Descripción general

El trastorno esquizoafectivo es un trastorno mental en el que se manifiesta una combinación de los síntomas de esquizofrenia, como delirios o alucinaciones, y síntomas de trastorno del estado de ánimo, como depresión o manía. Los dos tipos de trastorno esquizoafectivo (en los que se presentan algunos síntomas de la esquizofrenia) son los siguientes:

  • Tipo bipolar, en el que se manifiestan episodios de manía y, a veces, depresión mayor
  • Tipo depresivo, que presenta únicamente episodios de depresión mayor

El trastorno esquizoafectivo puede evolucionar de manera diferente en cada persona. Por esto, no se lo comprende ni define tan bien como sucede con las demás afecciones mentales.

El trastorno esquizoafectivo no tratado puede generar problemas laborales, escolares y sociales; de este modo, la persona estará sola y le será difícil conservar un trabajo o asistir a la escuela. Las personas que sufren de trastorno esquizoafectivo pueden necesitar asistencia y apoyo para las actividades cotidianas. El tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Síntomas

Los síntomas del trastorno esquizoafectivo pueden variar de una persona a otra. Las personas que padecen esta afección experimentan síntomas psicóticos, como alucinaciones o delirios, además de síntomas de los trastornos del estado de ánimo, ya sea de tipo bipolar (episodios de manías y, a veces, depresión) o de tipo depresivo (episodios de depresión).

La evolución del trastorno esquizoafectivo en general se caracteriza por ciclos de síntomas graves seguidos de períodos de mejoras, con síntomas menos intensos.

Los signos y síntomas del trastorno esquizoafectivo dependen del tipo (ya sea bipolar o depresivo) y pueden ser, entre otros, los siguientes:

  • Delirios (creencias fijas y falsas, a pesar de que haya pruebas en contrario)
  • Alucinaciones, como escuchar voces o ver cosas que no están
  • Síntomas de depresión, como sentirse vacío, triste o inútil
  • Períodos de estado de ánimo maníaco o de aumento repentino de energía, con conductas que no corresponden al carácter.
  • Comunicación defectuosa, como solo responder parcialmente o dar respuestas que no se relacionan en nada con lo que se preguntó
  • Desempeño ocupacional, académico y social deficiente
  • Problemas para controlar el cuidado personal, incluidas la higiene y la apariencia física

Cuándo consultar con el médico

Si crees que alguien que conoces puede tener síntomas del trastorno esquizoafectivo, háblale sobre tu preocupación. Si bien no puedes forzar a una persona a que busque ayuda profesional, puedes animarla, apoyarla y ayudarla a buscar un médico o profesional en salud mental calificado.

Si tu ser querido no puede obtener sus propia comida, vestimenta o vivienda, quizás debas llamar al 911 o a otro servicio de respuesta ante emergencias para que un profesional en salud mental lo evalúe.

Pensamientos o comportamiento suicidas

Alguien que padece trastorno esquizoafectivo puede hablar sobre el suicidio o tener conductas suicidas. Si tienes a un ser querido que puede intentar suicidarse o que ya ha intentado hacerlo, alguien debe quedarse con él. Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato. O bien, si puedes hacerlo sin correr riesgos, llévalo a la sala de urgencias del hospital más cercano.

Causas

La causa exacta del trastorno esquizoafectivo aún se desconoce. Una combinación de factores puede contribuir a su desarrollo, por ejemplo, genética y variaciones en la química y en la estructura del cerebro.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer trastorno esquizoafectivo incluyen los siguientes:

  • Tener un familiar cercano que tenga el trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia o trastorno bipolar
  • Episodios estresantes que provoquen síntomas
  • Tomar drogas que alteren la mente (psicoactivas o psicotrópicas)

Complicaciones

Las personas con trastorno esquizoafectivo tienen alto riesgo de presentar lo siguiente:

  • Suicidio, intentos de suicidio o pensamientos suicidas
  • Aislamiento social
  • Conflictos familiares e interpersonales
  • Desempleo
  • Trastornos de ansiedad
  • Problemas de abuso de alcohol u otras sustancias
  • Problemas de salud considerables
  • Pobreza y falta de vivienda