Cuida el césped y el jardín sin lesionarte las articulaciones

Haz que tus tareas de jardinería sean más fáciles con algunos cambios sencillos.

Si tienes artritis reumatoide, es importante que encuentres maneras de seguir realizando tus actividades diarias, como trabajos de jardinería y cuidar el césped. Si bien la rigidez y el dolor articular pueden limitar tu movilidad, la artritis no tiene por qué impedir que disfrutes estas actividades. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a prevenir que los síntomas de la artritis se exacerben al cuidar tu jardín.

Ten cuidado con las articulaciones

Trabaja de forma más inteligente para reducir la tensión sobre las articulaciones al cuidar el césped y el jardín.

  • Cambia de tarea con frecuencia. Cambia de tarea cada 15 a 20 minutos para evitar ejercer presión en la misma articulación por períodos prolongados. Toma descansos frecuentes. Alterna las tareas fáciles y las difíciles.
  • Usa los antebrazos o las palmas de las manos en lugar de usar los dedos. Apoya las macetas, las plantas y los canastos pesados en los antebrazos o las palmas de las manos para transportarlos. Esto evita que las articulaciones pequeñas de los dedos y las manos se sobrecarguen y se inflamen.
  • Planifica con anticipación para evitar caminar largas distancias. Planifica tus tareas para evitar tener que caminar de un lado a otro. Antes de comenzar, carga un carro de jardín con todo lo que necesitarás para realizar tus tareas.
  • Evita levantar objetos grandes o pesados. Si puedes, compra o coloca abono y fertilizantes en varios contenedores pequeños en lugar de uno solo de gran tamaño. Piensa con anticipación si vas a necesitar ayuda y consigue un asistente para todo o parte del trabajo.
July 01, 2015 See more In-depth