Medicamentos para la artritis reumatoide: ¿son peligrosos durante el embarazo?

Algunos medicamentos para artritis reumatoide pueden dañar al feto. ¿Cuáles debes evitar durante el embarazo?

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Muchos tipos de medicamentos para la artritis reumatoide pueden dañar al bebé en desarrollo durante el embarazo. Habla con el médico antes de quedar embarazada, pues es mejor evitar ciertos medicamentos para la artritis reumatoide durante varios meses antes de concebir.

La artritis reumatoide se manifiesta cuando el sistema inmunitario del cuerpo comienza a atacar erróneamente los tejidos alrededor de las articulaciones. Muchos medicamentos para la artritis reumatoide inhiben el sistema inmunitario. Otros medicamentos recetados con frecuencia controlan la inflamación.

Diferentes tipos de medicamentos conllevan diferentes riesgos. Algunos pueden producir defectos congénitos mientras que otros pueden provocar abortos espontáneos. Algunos medicamentos que se utilizan para tratar la artritis reumatoide pueden aumentar el riesgo de tener presión arterial alta o diabetes en las embarazadas.

El momento en el que se tomen estos medicamentos durante el embarazo también puede ser importante. Por ejemplo, algunos medicamentos pueden provocar problemas solo en el tercer trimestre, mientras que otros se deben evitar por completo.

Los medicamentos para la artritis reumatoide que se deben evitar durante el embarazo y la lactancia son:

  • Metotrexato (Trexall). Uno de los medicamentos que más se usan para tratar la artritis reumatoide, el metotrexato, puede inducir un aborto espontáneo en las primeras etapas del embarazo. Si lo tomas con el embarazo más avanzado, puede causar defectos congénitos que afectan el cerebro y los huesos.
  • Leflunomida (Arava). Los médicos recomiendan evitar este medicamento incluso antes de la concepción porque puede permanecer en el cuerpo por mucho tiempo. La colestiramina (Prevalite) puede acelerar la eliminación de la leflunomida del cuerpo.
  • Modificadores de la respuesta biológica. Dado que existe información limitada sobre la seguridad de esta clase de medicamentos durante el embarazo, los médicos generalmente recomiendan evitar su uso si hay planes de concebir. Entre ellos, se encuentran los siguientes: anakinra (Kineret), rituximab (Rituxin), abatacept (Orencia), tocilizumab (Actemra) y tofacitinib (Xeljanz).

Es importante que las mujeres que toman estos tipos de medicamentos usen anticonceptivos. Si planeas quedar embarazada, habla con el médico sobre la posibilidad de cambiar los medicamentos para la artritis reumatoide por otros que se consideran que son relativamente más seguros durante el embarazo.

Una opción pueden ser los inhibidores del factor de necrosis tumoral, como infliximab (Remicade) y adalimumab (Humira). Algunos estudios indican que las mujeres embarazadas que tienen artritis reumatoide y toman inhibidores del factor de necrosis tumoral presentan tasas similares de partos prematuros, abortos espontáneos y defectos congénitos comparadas con las que tienen la misma enfermedad, pero no toman estos medicamentos. Uno de estos fármacos, el certolizumab pegol (Cimzia), no atraviesa la placenta.

Se necesitan más estudios para evaluar la seguridad de estos medicamentos durante el embarazo.

June 13, 2018 See more In-depth