Descripción general

La sudoración y el olor corporal son comunes cuando haces ejercicio o tienes demasiado calor. También son comunes cuando estás nervioso, ansioso o estresado.

Los cambios inusuales en la sudoración, ya sea la transpiración excesiva (hiperhidrosis) o poca o ninguna transpiración (anhidrosis), pueden ser motivo de preocupación. Los cambios en el olor corporal también pueden indicar un problema de salud.

En otras circunstancias, el estilo de vida y los tratamientos caseros generalmente pueden ayudar a controlar la sudoración y el olor corporal normales.

Síntomas

De forma natural, algunas personas sudan más o menos que otras. El olor corporal también puede variar según la persona. Consulta con el médico si:

  • De repente, comienzas a sudar mucho más o menos de lo habitual
  • La sudoración perturba tu rutina diaria
  • Tienes sudoraciones nocturnas sin razón aparente
  • Notas un cambio en tu olor corporal

Causas

La sudoración y el olor corporal son causados por las glándulas sudoríparas del cuerpo. Los dos tipos principales de glándulas sudoríparas son las glándulas ecrinas y las glándulas apocrinas. Las glándulas ecrinas se encuentran en la mayor parte del cuerpo y se abren directamente sobre la superficie de la piel. Cuando la temperatura corporal aumenta, estas glándulas liberan líquidos que refrescan el cuerpo a medida que se evaporan.

Las glándulas apocrinas se encuentran en áreas donde tienes vello, como las axilas y la ingle. Estas glándulas liberan un líquido lechoso cuando estás estresado. Este líquido es inodoro hasta que se combina con las bacterias de la piel.