Discinesia tardía: Cómo se diagnostica

No existen exámenes específicos para diagnosticar la discinesia tardía, un trastorno del sistema nervioso que puede ser causado por el uso continuo de medicamentos antipsicóticos (neurolépticos) o el medicamento contra las náuseas, metoclopramida.

En cambio, el diagnóstico de discinesia tardía se basa en descartar otras afecciones que tienen signos y síntomas similares (movimientos repetidos y descontrolados), lo que se conoce como diagnóstico diferencial.

Cuando se diagnostica la discinesia tardía, el médico también considerará el momento en que se presentan los síntomas en relación con el momento y el tiempo en que se utilizó un fármaco que podría causar la afección.

El tiempo lo es todo

Para que un médico pueda diagnosticarte discinesia tardía, debes haber estado tomando un medicamento que podría causar la afección de manera continua durante al menos un mes antes de que comenzaran tus síntomas.

Por lo general, los síntomas de la discinesia tardía comienzan uno o dos meses después de que dejas de tomar un medicamento que podría causarla. Si tus síntomas comienzan más de seis meses después de haber dejado de tomar ese medicamento, es posible que algo diferente a la discinesia tardía esté causando tus síntomas.

Descartar otras enfermedades

Es probable que el médico comience con un examen y un historial médico completo, incluida un análisis detallado de los medicamentos que has tomado y estás tomando. Si has estado tomando metoclopramida o si tus síntomas comienzan uno o dos meses después de un cambio en los medicamentos antipsicóticos, especialmente si la boca o la lengua son las más afectadas, es probable que tengas discinesia tardía.

El médico también te hará un examen neurológico. Esto ayudará al médico a evaluar cosas como tu forma de pensar, el tono muscular y la forma de caminar, para buscar signos que puedan sugerir una discinesia tardía u otro trastorno neurológico, como movimientos anormales.

El médico considerará y descartará otras afecciones (un diagnóstico diferencial). Esto se aplica especialmente si tienes síntomas inusuales o si los síntomas comienzan en un momento inusual. Estas son algunas de las afecciones que el médico puede tratar de descartar:

  • Otros trastornos del movimiento inducidos por medicamentos. Los antipsicóticos pueden causar otros trastornos del movimiento, como acatisia, discinesia aguda y parkinsonismo. Aunque pueden tener síntomas similares, estos trastornos son diferentes de la discinesia tardía en el sentido de que los síntomas aparecen poco tiempo después de comenzar el medicamento, no más tarde. Los síntomas también pueden desaparecer rápido, como antes del mes después de comenzar el medicamento o cuando se deja de tomar el medicamento.

    Algunos medicamentos usados para tratar la depresión —inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) e inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN)— pueden causar inquietud, lo que a veces también parece una discinesia tardía.

  • Otros trastornos del movimiento. Estos podrían incluir la enfermedad de Huntington, el síndrome de Tourette y la enfermedad de Wilson.
  • Enfermedades autoinmunitarias. Algunos ejemplos son la esclerosis múltiple y la encefalitis autoinmunitaria.
  • Maneras de esquizofrenia. Estas podrían incluir movimientos rápidos y espasmódicos; contracciones repentinas y temblores.
  • Otras causas de disfunción neurológica. Los ejemplos incluyen VIH, sífilis, traumatismo craneal y uso de sustancias ilícitas.

Para ayudar a descartar otras afecciones, el médico puede hacer exámenes de sangre, por ejemplo, para verificar cómo está funcionando el hígado o la glándula tiroides, o exámenes de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética.

Identificación temprana de la afección

Debido a que es importante diagnosticar y tratar la discinesia tardía a tiempo, si estás tomando un medicamento que puede causarla de manera continua, tu médico debe controlarte con regularidad para detectar signos de la afección.

Sept. 14, 2019