Descripción general

El paro cardíaco repentino es la pérdida abrupta de la función cardíaca, la respiración y el conocimiento. Por lo general, la afección surge de un problema con el sistema eléctrico del corazón, que interrumpe la acción de bombeo del corazón y detiene el flujo sanguíneo al cuerpo.

El paro cardíaco repentino es diferente de un ataque cardíaco, que se produce cuando se bloquea el flujo sanguíneo a una parte del corazón. Sin embargo, un ataque cardíaco a veces desencadena una alteración eléctrica que conduce a un paro cardíaco repentino.

El paro cardíaco repentino puede provocar la muerte si no se trata inmediatamente. Se puede sobrevivir con una atención médica adecuada y rápida. La reanimación cardiopulmonar (RCP), usar un desfibrilador, o incluso solo dar compresiones rápidas en el pecho, pueden aumentar las probabilidades de sobrevivir hasta que llegue el personal de urgencia.

Síntomas

Los síntomas del paro cardíaco repentino son inmediatos y drásticos, entre ellos:

  • Colapso súbito
  • Falta de pulso
  • Falta de respiración
  • Pérdida del conocimiento

A veces, otros signos y síntomas preceden al paro cardíaco repentino. Entre estos se podrían incluir los siguientes:

  • Molestia en el pecho
  • Falta de aire
  • Debilidad
  • Corazón que late rápido, está agitado o palpita fuertemente (palpitaciones).

No obstante, el paro cardíaco repentino suele ocurrir sin previo aviso.

Cuándo consultar al médico

Si presentas cualquiera de estos signos y síntomas, llama al 911 o a un servicio de emergencias médicas de inmediato:

  • Dolor o molestia en el pecho
  • Palpitaciones cardíacas
  • Latidos rápidos o irregulares
  • Sibilancia inexplicable
  • Falta de aire
  • Desmayos o estados cercanos al desmayo
  • Desvanecimientos o mareos

Cuando el corazón se detiene, la falta de sangre oxigenada puede causar daño cerebral permanente o la muerte en minutos. El tiempo es fundamental cuando ayudas a una persona inconsciente que no respira.

Si ves que alguien se encuentra inconsciente y que no respira con normalidad, haz lo siguiente:

  • Llama al 911 o al número local de emergencias. Si tienes acceso inmediato a un teléfono, llama antes de comenzar la RCP.
  • Realiza RCP.. Verifica rápidamente la respiración de la persona. Si la persona no respira con normalidad, comienza con la RCP. Presiona el pecho de la persona con firmeza y rapidez, a un ritmo de 100 a 120 compresiones por minuto. Si estás capacitado en RCP, examina las vías respiratorias de la persona y proporciona respiración boca a boca cada 30 compresiones.

    Si no estás capacitado, solo continúa con las compresiones en el pecho. Permite que el pecho se eleve completamente entre las compresiones. Continúa haciéndolo hasta que consigas un desfibrilador portátil o hasta que llegue el personal de emergencias.

  • Utiliza un desfibrilador portátil si hay uno disponible. Te dará instrucciones de voz paso a paso. Continúa con las compresiones mientras se carga el desfibrilador. Cuando esté cargado, el desfibrilador comprobará el ritmo cardíaco de la persona y recomendará proporcionar una descarga de ser necesario. Si el dispositivo lo indica, proporciona una descarga y luego continúa la RCP de inmediato y comienza con compresiones en el pecho, o solo proporciona compresiones en el pecho durante aproximadamente dos minutos.

    Verifica el ritmo cardíaco de la persona con el desfibrilador. Si fuese necesario, el desfibrilador administrará otra descarga. Repite este ciclo hasta que la persona recupere el conocimiento o hasta que el personal de emergencias tome el control de la situación.

Los desfibriladores externos automáticos portátiles están a disposición en muchos lugares, entre ellos, los aeropuertos, casinos y centros comerciales. También puedes comprar uno para tu hogar. Los desfibriladores externos automáticos portátiles vienen con instrucciones incorporadas para su uso. Están programados para permitir una descarga solo cuando corresponde.

Causas

La causa más común del paro cardíaco repentino es un ritmo cardíaco anormal (arritmia), que se presenta cuando el sistema eléctrico del corazón no funciona correctamente.

El sistema eléctrico del corazón controla el ritmo y la frecuencia de los latidos. Si algo no está bien, el corazón puede latir demasiado rápido, demasiado lento o de forma irregular (arritmia). Estos episodios suelen ser breves e inofensivos, pero algunos tipos de arritmia pueden provocar un paro cardíaco repentino.

El ritmo cardíaco más común en el momento de un paro cardíaco es una arritmia en una cavidad inferior del corazón (ventrículo). Los impulsos eléctricos rápidos y erráticos hacen que los ventrículos se agiten con pulsaciones ineficaces, en lugar de bombear sangre (fibrilación ventricular).

