Discinesia tardía: ¿estás en riesgo?

Existe un riesgo de discinesia tardía, un trastorno del sistema nervioso que causa movimientos repetitivos e involuntarios, si tomas cualquier medicamento que bloquee la recepción de un mensajero químico en el cerebro llamado dopamina. Por lo general, esto implica el uso de un fármaco antipsicótico o la metoclopramida, un fármaco contra las náuseas.

Más allá del uso de alguno de estos medicamentos, los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer discinesia tardía incluyen los siguientes:

  • Duración de uso. Los síntomas de la discinesia tardía pueden comenzar tan pronto como entre uno y seis meses después de comenzar un medicamento. Pero el riesgo es mayor si tomas los medicamentos de forma continua durante mucho tiempo. La Administración de Alimentos y Medicamentos advierte contra el uso de la metoclopramida, que se utiliza para tratar las náuseas y ayudar a vaciar el estómago más rápidamente en adultos, durante más de 12 semanas.
  • Tipo de medicamento. Aunque cualquier medicamento antipsicótico conlleva un riesgo, parece ser mayor con el uso de los medicamentos antipsicóticos más antiguos. Algunos de ellos son la clorpromazina, la flufenazina, el haloperidol y la perfenazina. Con respecto a los antipsicóticos más nuevos, la risperidona y la paliperidona parecen conllevar un riesgo más alto que los demás.
  • La edad. Los adultos mayores, de 55 años de edad y más, corren mayor riesgo de padecer discinesia tardía que los adultos más jóvenes. Con respecto a los antipsicóticos más antiguos (de primera generación), por ejemplo, el índice de discinesia tardía es de tres a cinco veces mayor en los adultos mayores que en los adultos jóvenes. Esto es cierto a pesar de que los adultos mayores típicamente toman una dosis más baja de los medicamentos y los usan por menos tiempo.
  • Sexo. Las mujeres parecen correr un riesgo mayor de padecer discinesia tardía que los hombres, especialmente las mujeres mayores.
  • Experimentar síntomas tempranos de movimiento. Algunas personas que toman antipsicóticos experimentan síntomas relacionados con el movimiento o efectos secundarios apenas comienzan a tomar los medicamentos. Las personas que experimentan estos síntomas tempranos, como las contracciones musculares que causan movimientos repetitivos o de torsión, agitación y temblores, parecen correr un riesgo mayor de sufrir discinesia tardía.
  • Padecer ciertos trastornos. El riesgo de discinesia tardía puede ser mayor si padeces otros trastornos, como esquizofrenia, trastornos psicóticos, trastornos del estado de ánimo, demencia o diabetes, o si has abusado del alcohol u otras sustancias. El hecho de haber recibido terapia electroconvulsiva también puede aumentar tu riesgo.

Para ayudar a reducir el riesgo de sufrir discinesia tardía, tu médico puede recetar la dosis más baja de un medicamento que aún sea efectivo, suspender el uso de los medicamentos cuando sea posible y controlarte periódicamente para detectar signos y síntomas. Habla con tu médico si tienes alguna preocupación sobre tu riesgo.

Sept. 14, 2019