Descripción general

La estenosis de la válvula pulmonar es el estrechamiento de la válvula que se encuentra entre la cavidad inferior derecha del corazón (ventrículo derecho) y las arterias pulmonares. En una válvula cardíaca estrecha, las hojuelas de la válvula (cúspides) pueden volverse gruesas o rígidas. Esto hace que se reduzca el flujo sanguíneo a través de la válvula.

Generalmente, las enfermedades de las válvulas pulmonares son el resultado de un problema cardíaco que se desarrolla antes del nacimiento (defecto cardíaco congénito). Sin embargo, los adultos pueden desarrollar estenosis de la válvula pulmonar como una complicación de otra enfermedad.

La estenosis de la válvula pulmonar puede ser de leve a grave. Algunas personas con estenosis de la válvula pulmonar no notan ningún síntoma y solo requieren controles médicos ocasionales. La estenosis de la válvula pulmonar moderada y grave puede requerir un procedimiento para reparar o reemplazar la válvula.

Síntomas

Los signos y síntomas de la estenosis de la válvula pulmonar varían según la cantidad de flujo sanguíneo obstruido. Algunas personas con estenosis pulmonar leve no tienen síntomas. Aquellas que tienen una estenosis pulmonar más grave podrían notar los síntomas por primera vez cuando hacen ejercicio.

Los signos y síntomas de la estenosis de la válvula pulmonar pueden ser los siguientes:

  • Un silbido (soplo) que puede escucharse con un estetoscopio
  • Fatiga
  • Falta de aire, especialmente al hacer actividad
  • Dolor en el pecho
  • Pérdida del conocimiento (desmayo)

La piel de los bebés con estenosis de la válvula pulmonar y otros defectos cardíacos congénitos puede volverse azul (cianótica).

Cuándo debes consultar a un médico

Habla con tu médico si tú o tu hijo tienen lo siguiente:

  • Falta de aire
  • Dolor de pecho
  • Desmayo

Si tú o tu hijo tienen estenosis pulmonar u otro problema cardíaco, un diagnóstico y tratamiento inmediatos pueden ayudar a reducir el riesgo de que tengas complicaciones.

Causas

La estenosis de la válvula pulmonar en la mayoría de los casos es un defecto cardíaco congénito. No se conoce con exactitud la causa. La válvula pulmonar no se desarrolla adecuadamente mientras el bebé crece en el útero.

La válvula pulmonar está formada por tres piezas delgadas de tejido denominadas hojuelas (cúspides). Las cúspides se abren y se cierran con cada latido del corazón y aseguran que la sangre fluya en la dirección correcta.

En la estenosis de la válvula pulmonar, una o más de las cúspides pueden ser rígidas o gruesas, o las cúspides podrían estar unidas (fusionadas). Como resultado, la válvula no se abre por completo. La apertura más pequeña de la válvula dificulta el flujo de sangre desde la cavidad cardíaca inferior derecha (ventrículo derecho). La presión aumenta dentro del ventrículo derecho mientras trata de empujar la sangre a través de la apertura más pequeña. El aumento de la presión crea un esfuerzo en el corazón, que con el tiempo hace que la pared muscular del ventrículo derecho se vuelva más gruesa.

Factores de riesgo

Las afecciones o trastornos que pueden aumentar el riesgo de sufrir una estenosis valvular pulmonar son:

  • Sarampión alemán (rubéola). Tener sarampión alemán (rubéola) durante el embarazo aumenta el riesgo de que el bebé tenga estenosis valvular pulmonar.
  • Síndrome de Noonan. Este trastorno genético causa varios problemas en la estructura y la función del corazón.
  • Fiebre reumática. Esta complicación de la amigdalitis estreptocócica puede causar daño permanente en el corazón, incluidas las válvulas cardíacas. Puede aumentar el riesgo de desarrollar estenosis valvular pulmonar más adelante.
  • Síndrome carcinoide. Es un tumor canceroso poco frecuente que libera ciertas sustancias químicas en la sangre, lo que provoca falta de aliento, enrojecimiento y otros signos y síntomas. Algunas personas con este síndrome desarrollan enfermedad cardíaca carcinoide, que daña las válvulas cardíacas.

Complicaciones

Entre las complicaciones posibles de la estenosis pulmonar, se incluyen las siguientes:

  • Infección del revestimiento del corazón (endocarditis infecciosa). Las personas que tienen problemas en las válvulas cardíacas, como la estenosis pulmonar, tienen un riesgo mayor de contraer infecciones bacterianas que afectan la capa interna del corazón.
  • Latidos cardíacos irregulares (arritmia). Las personas con estenosis pulmonar tienen más probabilidad de tener latidos cardíacos irregulares. A menos que la estenosis sea grave, los latidos del corazón irregulares debidos a la estenosis pulmonar por lo general no ponen en riesgo la vida.
  • Engrosamiento del músculo cardíaco. En la estenosis pulmonar grave, el ventrículo derecho del corazón debe bombear con más intensidad para impulsar la sangre hacia la arteria pulmonar. El esfuerzo del corazón hace que la pared muscular del ventrículo se engrose (hipertrofia ventricular derecha).
  • Insuficiencia cardíaca. Si el ventrículo derecho no puede bombear bien, con el tiempo se produce insuficiencia cardíaca. Los síntomas de la insuficiencia cardíaca incluyen fatiga, falta de aire e hinchazón de las piernas y el abdomen.
  • Complicaciones en el embarazo. Si tienes estenosis grave de la válvula pulmonar, los riesgos de tener complicaciones durante el trabajo de parto y durante el parto son más altos que los de las mujeres que no padecen la afección.