Descripción general

Un absceso dental es la acumulación de pus causada por una infección bacteriana. El absceso puede ocurrir en diferentes zonas del diente por distintos motivos. Un absceso periapical ocurre en la punta de la raíz, mientras que un absceso periodontal ocurre en las encías junto a la raíz del diente. La información que aquí se incluye se refiere específicamente a los abscesos periapicales.

Un absceso dental periapical generalmente ocurre como consecuencia de una caries dental sin tratar, una lesión o arreglos dentales anteriores.

Los dentistas tratarán el absceso dental mediante el drenaje del mismo y la eliminación de la infección. Es posible que puedan salvar tu diente con endodoncia, pero en algunos casos es necesario extraer el diente. Dejar un absceso dental sin tratar puede provocar complicaciones graves, e incluso poner en riesgo la vida.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de un absceso dental se incluyen:

  • Dolor persistente y palpitante que puede extenderse a la mandíbula, al cuello o al oído
  • Sensibilidad al calor y el frío
  • Sensibilidad a la presión de masticar o morder
  • Fiebre
  • Hinchazón en el rostro o la mejilla
  • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos debajo de la mandíbula o en el cuello
  • Brote repentino de olor y sabor desagradables, líquido salado en la boca y alivio del dolor si el absceso se rasga

Cuándo consultar al médico

Si tienes algún signo o síntoma de un absceso dental, consulta al dentista cuanto antes.

Si tienes fiebre e hinchazón en el rostro y no puedes localizar al dentista, acude a una sala de urgencias. También acude a la sala de urgencias si tienes dificultad para respirar o tragar. Estos síntomas pueden indicar que la infección se ha extendido a la mandíbula y el tejido que la rodea, incluso a otras partes del cuerpo.

Causas

Un absceso dental periapical ocurre cuando las bacterias invaden la pulpa dental, la parte más profunda del diente que contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conjuntivo.

Las bacterias ingresan a través de una caries o por una grieta o rajadura en el diente y se extienden hasta llegar a la raíz. La infección bacteriana puede provocar hinchazón e inflamación en la punta de la raíz.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de sufrir un absceso dental:

  • Higiene bucal escasa. La falta de cuidado adecuado de los dientes y las encías, como no cepillarse los dientes dos veces al día y no usar hilo dental, puede aumentar el riesgo de carie dental, enfermedad de las encías, absceso dental, y otras complicaciones dentales y bucales.
  • Una dieta rica en azúcar. Comer y beber con frecuencia alimentos ricos en azúcar, como dulces y refrescos, puede provocar caries dentales y convertirse en un absceso dental.

Complicaciones

Un absceso dental no se va sin tratamiento. Si el absceso revienta, el dolor puede disminuir considerablemente, pero aun así necesitas tratamiento dental. Si no se drena el líquido del absceso, la infección puede extenderse a la mandíbula y a otras áreas de la cabeza y el cuello. Incluso podrías tener sepsis, una infección potencialmente mortal que se extiende por todo el cuerpo.

Si tienes el sistema inmunitario debilitado y no te haces tratar un absceso dental, el riesgo de una infección generalizada aumenta todavía más.

Prevención

Evitar las caries dentales es esencial para prevenir un absceso dental. Cuídate mucho los dientes para evitar las caries dentales:

  • Usa agua potable fluorada.
  • Cepíllate los dientes al menos dos veces por día con un dentífrico con flúor.
  • Usa hilo dental o un limpiador interdental para poder limpiarte entre los dientes a diario.
  • Reemplaza el cepillo dental cada tres o cuatro meses, o siempre que las cerdas estén desgastadas.
  • Come alimentos saludables, y limita el consumo de dulces y tentempiés entre las comidas.
  • Visita a tu dentista para realizarte controles regulares y limpiezas profesionales.
  • Considera el uso de un antiséptico o un enjuague bucal con flúor para agregar una capa adicional de protección contra las caries dentales.