Ya sea que tomes o no medicamentos preventivos, puedes beneficiarte de los cambios en el estilo de vida que pueden ayudarte a reducir la cantidad y la intensidad de los dolores de cabeza. Una o más de las siguientes recomendaciones pueden serte útiles:

  • Evita los factores desencadenantes. Si determinados alimentos u olores parecen haber desencadenado los dolores de cabeza en el pasado, evítalos. Es posible que tu médico te recomiende que reduzcas la ingesta de cafeína y de alcohol, y que evites el tabaco.

    En general, establece una rutina diaria con patrones de sueño y comidas regulares. Además, trata de controlar el estrés.

  • Haz ejercicio regularmente. Hacer ejercicios aeróbicos de forma regular reduce la tensión y puede ayudar a prevenir los dolores de cabeza. Si tu médico está de acuerdo, elige cualquier ejercicio aeróbico que disfrutes, como caminar, nadar o andar en bicicleta.

    Sin embargo, haz un precalentamiento lento porque el ejercicio repentino e intenso puede causar dolores de cabeza.

    Se cree que la obesidad también es un causante de los dolores de cabeza, por lo que el ejercicio regular puede ayudarte a mantener un peso saludable o a bajar de peso.

  • Reduce los efectos del estrógeno. Si eres una mujer que tiene dolores de cabeza y el estrógeno parece desencadenar o empeorar los dolores de cabeza, tendrías que evitar o reducir los medicamentos que tomas que contienen estrógeno.

    Esos medicamentos comprenden las píldoras anticonceptivas y la terapia de reemplazo hormonal. Habla con tu médico sobre las alternativas o dosis que sean más adecuadas para ti.

March 18, 2015