Descripción general

El sarcoma pleomórfico indiferenciado, denominado anteriormente «histiocitoma fibroso maligno», es un tipo de cáncer de tejidos blandos. En el sarcoma pleomórfico indiferenciado, el término «indiferenciado» se refiere a que las células no se parecen a los tejidos corporales en los que aparecen. Este tipo de cáncer se denomina «pleomórfico» porque las células adquieren múltiples formas y tamaños al crecer.

A pesar de que los sarcomas no son tumores frecuentes, constituyen una de las neoplasias de tejidos blandos más frecuentes en los adultos. Los sarcomas de tejidos blandos pueden presentarse en los vasos sanguíneos y en tejidos profundos de la piel, tejidos grasos, musculares, fibrosos o nerviosos.

En particular, el sarcoma pleomórfico indiferenciado suele aparecer en los brazos o las piernas, y con menor frecuencia en la zona detrás de la cavidad abdominal (retroperitoneo). Este tipo de cáncer suele crecer bastante en un periodo de semanas o meses y, a veces, crece muy rápidamente. En la mayoría de los casos, solo un sarcoma pleomórfico indiferenciado que crece con rapidez produce dolor perceptible. Aunque suele formarse localmente, este cáncer puede extenderse a otras partes del cuerpo, generalmente, a los pulmones.

El sarcoma pleomórfico indiferenciado es lo que se denomina un «diagnóstico por exclusión», lo que significa que se determina una vez que se descartan otros diagnósticos. Representa menos del 5 por ciento de los sarcomas en adultos.

Síntomas

  • El signo más frecuente de sarcoma pleomórfico indiferenciado es la presencia de una masa que se agranda y suele ser indolora; esta puede adquirir un tamaño bastante grande, sobre todo si se presenta en el muslo o en el retroperitoneo.
  • Los sarcomas del retroperitoneo también pueden provocar dolor, falta de apetito, estreñimiento o sangrado en el intestino o en el estómago. La masa puede crecer lo suficiente como para poder palparla en el abdomen.
  • En los casos de crecimiento extremadamente rápido, también puedes sentir dolor o una sensación de compresión alrededor del tumor, o podrías presentar un hormigueo sin causa aparente, sensación de ardor o de pinchazos en la piel, o acumulación de líquido en un pie u otra extremidad afectada.
  • Con menor frecuencia, puedes presentar signos y síntomas sistémicos, como fiebre o adelgazamiento.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que parezca inusual o que te preocupe:

  • Un bulto nuevo o el crecimiento de un bulto en el cuerpo
  • Dolor abdominal que empeora
  • Vómitos
  • Heces con sangre
  • Heces alquitranosas de color negro (cuando ocurre un sangrado en el estómago o en el intestino, la sangre puede tomar un color negro al ser digerida y hacer que las heces se vean muy negras y pegajosas)

En la mayoría de los casos, estos signos y síntomas no se deben al sarcoma, sino a un problema diferente, pero, de todos modos, consulta con el médico.

Causas

Aunque se desconoce mucho acerca de las causas del sarcoma pleomórfico indiferenciado, un porcentaje pequeño (menos del 2 o 3 por ciento) se presenta en el sitio donde se administró radioterapia previamente. En muy raras ocasiones, el sarcoma también puede presentarse en úlceras crónicas o cicatrices en los tejidos, o alrededor de ellas. En la mayoría de los sarcomas pleomórficos indiferenciados, no se suele poder identificar una causa específica.

Factores de riesgo

La mayoría de los sarcomas pleomórficos indiferenciados se presentan en personas que no tienen factores de riesgo conocidos. Sin embargo, algunos factores pueden aumentar la probabilidad de que aparezcan, como la radiación, daños en el sistema linfático y la exposición a ciertos químicos.

Nuevamente, la mayoría de las personas que presentan sarcoma pleomórfico indiferenciado no tienen factores de riesgo conocidos, y muchas de las que tienen factores de riesgo nunca padecen este tipo de cáncer.