La tularemia no tratada puede ser mortal. Otras posibles complicaciones son:

  • Inflamación de los pulmones (neumonía). La neumonía puede provocar insuficiencia respiratoria, un trastorno en donde los pulmones no toman el oxígeno suficiente, no liberan el dióxido de carbono suficiente o ambos.
  • Infección alrededor del cerebro y la médula espinal (meningitis). La meningitis es una infección grave de los líquidos y las membranas (meninges) alrededor del cerebro y la médula espinal, que a veces pone en riesgo la vida.
  • Irritación alrededor del corazón (pericarditis). Es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada que rodea el corazón. La pericarditis leve puede mejorar sin tratamiento, pero los casos más graves pueden necesitar un tratamiento con antibióticos.
  • Infección ósea (osteomielitis). La bacteria de la tularemia a veces se propaga hacia los huesos.
July 08, 2015