Por lo general, el síndrome de las piernas inquietas no tiene causa conocida. Los investigadores sospechan que la enfermedad puede deberse a un desequilibrio de la dopamina, una sustancia química del cerebro que envía mensajes para controlar el movimiento de los músculos.

Factor hereditario

A veces el síndrome de las piernas inquietas o enfermedad de Willis-Ekbom es hereditario, especialmente si la enfermedad comienza antes de los 50 años. Los investigadores han identificado sitios en los cromosomas donde pueden estar presentes los genes que ocasionan el síndrome de las piernas inquietas.

Embarazo

El embarazo o los cambios hormonales pueden empeorar temporalmente los síntomas y signos del síndrome de las piernas inquietas. Algunas mujeres contraen el síndrome de las piernas inquietas por primera vez durante el embarazo, especialmente durante el último trimestre. Sin embargo, los signos y síntomas generalmente desaparecen después del parto.

Dec. 10, 2014