Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos empleados para diagnosticar el carcinoma escamoso de la piel incluyen:

  • Exploración física. El médico te hará preguntas sobre tus antecedentes de salud y te examinará la piel en busca de signos de carcinoma escamoso.
  • Extraer una muestra de tejido para análisis. Para confirmar un diagnóstico de carcinoma escamoso de la piel, el médico utilizará un instrumento para cortar una parte o la totalidad de la lesión sospechosa en la piel (biopsia). El tipo de procedimiento de biopsia al que te sometas depende de tu situación particular. La muestra de tejido se envía a un laboratorio para examinarla.

Tratamiento

La mayoría de los carcinomas epidermoides de la piel pueden extirparse por completo con una cirugía relativamente menor o, a veces, con medicamentos de aplicación tópica. Los tratamientos contra el carcinoma epidermoide de la piel que sean mejores para ti dependen del tamaño, la ubicación y la agresividad del tumor, además de tus preferencias personales.

Los tratamientos pueden incluir los siguientes:

  • Electrodisecación y raspado. El tratamiento por electrodisecación y raspado implica remover la superficie del cáncer de piel con un instrumento de raspado (cureta) y, luego, cauterizar la base del cáncer con una aguja eléctrica. Este tratamiento generalmente se utiliza para carcinomas epidermoides muy pequeños.
  • Raspado y crioterapia. De forma similar al procedimiento de electrodisecación y raspado, una vez que se extirpó el tumor y se realizó el raspado, la base y los bordes del lugar de la biopsia se tratan con nitrógeno líquido.
  • Terapia láser. Un intenso haz de luz vaporiza los tumores, generalmente con un daño menor a los tejidos aledaños y con un bajo riesgo de sangrado, inflamación y formación de cicatrices. El tratamiento láser puede ser una opción en casos de lesiones muy superficiales de la piel.
  • Congelación. Este tratamiento implica congelar las células cancerosas con nitrógeno líquido (criocirugía). Puede ser una opción para tratar lesiones superficiales de la piel.
  • Terapia fotodinámica. La terapia fotodinámica combina medicamentos que producen sensibilidad a la luz con un rayo de luz para tratar carcinomas superficiales de la piel. Durante la terapia fotodinámica, se aplica sobre la piel un medicamento líquido que hace que las células cancerosas sean sensibles a la luz. Luego, se aplica en la zona un rayo de luz que destruye las células del cáncer de piel.
  • Cremas o lociones medicadas Para carcinomas muy superficiales, puedes aplicarte cremas o lociones que contengan medicamentos oncológicos directamente sobre la piel.
  • Escisión simple. En este procedimiento, el médico corta el tejido canceroso y el margen circundante de piel sana. En algunos casos, el médico puede recomendarte la remoción de un margen de piel normal más grande alrededor del tumor (escisión ampliada). Para minimizar la formación de cicatrices, en especial en el rostro, consulta con un médico capacitado en reconstrucción de la piel.
  • Cirugía de Mohs. Durante la cirugía de Mohs, el médico retira las células cancerosas capa por capa, examinando cada una de ellas en el microscopio hasta que no queden células anormales. Esto permite al cirujano estar seguro de que ha retirado el tumor completo y evita la remoción de una cantidad excesiva de piel sana circundante.
  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de alta energía, como rayos X, para matar las células cancerosas. Esta podría ser una opción para tratar tumores más profundos, para los tumores que presentan un riesgo de recidiva después de la cirugía y para los tumores de pacientes que no pueden someterse a una cirugía.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Si tienes una herida o lesión en la piel que te preocupa, solicita una consulta con tu médico. Es posible que te deriven a un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de afecciones de la piel (dermatólogo).

Si ya tuviste cáncer de piel, el riesgo de volver a padecerlo es mayor. Habla con el dermatólogo para saber con qué frecuencia debes realizarte un examen de la piel para buscar signos de cáncer de piel.

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota tu historia clínica, incluso otras enfermedades por las que te hayan tratado. Asegúrate de incluir si recibiste radioterapia en algún momento, aunque haya sido hace muchos años.
  • Haz una lista de los medicamentos y remedios naturales que tomas. Incluye los medicamentos recetados o de venta libre, las vitaminas, los suplementos u otros remedios a base de hierbas que tomas.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico. Preparar una lista de preguntas de antemano te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico.
  • Busca a un familiar o amigo que pueda acompañarte a la consulta. Si bien el cáncer de piel en general es altamente tratable, es difícil concentrarse en lo que dice el médico después de haber escuchado la palabra «cáncer». Pídele a alguien que te acompañe para que te ayude a recordar la información.

