Las complicaciones de una rodilla hinchada comprenden:

  • Disminución de la masa muscular. La presencia de líquido en la rodilla puede dañar el funcionamiento de los músculos y provocar que los músculos del muslo se debiliten y se atrofien.
  • Saco lleno de líquido (quiste de Baker). La acumulación de líquido en la rodilla puede generar la formación de un quiste de Baker en la parte posterior de la rodilla. Un quiste de Baker hinchado puede ser doloroso, pero, por lo general, mejora si se le coloca hielo y se hacen compresiones. Si la hinchazón es grave, seguramente, tengan que extraerte líquido (aspiración del quiste).
May 21, 2015