Afecciones cardíacas que pueden desencadenar un paro cardíaco repentino

Las personas sin enfermedades cardíacas conocidas pueden sufrir paros cardíacos repentinos. Sin embargo, por lo general, una arritmia que pone en riesgo la vida se desarrolla en una persona con una enfermedad cardíaca preexistente, posiblemente sin diagnosticar. Las siguientes son algunas de las afecciones:

  • Enfermedad de las arterias coronarias. La mayor parte de los casos de paros cardíacos repentinos se producen en las personas que tienen enfermedad de las arterias coronarias, en la que las arterias se tapan con colesterol y otros depósitos, lo que hace que se reduzca el flujo sanguíneo al corazón.
  • Ataque cardíaco. Si se produce un ataque cardíaco, a menudo como consecuencia de una enfermedad grave de las arterias coronarias, puede desencadenar la fibrilación ventricular y el paro cardíaco repentino. Además, un paro cardíaco puede dejar zonas de tejido cicatricial en el corazón. Los cortocircuitos eléctricos alrededor del tejido cicatricial pueden conducir a anomalías en el ritmo cardíaco.
  • Corazón dilatado (miocardiopatía). Esto se produce básicamente cuando las paredes musculares del corazón se estiran o agrandan o engrosan. Entonces el músculo del corazón es anormal, una afección que a menudo causa arritmias.
  • Enfermedad valvular cardíaca. La pérdida o el estrechamiento de las válvulas cardíacas pueden conducir al estiramiento o engrosamiento del músculo cardíaco. Cuando las cavidades se agrandan o debilitan debido al estrés causado por una válvula ajustada o con una pérdida, existe un mayor riesgo de desarrollar una arritmia.
  • Defectos cardíacos presentes al nacer (enfermedad cardíaca congénita). Cuando se produce un paro cardíaco repentino en los niños o adolescentes, puede deberse a una enfermedad cardíaca congénita. Los adultos que han tenido una cirugía correctiva para un defecto cardíaco congénito todavía tienen un mayor riesgo de paro cardíaco repentino.
  • Problemas eléctricos en el corazón. En algunas personas, el problema está en el sistema eléctrico del corazón mismo, en lugar de un problema con el músculo o las válvulas cardíacas. Se denominan anomalías del ritmo cardíaco primario y comprenden afecciones como el síndrome de Brugada y el síndrome de QT largo.

Factores de riesgo

Debido a que el paro cardíaco repentino, a menudo, está vinculado con la enfermedad de las arterias coronarias, los mismos factores que generan el riesgo de padecer esa enfermedad también pueden crear un riesgo de sufrir un paro cardíaco repentino. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Antecedentes familiares de enfermedad de las arterias coronarias
  • Fumar
  • Presión arterial alta
  • Nivel alto de colesterol en la sangre
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Estilo de vida inactivo

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de tener un paro cardíaco repentino son los siguientes:

  • Un episodio previo de paro cardíaco o antecedentes familiares de paro cardíaco
  • Un ataque cardíaco anterior
  • Antecedentes personales o familiares de otras formas de enfermedad cardíaca, como trastornos del ritmo cardíaco, defectos cardíacos congénitos, insuficiencia cardíaca y miocardiopatía
  • Envejecer: el riesgo de un paro cardíaco repentino aumenta con la edad
  • Ser de sexo masculino
  • Consumir drogas ilegales, como la cocaína o las anfetaminas
  • Desequilibrio nutricional, como niveles bajos de potasio o de magnesio
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Enfermedad renal crónica

Complicaciones

Cuando se produce un paro cardíaco repentino, la reducción de la circulación de sangre al cerebro provoca la pérdida del conocimiento. Si tu frecuencia cardíaca no vuelve rápidamente a la normalidad, se produce daño cerebral y la muerte. Los sobrevivientes de un paro cardíaco pueden presentar signos de daño cerebral.

Prevención

Reduce el riesgo de sufrir un paro cardíaco repentino; para ello, realízate controles con frecuencia y estudios para detectar una enfermedad cardíaca, y lleva un estilo de vida sano para el corazón.

Paro cardíaco repentino - atención en Mayo Clinic

Dec. 03, 2020
  1. Jameson JL, et al., eds. Cardiovascular collapse, cardiac arrest, and sudden cardiac death. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. McGraw Hill; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Nov. 9, 2020.
  2. Sudden cardiac arrest. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/scda/. Accessed Nov. 9, 2020.
  3. Podrid PJ. Overview of sudden cardiac arrest and sudden cardiac death. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. Nov. 9, 2020.
  4. Stouffer GA, et al. Sudden cardiac death. In: Netter's Cardiology. 3rd ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 9, 2020.
  5. CPR steps: Learn how to save a life. National Safety Council. https://www.nsc.org/community-safety/resources/infographics/cpr-steps. Accessed Nov. 9, 2020.
  6. Heart failure. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/heart-failure#Diagnosis. Accessed Nov. 9, 2020.
  7. Bonow RO, et al., eds. Cardiac arrest and sudden cardiac death. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 9, 2020.
  8. Krokhaleva Y, et al. Update on prevention and treatment of sudden cardiac arrest. Trends in Cardiovascular Medicine. 2019; doi:10.1016/j.tcm.2018.11.002.
  9. Cardiac arrest. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/critical-care-medicine/cardiac-arrest-and-cpr/cardiac-arrest?query=sudden cardiac arrest#. Accessed Nov. 10, 2020.
  10. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Oct. 8, 2020.