A continuación, se incluyen algunas preguntas básicas sobre el carcinoma espinocelular para hacerle al médico. Si tienes preguntas adicionales durante la visita, no dudes en hacerlas.

  • ¿Tengo cáncer de piel? ¿De qué clase?
  • ¿En qué se diferencia este tipo de cáncer de piel de otros tipos?
  • ¿Es probable que este tipo de cáncer se propague?
  • ¿Se ha propagado mi cáncer?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento recomiendas?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de este tratamiento?
  • ¿Me quedará una cicatriz después del tratamiento?
  • ¿Hay riesgos de que esta enfermedad vuelva a aparecer?
  • ¿Hay riesgos de tener otros tipos de cáncer de piel?
  • ¿Qué puedo hacer para prevenir el cáncer de piel?
  • ¿Con qué frecuencia deberé hacer consultas de seguimiento una vez que finalice el tratamiento?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos que más te interese analizar. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez que tenías un bulto o lesión en la piel?
  • ¿Ha crecido significativamente desde el momento en que lo hallaste?
  • ¿Sientes dolor en ese bulto o lesión?
  • ¿Tienes algún otro bulto o lesión que te preocupe?
  • ¿Tuviste cáncer de piel en el pasado?
  • ¿Cuánto te has expuesto al sol o a las camas solares cuando eras niño?
  • ¿Cuánto te expones al sol o a las camas solares actualmente?
  • ¿Actualmente tomas algún medicamento?
  • ¿Actualmente consumes remedios a base de hierbas o has consumido estos remedios anteriormente?
  • ¿Alguna vez recibiste radioterapia para tratar otra afección médica?
  • ¿Alguna vez tomaste medicamentos que suprimen el sistema inmunitario?
  • ¿Qué otras afecciones médicas significativas te has tratado anteriormente, incluso en la niñez?
  • ¿Fumas o fumabas? ¿Cuánto?
  • ¿Tienes o has tenido alguna vez un trabajo que pueda haberte expuesto a pesticidas o herbicidas?
  • ¿Confías o alguna vez has confiado en el agua de pozo como tu fuente de agua principal?
  • ¿Tomas medidas de precaución para mantenerte seguro del sol, como evitar el sol del mediodía o usar protector solar?
  • ¿Te examinas la piel regularmente?

Carcinoma epidermoide de la piel - atención en Mayo Clinic

March 06, 2018
References
  1. Habif TP. Premalignant and malignant nonmelanoma skin tumors (Tumores de piel precancerosos y cancerosos que no son melanomas). En: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy (Dermatología clínica: guía en colores para el diagnóstico y el tratamiento). 6.ª ed. Edimburgo, Reino Unido; Nueva York, N.Y.: Mosby Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 1 de abril de 2016.
  2. Goldsmith LA, et al., eds. Squamous cell carcinoma (Carcinoma espinocelular). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 3 de enero de 2016.
  3. Skin cancer treatment (PDQ) (Tratamiento del cáncer de piel [PDQ]). National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer). http://www.cancer.gov/types/skin/patient/skin-treatment-pdq. Último acceso: 1 de abril de 2016.
  4. What can I do to reduce my risk of skin cancer? (¿Qué puedo hacer para disminuir mi riesgo de tener cáncer de piel?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/cancer/skin/basic_info/prevention.htm. Último acceso: 1 de abril de 2016.
  5. Ferri FF. Squamous cell carcinoma (Carcinoma espinocelular). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 1 de abril de 2016.
  6. AskMayoExpert. Squamous cell carcinoma of the skin (Carcinoma espinocelular de la piel). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  7. Squamous cell skin cancer (Carcinoma espinocelular). Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network (Red Nacional Integral del Cáncer). http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/s_guidelines. Último acceso: 3 de enero de 2016.
  8. Niederhuber JE, et al., eds. Nonmelanoma skin cancers: Basal cell and squamous cell carcinomas (Tipos de cáncer de piel que no son melanomas: carcinoma de células basales y carcinoma espinocelular). En: Abeloff’s Clinical Oncology (Oncología clínica de Abeloff). 5.ª ed. Filadelfia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 1 de abril de 2016.