelviana en el útero; eso es cuando el bebé está orientado hacia el canal de parto con la pelvis o los pies en vez de la cabeza.
  • El trabajo de parto no avanza. Los fibromas pueden hacer que el proceso del trabajo de parto se haga más lento y se retrase el parto.
  • Desprendimiento de la placenta. Algunos fibromas pueden hacer que la placenta se despegue de la pared del útero antes del parto. Cuando esto ocurre, el feto no recibe suficiente oxígeno.
  • Nacimiento prematuro. Algunas mujeres con fibromas dan a luz demasiado temprano.

Si bien las mujeres con fibromas tienen abortos espontáneos, las investigaciones recientes indican que los fibromas uterinos por sí solos no suelen ser la causa del aborto espontáneo.

Habla con tu ginecobstetra si tienes fibromas y quedas embarazada. Muchos ginecobstetras tienen experiencia con los fibromas y el embarazo. La mayoría de las mujeres que tienen fibromas y quedan embarazadas no necesitan consultar a un especialista en embarazos de alto riesgo.

With

Kristina Butler, M.D., M.S.

July 29, 2021